Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 9 2005 Los sábados de ABC 93 lana Heger ha realizado para Purificación García están realizadas una en tonos claros y la otra, en oscuros y reflejando un poco el relax y el estrés de la vida. Una de las imágenes se centra en el movimiento, la marcha de un lugar a otro y el rol de la mujer moderna en la sociedad actual; la otra en la quietud, el silencio y el misterio. VIVIMOS COMO SUIZOS ROSA BELMONTE EL SONIDO DE LOS MOCOS Potenciar la figura femenina He hecho este nuevo concepto de arte en diferentes campos comerciales pero el de la moda me atrae en especial porque la gente tiene la mente más abierta a este tipo de trabajos y se conecta mejor. Sé que puede resultar extraño que mi imagen aparezca en todas pero lo hago porque quiero reivindicar la idea del retrato que hicieron los grandes maestros de la historia del arte que, casualmente, todos eran hombres y de esta forma potenciar la figura femenina, su mundo y su papel en la sociedad. Con mi imagen quiero dar una nueva dimensión a lo que es la liberación de la mujer Para Heger los logotipos son fundamentales. Trabaja con ellos y son el nexo de unión entre la marca y el artista, como elementos diferenciados también entre ambas. Swetlana Heger y Purificación García dos mujeres unidas por el mundo del arte VÍCTOR INCHAUSTI La moda siempre ha tenido algo de performance y por eso encaja bien con estas apuestas estéticas ñados para tan original evento. Estas instalaciones que he hecho- -nos comenta Heger- -son una forma de arte nuevo que se engloban en el proyecto Playtome que empecé en el 2000. Con ellas quiero reflejar las distintas circunstancias de la mujer, tanto en el arte como en la sociedad. Reflejar que somos nómadas, que estamos todo el día viajando y que cuando llegamos a casa la vemos como algo extraño Las performances que Swet- Sonrisas y lágrimas, o The Sound of Mocus M Asombró al mundo en los 50 Considerado como un medio más de arte, y pura tendencia, dentro de la expresión artística, la performance es un movimiento con el que el artista francés Yves Klein asombró al mundo del arte, a finales de los años cincuenta, con unas imágenes en las que varias modelos embadurnadas de color azul ultramar se restregaban en lienzos apoyados en el suelo o colgados de una pared. Este movimiento que tanta repercusión ha tenido en las artes, también ha cuajado en la moda (la más efímera de ellas) El último trabajo que Swetlana Heger ha querido enseñar en Madrid lo ha denominado Mi casa es mi castillo y son dos imágenes integradas en la serie Playtime (en recuerdo al cineasta Jacques Tati, del que ella es fan) muy al estilo de lo que la artista ha venido haciendo hasta ahora para otras marcas de moda como Hermès, Adidas, Levi s, Helmunt Lang o Woldford. Para Hermès utilizó elementos típicos de la marca y cuando hizo una instalación para Woldford no dudó en sentarse en una silla y cubrirse entera con un tejido transparente de medias, porque en el fondo ese mundo de la moda y de la marca, con el lujo que proclaman y el marketing en el que están envueltos son su principal atractivo. Para Woldford se sentó y se rodeó del tejido de las medias e gusta el sonido de los mocos. Sobre todo en el cine. Y más si lo comparamos con el de los Boca Bits al ser masticados. Hay que tener narices, con mocos o sin ellos, para comerlos en el cine. La próxima vez me voy a llevar almendras con cáscara y un martillo. Y voy a decir picó cuando parta una. Pero a lo que iba. Christopher Plummer llamaba The Sound of Mocus a Sonrisas y Lágrimas (en el original, The Sound of Music Bueno, en realidad lo único que hizo fue tomar prestado el título de la famosa crítica cinematográfica de la vitriólica Pauline Kael. Artículo que le costó su trabajo en la revista en que lo publicó MacCall s Me consuela saber que a la Kael tampoco le gustaba West Side Story Menudo tostón. De todas maneras, los mocos no han impedido a Plummer participar en la nueva edición especial 40 aniversario de la película en DVD. A la venta en Estados Unidos (y en Amazon) el 15 de noviembre. También hay comentarios de Robert Wise, que se ha muerto (de viejo, no de festival) antes de que la criatura se ponga en circulación. Pero la que más participa es Julie Andrews. La que menos (nada) Eleanor Parker. Y es una lástima. Robert Wise es un señor que atormentó mi infancia, aunque yo no lo sabía. Entonces no sabía que Quiero vivir fuera suya. Seguramente tampoco sabía quiénes eran los directores de Las uvas de la ira o de Diálogo de carmelitas las otras dos que más me hacían sufrir. Una cuando se moría la abuela, la otra cuando se llevaban a las monjas a la guillotina en el carro. Y la pobre Susan Hayward... Gaseada e inocente. Pero no recuerdo Sonrisas y lágrimas como una devoción infantil, si acaso como una de esas películas larguísimas en que la protagonista hace estilismo con las cortinas (la otra modistilla es Escarlata O Hara) Es más bien una debilidad adulta. Como Doris Day. Y en ningún caso vergonzante. Aunque las monjas del convento canten en horrible falsete y aunque desee que Charmian Carr, la hija mayor, caiga en manos de los nazis. Una mema que de 16 para 17, nada. Mezcla imposible de Sandra Dee y Ann Margret (comparación patria: mezcla de La Polaca e Inma de Santis) Con el DVD de Sonrisas y lágrimas se puede hacer karaoke. O SingA- Long Sound of Music como se llama la cosa. Lo de incitar a la gente a cantar es consecuencia del éxito que ha tenido el invento en los cines. Hace años se empezó a hacer en un cine de Londres y luego se exportó a Nueva York. Es impresionante. Todo el mundo cantando las canciones, abucheando a los nazis, silbando a la baronesa (por ahí sí que no paso) aplaudiendo cada vez que sale Julie Andrews... Te comes una bolsa de Boca Bits y nadie se entera. En ocasiones como esa veo chiflados. Me tengo que quitar de Sonrisas y lágrimas