Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOMINGO 18 9 2005 ABC La Policía ha confiscado 78 millones de patrimonio a los narcos desde 1998 Los señores de la droga se han reconvertido de acaparadores de suelo e inversores de lujo a promotores de viviendas en la costa española b Las organizaciones criminales El abogado Vioque, una de sus víctimas El narcoabogado Pablo Vioque, condenado el pasado abril a 15 años de cárcel y a un multa de 115,6 millones de euros por una operación de tráfico de cocaína, es una de las víctimas de la Udyco. Los agentes consiguieron no sólo decomisar los 1.800 kilos de droga que había introducido en España, sino también que la Audiencia Nacional considerara probado que era responsable de un delito de blanqueo de capitales (cuatro años de condena) El letrado reconvertido en traficante nunca daba la cara de forma que ni un solo bien figuraba a su nombre. No tuvo empacho en utilizar a su madre y a su suegra, tal y como recogió la sentencia, para blanquear el dinero procedente de la droga. A ambas las colocó al frente de una sociedad patrimonial, gestionada por su cuñado y la novia de éste. De todo su clan familiar a la única que no implicó fue a su esposa. Las operaciones económicas que recoge el fallo de la Audiencia responden a una perfecta planificación: Vioque tenía previsto extender su imperio de humo cuando fue detenido y encarcelado en 2001. Poco antes había adquirido dos gasolineras (uno de los negocios más proclives para el blanqueo) y varios inmuebles. Se cree que sigue teniendo patrimonio en Panamá. El enriquecimiento ilícito de los grupos criminales es un hueso duro de roer y, de hecho, no se empieza a investigar en paralelo con el narcotráfico hasta 1997. Las sentencias firmes datan de hace sólo dos o tres años. utilizan a españoles que han fracasado en pequeños negocios para sacar el dinero de nuestro país mediante transferencias masivas CRUZ MORCILLO MADRID. Compraron una conservera de envasado de chorizos en Murcia con un único fin: sacar miles de dólares de España sin levantar sospechas. El plan lo urdió una poderosísima organización de narcos colombianos, propietaria de laboratorios de droga, empresas, chalés y hasta una isla en el Pacífico. Para ellos trabajaba una legión de correos humanos que viajaba al Caribe con una maleta repleta de latas de embutido. El chorizo se había sustituido por preservativos envueltos en papel de fotografía y rellenos de billetes de cien dólares. Este modus operandi basado en las mulas o correos humanos es uno de los métodos más simples y, al tiempo, más efectivo de dar salida a las ingentes ganancias del tráfico de drogas. La mayoría del dinero no se queda en España y acaba invertido en Florida o Miami, si los dueños son colombianos, o en Dubai y Estambul si hablamos de turcos aclara un responsable policial de la Udyco Central de la Policía. Cuando los jefes de los grupos están fuera es raro que los beneficios se queden aquí; otra cosa es que haya españoles en la organización, aunque sea en niveles intermedios Pablo Vioque (a la derecha) durante el juicio en el que fue condenado a 15 años los mejores negocios, qué recalificaciones están previstas y qué zonas dispararán sus precios; ahora construyen y lo hacen a precios muy competitivos con respecto a las empresas legales. Dando una vuelta de tuerca se podría decir que están ejerciendo una competencia desleal, pero claro, los términos son relativos señala uno de los investigadores de la Udyco. Toda la costa española está viviendo estos tejemanejes, que implican en algunos casos la connivencia de políticos, notarios y despachos de abogados. Aunque el dinero siempre acaba en su casa, o lo que es lo mismo en paraísos fiscales con monedas potentes, los correos han diversificado sus rutas para eludir los controles. A la tradicional vía con origen en Madrid o Barcelona que acababa en Zurich se suman ahora caminos que pasan por Atenas o Casablanca para finalizar en los Emiratos Árabes, amén de las que tienen su destino en Estados Unidos. Pero los enviados especiales son sólo la punta del iceberg del blanqueo EFE El precio de las escrituras Sólo la sección de Investigación Patrimonial de esta Unidad, que engloba a la Brigada de Estupefacientes y a la de Crimen Organizado, ha confiscado a los narcotraficantes en los últimos siete años bienes por valor de 77,2 millones de euros, casi todo invertido en inmuebles. La cifra real podría duplicarse o triplicarse, dado que está basada no en precios de mercado, sino en lo declarado en escritura pública. El récord se batió en el año 2001 (17,7 millones de euros intervenidos) porque con la llegada del euro tenía que aflorar dinero negro aunque el año pasado tampoco le fue a la zaga. Los agentes lograron quitar de las redes de los traficantes de droga otros 16,5 millones, invertidos en viviendas de lujo en buena medida. Los especialistas alertan del cambio que se ha detectado en la forma de actuar de los narcos. Después de mucho tiempo dedicados a invertir su dinero ilícito en en el negocio inmobiliario han decidido tomar parte en el pastel del ladrillo y se han reconvertido en promotores. Ya no sólo acaparan terrenos a golpe de talón y de cancelar hipotecas, tras asesorarse sobre cuáles son de estos oscuros capitales. Otro de los métodos más empleados, con pocos riesgos y muchos beneficios, son las transferencias bancarias desde nuestro país, cuya ejecución suele quedar en manos de españoles captados de forma expresa a cambio de suculentas comisiones para no levantar sospechas. Las organizaciones utilizan a gente que ha fracasado en pequeños negocios, como bares o tiendas, y es conocida en el barrio y en el banco. Cada cuatro o cinco meses envían remesas desde cuentas distintas a Miami o a Suiza, que luego van a parar al Caribe. Se declara como importación- exportación o como una deuda de la empresa y a no ser que sea una gran cantidad o un flujo muy continuo, el banco en teoría no tiene por qué detectarlo. Cuando lo hace y da cuenta al Servicio Ejecutivo el dinero ya se ha evaporado detalla uno de los investigadores. Un delito difícil de demostrar El blanqueo es uno de los delitos más difíciles de demostrar. Los investigadores deben aportar al juez un estudio económico completo y probar que la organización ha tenido un enriquecimiento como consecuencia de los beneficios del tráfico ilícito. Los objetivos de los agentes de la sección de Investigación Patrimonial son la incautación de bienes, dejar a las organizaciones sin capacidad económica (al menos momentánea) así como reforzar las pruebas sobre la participación en el narcotráfico. Finalmente, deben esclarecer delitos que pudieran haber cometido otros implicados y asegurar las multas mediante la inmovilización de sus patrimonios. Los informes tienen que ser muy acreditativos, con mucha fuerza y personalizados La investigación del tráfico de drogas y la económica discurren en paralelo, en este tipo de pesquisas, con la única cautela de que la segunda nunca deje al descubiero a la primera porque, como dice uno de los investigadores, las pruebas escritas no se esfuman y los barcos de la cocaína sí Sociedades patrimoniales opacas Las sociedades mercantiles son el principal objeto de deseo por los fondos que manejan. Los traficantes colocan sus beneficios a nombre de sociedades patrimoniales que adquiere un despacho de abogados, en muchos casos, y con frecuencia se crean en paraísos fiscales. Los órganos de dirección y el control de esa empresa quedan, por tanto, completamente difuminados y esa opacidad es un obstáculo para los investigadores. Las operaciones inmobiliarias cuentan, en ocasiones, con la connivencia de notarios, políticos y abogados