Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18 9 2005 Nacional 23 La Guardia Civil ha investigado más de cinco mil todoterrenos como el utilizado por el asesino de dos agentes en Castejón (Navarra) no se ha hallado ni una sola pista fiable; tampoco las 230 llamadas de interés han arrojado luz El fantasma del Suzuki Samurai TEXTO: C. MORCILLO MADRID. Primero, atracar (22 asaltos a bancos en cinco años) segundo, asesinar (dos guardias civiles tiroteados en un control de tráfico en Navarra y un policía local en Vall d Uxò) tercero, desaparecer (no se le ha vuelto a ver desde el 9 de junio de 2004) El hombre más perseguido por la Guardia Civil no es un fantasma, pero lo parece. Puede ser el vecino del tercero, con una vida en la que no cabe la sospecha... hasta que se le agoten los recursos- -entre 1998 y 2003 consiguió un botín que ronda los 525.000 euros- Pero no va a ser fácil que incurra en un error El supuesto vecino no tiene nombre, ni huellas conocidas (utiliza guantes de látex o no toca nada) ni un rostro seguro. Mató a dos agentes en un cruce de carreteras en Castejón, con una ráfaga de 23 disparos precisa y mortal, sin ninguna razón aparente. Los investigadores se niegan al desaliento, aunque lo cierto es que la pista más fiable, la única casi, el coche que utiliza el atracador de bancos, no aparece por ninguna parte. Siete veces grabado por las cámaras Hemos investigado más de cinco mil Suzuki Samurai- -se calcula que en España circulan algo más de siete mil- -y no hemos encontrado ni rastro. Puede tenerlo escondido en una casa de campo o haberse deshecho de él o quién sabe... Pensábamos que alguien tenía que ver ese coche y reparar en él, pero no ha sido así hasta ahora explica uno de los funcionarios. Ese modelo de coche, de color verdeazulado, es el descrito por los desconcertados testigos del crimen de los guardias civiles. Coincide además con el que había utilizado en atracos anteriores, grabados por cámaras de seguridad, aunque entonces optó por un modelo blanco. Lo pudo pintar o cambiar por otro. Elige estos vehículos porque escapa por los caminos; si lo hiciera por carreteras lo habríamos cogido o, al menos detectado, alguna vez Dos meses después de que tiroteara a dos agentes de Tráfico con un subfusil, los funcionarios pidieron colaboración ciudadana para buscar al sujeto sin nombre. Supieron que era el mismo individuo involucrado en la muerte de un agente local en Vall d Uxó (Castellón) cuatro años antes tras el atraco a una sucursal. La clave la aportó la munición recogida en ambos escenarios, proyectiles de la marca alemana Geco del calibre 45- con la que puedes matar a un elefante precisan los investigadores. Hace unos años se podría haber rastreado el origen de esa potente arma de guerra Hoy no, a la vista de los arsenales que acumula cualquier banda organizada de cierta entidad. Cuando se pidió ayuda, el Instituto Armado hizo más hincapié en la búsqueda del Suzuki que en su conductor. Éste siempre ha actuado disfrazado con barba y peluca, con un chaleco antibalas debajo de la americana que enmascara su complexión real. La consecuencia es que cualquiera podríamos habernos cruzado con él y sería casi imposible identificarlo. Por la misma razón, los investigadores renunciaron a difundir un retrato robot. Su aspecto distorsionado ha sido grabado en siete ocasiones, durante no más de dos minutos, porque el ladrón solitario es capaz de despreciar el botín más suculento si cree que va a correr algún riesgo. Sólo coge el dinero que tiene a mano en la sucursal, ame- tiempo que tardan en activarse las alarmas y no lo sobrepasa ni un segundo. Creemos que es un bragado, un delincuente de la vieja escuela, seguro de sus posibilidades afirman quienes siguen sus pasos. Pero esta imagen no encaja en el puzzle. Se le atribuyen entre 45 y 55 años y, sin embargo, su primer atraco confirmado es de 1998. Como mínimo es extraño que no haya delinquido antes. Una vez centrado el perfil del sujeto, la Guardia Civil tiró de todos los archivos con la galería de robos hasta reconstruir sus fechorías. Se remontaron a investigaciones de hace casi dos décadas pero el primer hilo no aparece hasta la citada fecha. Su imagen está en todos los cuarteles La colaboración ciudadana en la que el equipo de investigación tenía depositadas sus esperanzas no ha dado resultado. Desde que se activó el teléfono gratuito (900 10 12 12 ó 062) se han recibido centenares de llamadas, que ya han dejado de contabilizarse. Ahora sólo se tienen en cuenta aquéllas de algún interés, cuyas pistas se comprueban y se llevan a cabo gestiones. De ésas la Guardia Civil ha registrado unas 230. Ninguna ha arrojado luz. El cartel del asesino de Castejón preside los cuarteles de la Guardia Civil en toda España. Cada puesto tiene una ficha con instrucciones precisas sobre el coche buscado. A veces tienen órdenes incluso de fotografiar los vehículos, porque nunca se sabe... Y no es la única información a la carta. Ante la ausencia de pistas, de huellas, de todo, los agentes desplegados por todo el país deben informar, de forma inmediata, a la Unidad Central Operativa de cada atraco cometido en un banco o en otros establecimientos que pueda parecerse mínimamente al modus operandi del hombre más buscado. Cada puesto puede comunicarlo por los medios que estime oportuno, con la única cautela de que transcurran menos de 24 horas. Los agentes de toda España tienen orden de informar en menos de 24 horas de cada atraco cometido en un banco nazando con una pistola o un revólver a clientes y empleados y comportándose con extrema tranquilidad detallan los investigadores. En el atraco de Mula el 23 de diciembre de 1999, tan rápido como siempre, tuvo el detalle de, pistola en mano, felicitar la Navidad a las atemorizadas víctimas. Actúa entre las 13.30 y las 14.30 en pequeñas sucursales de toda España. Ha dejado cajas de seguridad rebosantes de beneficios porque calcula el