Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional CITA CON LAS URNAS EN AFGANISTÁN DOMINGO 18 9 2005 ABC La sombra de cuatro atentados frustrados marca hoy la jornada electoral afgana Veinte milicianos, capturados cuando trataban de colocar explosivos al pie de una presa realizar en la presa de Karaki, en la provincia sureña de Helmand, la misma en la que el jueves fue asesinado un candidato a los comicios LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL HERAT (AFGANISTÁN) A pesar de los esfuerzos oficiales por difundir consignas de calma, las informaciones confirmadas ayer acerca de la frustración de cuatro intentos de atentados masivos, uno de ellos para volar una presa al sur del país que hubiera causado miles de muertos, han hecho cundir la inquietud este día de elecciones, con el que Afganistán alcanza los objetivos previstos en los acuerdos de Bonn de 2001. El gran ataque a la presa de Karaki, en la provincia sureña de Helmand- -la misma donde el jueves fue asesinado un candidato a los comicios- era abortado a mediodía por fuerzas norteamericanas y del Ejército afgano que descubrieron una veintena de milicianos colocando los explosivos al pie del inmenso dique. Horas antes, las señales de alarma habían saltado ya cuanb El atentado se iba a do un portavoz del Ministerio de Interior, Luftula Mashal, hizo pública la noticia de que en tres provincias del este, relativamente fronterizas con la de Kabul, se habían bloqueado sendos coches cargados también de explosivos. El primero en Kunar, conducido por dos presuntos talibanes de nacionalidad paquistaní, con 20 kilos de material; el segundo en Ghazni, y el tercero y más peligroso, en Paktika, con 300 kilos de igual tipo de carga. Según el representante ministerial, se desconoce cuál era su objetivo. Con estos antecedentes, más el asesinato de tres policías a 12 kilómetros al sur de la capital y el tiroteo que acabó en Kandahar con la vida de siete talibanes que lanzaron un misil contra una patrulla, los accesos a las grandes ciudades, como las de Kabul o Herat, se encontraban ya blindados por checkpoints de control a la caída de la tarde. Se ha prohibido la circulación de vehículos pesados y con matrículas de fuera, y las inspecciones en el interior de cada coche son cada vez más exhaustivas. En total, más de 100.000 miembros del Ejército y de la Policía afganos y unos 30.000 pertenecientes a tropas extranjeras se ocuparán de super- Un soldado español, ayer en uno de los controles de la ciudad de Herat AFP SAID HUSSEIN Gobernador de la provincia de Herat Estas elecciones no serían posibles sin los soldados españoles Espero que gracias a la calma lograda últimamente, la participación supere a la de los anteriores comicios L. L. CARO HERAT Ni asomo de tensión, completamente tranquilo. Hablamos de Herat pero también de su gobernador provincial, Said Hussein. Antiguo muyahidín y sucesor en el cargo del temible señor de la guerra Ismail Khan, afronta el día de hoy con confianza: se ha hecho un buen trabajo y el clima de seguridad, dice, favorecerá las votaciones. ¿Hasta qué punto cree importan- te el papel de los soldados españoles en estas elecciones? -Los militares de España tienen aquí una misión de cooperación con la Policía y el Ejército afgano. Pero sin ellos, este día de votaciones no sería posible, porque nuestras Fuerzas de Seguridad propias son aún muy pequeña. Es más, espero que gracias al ambiente de calma que se ha logrado últimamente, la participación sea superior a las presi- denciales de octubre del año 2004. ¿Por cuánto tiempo considera que la presencia española va a ser necesaria aquí? -Esa es una decisión que corresponde al Gobierno central, y posteriormente al Parlamento que salga elegido. Mi deseo es que su permanencia aquí fuera corta, entiéndame: eso supondría que el país ha alcanzado la estabilidad y que el Ejército Nacional Afgano está listo para hacerse cargo por sí mismo de la seguridad, para combatir el terrorismo y el cultivo del opio. Pero hasta que sea así, la presencia de los soldados multinacionales es muy útil. ¿El cultivo de la amapola, sigue siendo un problema en Herat? -Hace ya tiempo que la gente asumió la política que prohíbe el cultivo, y hoy en esta tierra se produce azafrán, pistacho y maíz. Herat está limpio. El problema es el tráfico de opio que llega desde Farah, y por la frontera... haría falta la creación de un grupo especial que se dedique en exclusiva a luchar contra ello. ¿Entiende que esa podría ser una buena tarea para la Fuerza Multinacional, en el caso de Herat para los españoles? -No, no. Lo más indicado es que sigan ejerciendo las tareas de seguridad que vienen haciendo, un gran trabajo. Y que del combate contra el tráfico de opio se encargue una fuerzas especializada, pero afgana, creada expresamente para ello. ¿Comparten sus conciudadanos la estima que usted demuestra hacia las tropas? -Los afganos de Herat aprecian a esos