Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 DOMINGO 18 9 2005 ABC Madrid Reyertas, bandas de jóvenes y drogas toman la movida latina en los bajos de Azca La zona de ocio se convierte los fines de semana en punto de encuentro para cientos de inmigrantes b Cada noche, agentes de la Poli- cía Nacional peinan una zona cada vez más conflictiva; ABC les acompañó durante una patrulla de fin de semana CARLOS HIDALGO MADRID. Jaime tiene 33 años, pero, en realidad, es como si acabase de cumplir 25. Porque los ocho restantes los ha pasado en la cárcel. Y le quedan otros dos más. Siete delitos con violencia e intimidación le recluyen entre los barrotes de la prisión de Segovia, de los que ha salido unos días para asistir a la boda de su hermano... Y para pasarse- -en todos los sentidos- -por los locales de los bajos de Azca. En uno de ellos, situado en la peor zona, conocida como los laberintos ha conocido a una chica que bien podría pasar por la desgarradora y maltratada princesa que popularizara Sabina. Parecen ser tal para cual. A las puertas de la discoteca les sorprende una patrulla de paisano perteneciente a la comisaría de Azca, que realmente no es una comisaría como tal, sino una sucursal de la de Tetuán, nacida al abrigo de la escalada de delitos que se registra en torno a los locales de ocio situados bajo el complejo empresarial. ¡Suelta lo que has escondido en el bolsillo izquierdo! Jaime es muy corpulento, pero apenas opone resistencia. Sin embargo, cuando el agente le registra, la mitad del gramo de coca que esconde dentro de una papela ya ha quedado esparcida dentro de su pantalón. Además, le encuentran más droga, esta vez, éxtasis cristalizado. Otro gramo. De camino a la comisaría, pregunta cien veces si lo que acaba de ocurrir le supondrá la eliminación del permiso. Puede estar tranquilo; la broma sólo le saldrá por mil euros. Dentro del recinto policial, maldecirá a la princesa que le ha salido rana. Al final, ni podré estar con ella No sabe cuánto se equivoca. La noche en Azca debe de empezar muy temprano, porque a la una y media de la madrugada ya hay gente que duerme la borrachera tumbada en el suelo. La horquilla de edad es de lo más amplia: acuden familias completas, incluso puede verse a un matrimonio con su carrito de bebé. En los bajos de Azca hay alrededor de 15 bares lati- nos y sólo una discoteca frecuentada por españoles. En toda la zona suman medio centenar. La problemática es tan extensa como diversa: alcohol a raudales, tráfico y consumo de drogas, reyertas a mansalva, violencia doméstica, robos, bandas juveniles... Ecuatorianos, colombianos, dominicanos y marroquíes son las nacionalidades más frecuentes. Ñetas al acecho A las dos de la madrugada, un grupo de 16 jóvenes latinos se aposta junto a una de las entradas al Parque Pablo Ruiz Picasso. Cuando llega la Policía y les exige la documentación, algunos de los chavales hacen como si la cosa no fuera con ellos. Las chicas ni se inmutan y, con los auriculares en las orejas, continúan cantando. De los 16 chicos, nueve son menores de edad; incluso hay uno de tan sólo 15 años. La mayor parte son dominicanos y hay algunos ñetas la banda rival de los latinkings que sólo entiende la violencia como método de adaptación a una sociedad ajena y, por qué no decirlo, en ocasiones hostil. Hablamos con algunos de los jóvenes. Fernando tiene 18 años y, según la Policía, es un buen chaval, aunque las malas compañías le están perjudicando últimamente. Ninguno de los jóvenes reconoce pertenecer a bandas latinas. Yo no lo soy- -aclara Fernando- no ando metido en ninguna banda, aunque por esta zona sí que hay, y montan muchas peleas. Me siento mejor andando con gente de mi país; no me siento bien con los españoles En similares términos habla Kevin, de 21 años, quien asegura que se quedan bebiendo en la calle porque a partir de la medianoche les prohí- Un joven ecuatoriano, atendido después de protagonizar una brutal pelea A Jaime, un joven que cumple 10 años de cárcel en el penal de Segovia, le pillan 2 gramos de droga en un permiso penitenciario Me han llegado a pegar españoles por ir con inmigrantes asegura una chica madrileña ben entrar en las discotecas. Curioso resulta el caso de Amaya. Es madrileña de toda la vida, pero asegura que sólo anda con latinos. Me han llegado a pegar españoles por ir con inmigrantes; siempre han sido los españoles los que buscan los problemas asegura. Las bandas existen. Claro que sí. Uno de los ñetas que conocemos esta noche se resiste a tener un comportamiento serio con los agentes de la autoridad. La indumentaria y gestos le delatan. Ustedes no me pueden detener si no he hecho nada malo no para de repetir. De cualquier manera, fuentes policiales aseguran que estos jóvenes Prostitución, la otra cara del distrito de Tetuán Entre 30 y 40 mujeres y travestis han vuelto a hacer de la zona de Cuzco y Capitán Haya su oficina de trabajo. Desde hace unos meses, aseguran los vecinos, la situación ha comenzado a repuntar, como ya adelantó en su día ABC. Si, cuando hace cuatro años, los residentes de la zona se vieron obligados a salir a la calle con pancartas para reclamar la atención de las autoridades, eran unas 200 las mujeres que vendían su cuerpo por el barrio, ahora son bastante menos, pero los vecinos temen que el repunte vaya a más. Además, el cierre al tráfico en la colonia Marconi, el previsto en la Casa de Campo y la campaña de hostigamiento puesta en marcha hace año y medio por el Ayuntamiento en estas zonas, además de la calle de la Montera, hacen temer que esas prostitutas decidan mudarse a Cuzco y Capitán Haya huyendo de la mayor presencia policial. El debate sobre la prostitución está una vez más vigente. Es un problema que, de cualquier manera, lejos se encuentra de la situación que se vivió en 2001, cuando los vecinos de la zona tuvieron que salir a la calle con pancartas y cortar el paseo de la Castellana en protesta.