Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid DOMINGO 18 9 2005 ABC MADRID UNA Y MEDIA PARÁBOLA JESÚS HIGUERAS parentemente la parábola de Jesús puede parecer injusta, pues mientras que algunos viñadores habían estado todo el día sufriendo el calor, el cargar las canastas de uvas, etc. cobran lo mismo que los que trabajan menos horas. Jesús declara, sin embargo, que no es injusto, porque no se está refiriendo al trabajo material, sino que está hablando del trabajo en su Reino, que consiste en transmitir los hechos de Dios a los hombres. Con esto quiere decir el Señor que cada ser humano tiene su momento. Muchas personas desean estar más cerca del Señor y le suplican: Señor, quiero ser mejor. Quiero vivir una auténtica transformación interior pero no nos llega todavía la hora. Dios tiene su tiempo y tenemos que aceptar que la hora de Dios no es la de los hombres, pero cuando llega, Él nos llena completamente de su gracia y nos hace ver aquello que han visto otros que llevan todo el tiempo trabajando en la viña. Además, el privilegio de estar trabajando en las cosas de Dios desde la primera hora de la vida, es algo que cualquier alma enamorada de Jesús lo comprende y por eso ya es una gran fortuna que el Señor nos llame a la primera hora. Por eso decía San Agustín: Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva Todos los santos que han conocido a Dios hubieran deseado haberse convertido antes para haber gastado más tiempo en el amor y entrega a los demás. ¡Claro que el Señor no es injusto! Porque hasta el último momento tiende la mano. Con esta parábola todos tenemos que llenarnos de esperanza, sabiendo que el Señor nos va a llenar del todo. Cuando uno se llena del Señor, se llena al cien por cien. Así el premio es para todos el mismo. A El operativo de búsqueda a pie, en coche y por aire, es el mayor realizado en una zona no montañosa COMUNIDAD Tres helicópteros y 150 personas peinan Tres Cantos para buscar a un ciclista Salió el jueves en dirección a Soto de Viñuelas y no regresó a su casa M. J. ÁLVAREZ MADRID. Se llama Francisco Quintana Calvo. Tiene 38 años. Está casado y tiene una hija de 5 años. Informático de profesión, reside en Tres Cantos. De allí salió a las seis de la tarde del jueves para dar un paseo por la zona de Soto de Viñuelas a lomos de su bicicleta de montaña. Vestía maillot negro, chaleco rojo y casco. Desde entonces no le han vuelto a ver. A medianoche, sus familiares, alarmados, avisaron a la Policía Local y a Protección Civil, quienes junto al Ayuntamiento emprendieron su búsqueda por las inmediaciones. Ante lo infructuoso de la misma, el viernes alertaron a la Guardia Civil y a la Comunidad de Madrid, quien sumó a dichos efectivos al Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA) y a un helicóptero de Bomberos de la región, según explicó un portavoz de Emergencias 112. Ayer se amplió el operativo a un total de 1.100 hectáreas y, además de peinar el paraje por aire y por tierra en distintos vehículos, recorrían el te- tes. Tres helicópteros, efectivos del Summa, de la Consejería de Medioambiente y de Cruz Roja, coordinados por los Bomberos de la Comunidad se agregaron a los primeros medios que comenzaron el rastreo. En total, 150 personas, entre profesionales y voluntarios- -70 vecinos, amigos y allegados- -peinaron la zona hasta que oscureció sin encontrar ningún indicio del desaparecido. Por la noche no se interrumpió la labor, aunque, lógicamente, se redujeron los efectivos. Salta el buzón de voz Francisco Quintana Calvo ABC rreno a pie, palmo a palmo no sólo por los caminos principales sino por los adyacentes. Se buscaba debajo de puentes, cualquier recoveco o vegetación donde pudiera encontrarse Francisco. Se trata del mayor despliegue llevado a cabo en la región en una zona no montañosa y de orografía no abrupta como ésta, según las mismas fuen- Francisco iba indocumentado. Sólo llevaba su móvil del que salta el buzón de voz y sufría problemas cardiovasculares. La portavoz de la familia, María Ángeles Mañas, distribuyó su imagen con el fin de facilitar su búsqueda. Es moreno, mide 1,70 y tiene barba. No es deportista profesional, de vez en cuando cogía la bici No se adentra por caminos que no conoce. Es metódico y equilibrado. No sabemos qué puede haberle ocurrido concluye.