Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18 9 2005 Los domingos 55 rra que nunca tuvo un sentimiento de orgullo patriótico Por eso Von Rotenhan no ha podido votar hoy, aunque sí ha asistido con interés, vía satélite, a lo que se cuece en Alemania. Él, ya como español, se ha afiliado al PP: Los partidos no reparan en los muchos alemanes que ya votan en las municipales... Deberían hacerlo Casi sin voz colectiva Los hasta hoy muy limitados empeños por dar fuerza y voz al colectivo alemán de Mallorca a lo largo de las últimas décadas conducen casi siempre a la misma persona: Horst Abel, maestro carnicero ori- Ambiente callejero en El Arenal de Mallorca (sobre estas líneas) y, a la derecha, la Deutsche Schule (Escuela Alemana) del Puerto de la Cruz, en Tenerife ginario de Fráncfort. Establecido en la isla desde hace 36 años y propietario de un diversificado negocio de embutidos y restauración, Abel ha votado por correo. Sus simpatías no son ningún misterio: es representante oficioso de los conservadores de la CDU en España. De hecho, el partido le ofreció ese papel de cabeza de puente pero el adelanto electoral le ha impedido organizar una campaña seria. Con vistas al futuro aspira a promover la reforma legal que permita una lista específica para quienes vivimos fuera de Alemania, porque ¿qué me interesan a mí los que he votado en Fráncfort? Necesitamos personas que defiendan nuestros intereses aquí Entretanto, aboga por la gran coalición entre la derecha y los socialistas, porque es la única fórmula que nos puede sacar del pesimismo, de la desesperanza. Los turistas alemanes ya no gastan nada, todo lo ahorran porque no saben si van a conservar sus trabajos De unos años a esta parte, Abel acumula quejas y agravios. Se siente perseguido por las instituciones locales, que, según él, dan un vergonzoso trato de favor a quienes son de aquí práctica que considera habitual en todas las islas del Mediterráneo Un reciente y sonado episodio fue el cerrojazo, a cargo de la Policía, de uno de sus establecimientos, una cervecería artesanal en la populosa Bier Strasse Calle de la Cerveza de El Arenal: Dijeron que lo hacían porque yo no respeté la distancia de tres metros entre inmuebles, cuando en las mismas condiciones está un local del alcalde de Llucmajor, y a él no le pasa nada Por eso pretende despacharse con un libro en el que advertirá sobre los riesgos para los negocios alemanes en Mallorca Ya tiene pensado hasta el título: Es algo así como Sólo si tú comes sobrasada con nosotros Aunque evita excederse, bajo la luz implacable de la magnífica bahía de Palma: Si sigo aquí, es porque me gusta Tienen un tercio de Mallorca A la maltratadísima playa del Arenal, condenada a pasarela de la vulgaridad, llega en su bicicleta Gerald Hau, miembro del grupo ecologista GOB. El lugar de la cita es óptimo para denunciar los desastres del desarrollismo. Gerald es de Stuttgart y no ha votado a los verdes que han gobernado coaligados con Schröder: Esos ecologistas- -se queja- -no tienen nin- guna conciencia social En su opinión, militancia esnob y de salón. Así que su papeleta ha sido para Die Linke, los socialistas desencantados de la política neoliberal de Schröder y capitaneados por Oskar Lafontaine. Lo veo como una especie de IU comenta. Hau estudió Geografía y ha llevado una vida nómada trabajando en proyectos medioambientales financiados por la UE y por diversos grupos ecologistas. Llegó por primera vez a España, a Extremadura en 1990. Ahora, ya establecido más o menos en Baleares, ha asumido en el GOB otro cometido de calado: Estoy ejerciendo de contacto para que llegue a la prensa alemana una visión diferente de lo que ocurre en Mallorca. Hasta ahora, sólo recibía los mensajes de la derecha, como: Destruyen nuestras vacaciones con al ecotasa Eso decía el Bild Ahora estamos logrando cambiar eso, porque el alemán, también en buena medida el de derechas, tiene conciencia medioambiental De sus compatriotas residentes en la isla hace un dibujo claroscuro, que podría justificar los recelos locales: El 30 por ciento del suelo de Mallorca está (Pasa a la página 56) Andi Neustein. Conserva una papeleta como la que utilizó hace un par de semanas para votar por correo a los Verdes. Es profesor de alemán en la Escuela Oficial de Idiomas de Icod de los Vinos (Tenerife) Vive en La Laguna desde hace tres años. De Alemania sólo echa de menos a la familia y los amigos. Hans von Rotenhan. Cambió su casa acomodada y aristocrática en el norte de Baviera por la Ibiza hippy de hace veintisiete años. Ahora ejerce de abogado en Palma de Mallorca. No ha votado porque hace unos años adquirió la nacionalidad española. Mis padres no lo entienden confiesa. Gerald Hau. Un ecologista que no ha votado a los Verdes, porque considera que carecen de conciencia social Así que su papeleta ha sido para Die Linke, los desencantados del SPD capitaneados por Oskar Lafontaine. En Mallorca es un miembro muy activo del GOB, la organización ecologista de mayor implantación.