Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18 9 2005 Cultura 75 Fugaz apertura de la Gran Nave del Grand Palais de París tras doce años de obras Hasta el 2 de octubre exhibirá dos grandes globos terráqueos de Vincenzo Coronelli b Desde hace más de veinte años, el Estado francés no sabe qué hacer con esa fabulosa piedra preciosa del patrimonio nacional, que seguirá restaurándose sine die JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Tras doce años de inconclusos trabajos de restauración, ayer se abrió al público temporalmente, con motivo de la Jornada del Patrimonio Nacional, la Gran Nave del Grand Palais, un monumento museístico que tiene más de un siglo de historia y se ha convertido en un nuevo símbolo de los estragos catastróficos que provoca la cultura de Estado El Grand Palais se inauguró con motivo de la Exposición Universal de 1897- 1900, concebido, como consta en la inscripción grabada en el frontón de su entrada principal, como monumento consagrado por la República a la gloria del arte francés En 1964, André Malraux confió a Reynolds Arnould la tarea de transformar una parte del magno edificio en galerías de arte destinadas a presentar exposiciones de prestigio nacionales e internacionales. Esa parte del Grand Palais no ha dejado de funcionar nunca, con un éxito espectacular: en los últimos veinte años, las exposiciones consagradas a Turner, Renoir, Toulouse- Lautrec, Cézanne o Gauguin han recibido, cada una de ellas, entre 500.000 y 800.000 visitantes. Unos tres millones de visitantes en menos de diez años. En 1993, la Gran Nave del Grand Palais- -con estatuto propio, distinta administración, víctima de incontables enfrentamientos entre la alcaldía de París y muy distintos ministerios de cultura- -fue víctima de un accidente lamentable: se cayó una pieza de hierro desde 35 metros de altura, precipitando una ola de pánico. La restauración inconclusa de la Gran Nave ha tardado doce años. Y ayer se abrió al público, por unas semanas, para presentar una micro exposición de dos gigantescos globos terráqueos, encomendados por Luis XIV al cosmógrafo italiano Vincenzo Coronelli. Los turistas apreciarán dos fabulosas esferas escolares de un interés pintoresco evidente y un interés artístico mucho más secundario. Sin calefacción En la Gran Nave, el espectáculo es el edificio, en hierro y cristal. Una piedra preciosa transparente, con más de un siglo de historia, cuya restauración está inconclusa, tras una larga década de reflexiones proyectos y contraproyectos y más de una veintena de sugerencias de distintas comisiones. Tras la magna exposición Turner- Whistler- Monet visitada por más de medio millón de turistas, el Grand Palais, que no ha dejado de funcionar nunca, presentará a primeros de octubre otra magna exposición titulada Viena, 1900. Klimt, Schiele, Moser y Kokoschka que se presenta como uno de los acontecimientos de la temporada. Paradójicamente, la Gran Nave reabierta ayer, en el mismo edificio, volverá a cerrarse al público, dentro de unas semanas, a la espera de un, por ahora, incierto destino. El Ministerio de Cultura afirma que la Gran Nave tendrá, siempre, una vocación cultural eviden- Numeroso público acudió ayer a la reapertura de la Gran Nave del museo te. Pero nadie sabe si estará o no integrada en las salas de exposiciones del Grand Palais. Tras una larga y bizantina batalla burocrática, la gestión de la Gran Nave ha pasado, ¡al fin! a la Reunión de los museos nacionales. Pero todavía no está claro cuál será su destino definitivo. Desde hace treinta años, la AFP Gran Nave ha servido de todo: como centro de exposiciones aeronáuticas y automovilísticas, como sede de la FIAC, como Salón del Libro, como sala de exposiciones de arte contemporáneo, como sala de recepciones diplomática. Pero sigue teniendo un problema grave: la calefacción es muy defectuosa. Deportistas de élite, implicados en el robo de las obras de Rembrandt y Renoir recuperadas en Suecia y EE. UU. CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. La persecución de un grupo mafioso en Estados Unidos desde hace veinticuatro meses ha terminado con la recuperación de dos de los cuadros robados en el National Museet de Estocolmo: un Autorretrato de Rembrandt y Joven parisina de Renoir. Falta por rescatar otro renoir. Lo ocurrido tiene todos los ingredientes de una novela de misterio: por un lado el robo, un golpe ejecutado con precisión matemática, que ocurrió el 22 de diciembre de 2000. Cinco años más tarde, agentes daneses, haciéndose pasar por compradores del rembrandt, acudieron al Scandic de Copenhague. Allí encontraron a cinco hombres con las manos en la masa un ciudadano sueco, tres iraquíes y un individuo procedente de Gambia, a los que arrestaron acusados de robo. El Tribunal de Copenhague dictó el viernes una orden de arresto provisional contra ellos. Mientras tanto, los agentes americanos recuperaban el renoir de forma parecida en Los Ángeles. Ambos cuadros se encuentran en perfectas condiciones y mantienen sus marcos originales. Lo más extraño del caso es que la mafia que ofrecía esas obras al mejor postor contó con la ayuda de deportistas de élite, de 24 y 29 años respectivamen- Un agente del FBI explica la recuperación del renoir (a la derecha) en Los Ángeles te y primeros en su profesión según se ha dicho. Aunque no se ha facilitado su identidad, podrían ser boxeadores. Suecia celebra como una grata coinci- AP dencia la recuperación del autorretrato de Rembrandt cuando el museo inaugura en otoño la exposición Edad de Oro de la pintura holandesa