Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18 9 2005 Los domingos 61 Pese a su apariencia de abertzale civilizado Usabiaga es considerado como un duro entre los duros un talibán obtienen réditos políticos. Después, en 1998, fue uno de los artífices del pacto de Estella que abrió la puerta a la tregua trampa decretada por ETA. Usabiaga, junto con Arnaldo Otegi, Pernando Barrena e Íñigo Iruín, formó parte de la representación de Batasuna que en una entrevista en Burgos con los representantes gubernamentales preparó la cita de Zúrich que reunió a emisarios de Aznar y de la banda. En noviembre de 2000, Rafael Díez Usabiaga asumió de nuevo el papel de interlocutor del Movimiento de Liberación Nacional Vasco que, en realidad, nunca ha abandonado. Fue en un encuentro que mantuvo con el ex presidente del sindicato nacionalista ELA, José Miguel Leunda. El objetivo era reeditar el pacto de Estella, tras constatar que nacionalistas y abertzales se necesitan mutuamente Leunda comentó a su interlocutor que Arzalluz estaba al corriente de la reunión. El acta del encuentro fue encontrada después en poder de un etarra detenido en Francia. Según la versión redactada por Usabiaga, el representante del PNV sostuvo, ante la posibilidad de una negociación, que habrá que aguantar los muertos que sean, la cuestión es avanzar seriamente en lo otro En efecto, días antes de aquel encuentro entre Usabiaga y Leunda, el comando Madrid había asesinado a cuatro personas con un coche bomba, y, días después, los pistoleros acababan en Barcelona con la vida del ex ministro Ernest Lluch. A mediados de agosto Usabiaga dijo que el proceso está encarrilado Pocos sabían entonces que días antes ETA le había comunicado que los cauces para la negociación con el Gobierno están abiertos, por lo que urgía a Batasuna a impulsar la mesa de partidos que aborde la autodeterminación. PERFIL El hijo abertzale del guardia civil J. P. Cada vez que ETA ha reanudado la actividad terrorista tras una tregua trampa, Usabiaga ha salido fortalecido como estratega del MLNV ibertad por decisión del juez Grande- Marlaska. enencia o colaboración con ETA Arzalluz. En el acta de la reunión, requisada precisamente por orden judicial en el domicilio del propio Usabiaga, se hacía mención a la reflexión de Arzalluz sobre las revoluciones: Unos sacuden el árbol para que caigan las nueces y otros las recogen para repartirlas en alusión a que ETA asesina y otros, los nacionalistas, Natural de la localidad guipuzcoana de Lasarte, hijo de guardia civil, Rafael Díez Usabiaga es un ortodoxo de la izquierda abertzale. Así lo demuestra el hecho de que su protagonismo en el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) se ha consolidado cada vez que ETA ha reanudado la actividad terrorista, tras el fiasco de una tregua táctica. De ello se desprende que cuenta, aún hoy, con la confianza de los cabecillas de la banda terrorista. Otros interlocutores del denominado MLNV, que ante una negociación con el Gobierno defendieron posiciones más flexibles para favorecer un proceso de paz, cayeron en desgracia tras la vuelta a la estrategia del coche bomba y el tiro en la nuca. Las purgas de Iñaki Esnaola, Txema Montero o Christianne Fandó así lo certifican. Esta confianza que se ha ganado por parte de los dirigentes de ETA, su participación en prácticamente todos los procesos de diálogo llevados a cabo en los casi últimos veinte años- -desde Argel hasta Estella, pasando por la República Dominicada y unos cuantos batzokis -y su apariencia de abertzale civilizado y reservado, frente a las estridencias de otros, convierten a Díez Usabiaga, también ahora, en un hombre clave ante una nueva negociación con el Gobierno. Su discurso actual gira en torno a la propuesta de Anoeta planeada por ETA: Abandono de las armas a cambio de la unidad territorial del País Vasco, Navarra y País Vasco francés y su derecho a la autodeterminación. De 49 años de edad, casado y con una hija, Usabiaga es desde hace casi dos décadas máximo dirigente de LAB. Un sindicato que se constituyó en 1977, tras nacer tres años antes como movimiento asambleario, y que cuenta actualmente con unos 32.000 afiliados y el 15 por ciento de representatividad. Es, de esta forma, la cuarta fuerza sindical del País Vasco. La central se autodefine como parte del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) cuya vanguardia es ETA. Rafael Díez Usabiaga nunca ha pertenecido a la mesa nacional aunque en varias ocasiones ha representado a Herri Batasuna, Euskal Herritarrok y ahora Batasuna como diputado en el Congreso o parlamentario en la Cámara de Vitoria. La mayoría de las veces en sustitución de algún compañero que abandonaba el escaño. Fue, por ejemplo, candidato de HB en las elecciones autonómicas del País Vasco de 1984 por Guipúzcoa, cuando el cabeza del PSE por esta provincia, Enrique Casas, fue asesinado por los Comandos Autónomos Anticapitalistas, apéndice de ETA encargado de hacer el trabajo sucio Ni una sílaba de condena salió entonces de la boca de un Usabiaga que ya entonces comenzaba su escalada hacia la cima del MLNV.