Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 DOMINGO 18 9 2005 ABC Cultura y espectáculos FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN La garganta de Camarón y otros pozos sin fondo Jaime Chávarri encuentra al cantaor y el argentino Bielinsky pierde alguna reina en El aura b Camarón va directa a la garganta, Drabet impacta con el lóbulo más emocional del cerebro y El aura pasa limpiamente entre las piernas E. RODRÍGUEZ MARCHANTE SAN SEBASTIÁN. Hay ciertas teorías sobre el cine que sostienen que las películas van dirigidas a lugares muy concretos del cuerpo humano. A la cabeza, al corazón, a los ojos, a las tripas... Sea o no cierto ese modo de verlo, es indudable que la mayoría de las películas no van a ningún sitio, mientras que a algunas, en cambio, se les ve la punta de la flecha con toda claridad. Si sometiéramos a este juego a los dos títulos que ayer se proyectaron en la competición, la argentina El aura y la danesa Drabet y lo hiciéramos también con la española Camarón de Jaime Chávarri, que hoy se verá en proyección especial en el Velódromo, la relación entre el cine y la diana del cuerpo humano podría ser ésta: Camarón va directa a la garganta, Drabet impacta con el lóbulo más emocional del cerebro y El aura pasa limpiamente entre las piernas. Lamentablemente, la última película de Fabián Bielinsky se parece sólo en apariencia a la anterior, Nueve reinas ahí está Ricardo Darín, ahí está un intrincado guión, ahí está un modo hábil y a veces incluso brillante de narrar... Sí, está todo eso, pero demasiado tiempo: en una película de dos horas no es normal aburrirse al menos una. Darín compone un personaje prometedor, pero que se queda en simplemente lelo; la intriga es una vela a punto de encenderse (están ocurriendo cosas cruciales todo el tiempo... pero en otro sitio) y las escenas brillantes, que son varias, están aprisionadas por las otras. Jaime Chávarri, Verónica Sánchez y Óscar Jaenada, ayer en San Sebastián TELEPRESS Me he inventado mi Camarón afirma Jaime Chávarri CRISTINA TORRES SAN SEBASTIÁN. Como han hecho todos, yo me he inventado mi Camarón asegura Jaime Chávarri, director del filme, que se pasa hoy en el velódromo donostiarra, dentro del Festival de Cine de San Sebastián, y que muestra la biografía nunca contada antes de José Monge Cruz, para muchos el mejor cantaor que haya existido y un mito que sobrevive en la actualidad. Interpretada por Oscar Jaenada y Verónica Sánchez- -que da vida a La Chispa la mujer del artista- Camarón es el resultado de un proyecto que no sólo inspiraba miedo sino pánico a su director. He partido de la base de que era un personaje muy misterioso y yo no pretendo desvelar misterios, sino conocerlo un poco a través de cómo se reflejaba en la gente que le rodeaba. Nos hemos acercado a la humanidad del personaje, al desamparo, a sus miedos, a su encanto y a su indefensión explica Chávarri. El proyecto le llegó de la mano del productor Miguel Menéndez, a quien negó, en un principio, cualquier posibilidad de llevarlo a cabo. Sin embargo, todos los muros cayeron cuando encontraron al actor Oscar Jaenada para interpretar al genio de la música flamenca: Ya no había ninguna justificación para no hacer el filme afirma Jaime Chávarri. No pretendo desvelar misterios, sino conocerlo a través de cómo se reflejaba en la gente que le rodeaba Lo que parecía difícil ha sido fácil; he tenido la suerte de estar con la familia, que se ha volcado dice Jaenada El actor Óscar Jaenada reconoció ayer que tuvo que reflexionar para interpretar a este genio del flamenco, pero no más que el director o el productor De todas formas, lo que parecía más difícil ha sido fácil, porque he tenido la suerte de estar con la familia, que se ha volcado explicó. ¿Que si puedo ganar un Goya con este papel? -dice Jaenada a la pregunta de una periodista- Si tiene que venir, vendrá, pero eso son cuestiones ya no tan artísticas concluyó. Verónica Sánchez, conocida por su trabajo en la serie Los Serrano admitió que el personaje de La Chispa la tenía obsesionada desde el principio. Veía todo lo que pillaba de flamenco, hasta películas de Lola Flores admitió la actriz, quien reconoce que el papel le costó. Interpretar a una persona viva es una carga, pero me han dicho que a La Chispa le ha gustado y ahora respiro un poco más tranquila El filme se pasó ayer a la prensa y tuvo una buena acogida. Hoy por la tarde tendrá lugar una proyección en el velódromo, tras la cual se celebrará un concierto- homenaje de Tomatito y su grupo a beneficio de Acnur, que destinará la recaudación a los niños saharauis. Lo que le falta y le sobra El atraco al banco que sale de la cabeza de Darín, la pieza que cobra su personaje en el día de caza, el modo en el que él conoce el plan y se lo hace saber posteriormente en píldoras al espectador... Hay talento en el interior de esa película, en el modo narrativo de Bielinsky, pero en esta ocasión le falta... le falta... ¿chispa? y le sobran (ahí no se duda) treinta o cuarenta minutos de alelamiento de Darín. Y lo contrario le ocurre a Camarón la ojeada que le da Chávarri a su vida, una ojeada rápida y en tono de zarzuela, por decirlo de algún modo, es inteligente, entrecortada, sutilmente desgarrada, pero amable y sin írsele a los abismos. La presencia del actor Óscar Jaenada es completa y crucial: no sólo lleva la máscara de Camarón, sino también los pliegues de su alma y su catálogo de guiños, gestos, trazas y vicios.