Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 Los sábados de ABC SÁBADO 17 9 2005 ABC VIAJERAS DE OTRO MUNDO (Viene de la página anterior) rio del nacimiento del escritor en el centro de CopenhaAfrica en Estados Unidos) tiegue, hasta Rungstedlund, la ne la categoría de mito en Dicasa- museo de Karen Blixen, namarca. Encontramos su rasnos permitía descubrir una betro a cada paso. Uno de los ballísima zona residencial pegares del aeropuerto lleva su da al mar de Oresund. A lo lenombre. Y uno de los restaujos, a la derecha, la costa de rantes del Tívoli, el decadente Suecia, unida a Dinamarca y romántico parque de atracpor un puente. A la izquierda, ciones del centro de la ciudad, casas de cuento rodeadas de ha sido decorado con sus texinmensos jardines, cristaletos. La presentación del docuras generosas y comental Karen ches de sesenta mil Blixen, Out of this euros. La residencia World también rede la familia de Karen fleja el entusiasmo Blixen, el equivalente local por aquella via tres casas unidas, tieda que algunos pune forma de ele padieron calificar de blancas, tejas Karen Blixen redesvistas sobre roalocada, y otros, de jas, el vivió 17 años puerto, hoy atestado vertiginosa y emocionante. Así la ve, cerca de Nai- de barcos, y, a su espalpor ejemplo, Mirobi. Al vol- da, el jardín, un pequechael Laudrup, el futver escribió ño estanque y un bosbolista de seda, una que tan tupido que no Memorias deja ver el cielo. Al fide las estrellas que de África participaron en la nal de un sendero, al fiesta, que nos ayupie de un haya sin dudaron a hacer memoda varias veces centeria... naria, está la tumba de la escriLa historia empezó en 1914. tora. La hija inquieta y nada conformista de un business man y El cazador y el infiel terrateniente danés (la defiPuertas adentro, los visillos nición la aporta Marianne blancos descansan sobre la Wirenfeldt Asmussen, directomadera del suelo. Sólo en el ra del Karen Blixen Museum) despacho en el que Karen tomó un par de decisiones de Blixen aporreaba con los deesas que dan la vuelta al calcedos índices una máquina de estín de la vida. Utilizó su abuncribir Corona, junto a una vendante cuenta bancaria para catana con vistas al mar, vemos sarse con su primo, el barón rastros de su pasado africano: Bror von Blixen- Finecke, y palanzas cruzadas, escudos de ra instalarse en el corazón de guerreros masais, un par de riÁfrica, en un terreno situado a unos quince kilómetros de Nairobi, rodeada de campamentos de kikuyus y masais. Yo tenía una granja en África... repetía Meryl Streep al comienzo de la película de Sydney Pollack. La escritora, fotografiada en la parte trasera de su casa, en la costa dorada próxima a Copenhague fles con aspecto de haber disparado más de una vez y fotos de Denys Finch Hutton, el cazador y aventurero que enamoró a la aristócrata danesa, desengañada por las infidelidades de su marido. En otra pared cuelgan algunos de los cuadros que pintó durante su estancia en África (1914- 1931) un viejo hombre kikuyo, por ejemplo, óleo fechado en 1923. O el rostro de Abdullahi Ahamed, uno de los niños que trabajaron en aquella plantación de café construida como un oasis entre la vida salvaje de Kenia. Tumbo, el niño que trabajaba en la granja africana, tiene hoy ochenta y seis años. Llega al estreno del documental, en el que por supuesto participa, enfundado en un traje oscuro, unas botas ocres de safari y un par de banderas que agita sin parar, feliz, la de Dinamarca y la de Kenia, dos paisajes El anzuelo de África Desde el primer día amé el paisaje, los animales, y, sobre todo, a los nativos explica la escritora en una de las entrevistas que recoge el documental que han dirigido y producido Anna von Lowzow y Marcus Mandal. El anzuelo de África le enganchó sin remedio, como les ocurrió a otros muchos viajeros europeos a finales del siglo XIX y principios del XX, en unas décadas turbulentas en las que las potencias occidentales cuarteaban el mapa y los aventureros hallaban un inmenso territorio para disfrutar, para cazar, para respirar a pleno pulmón. Karen, quizá, buscaba algo de eso, un horizonte diferente. Calor donde había frío. Porque en Dinamarca hace frío, aunque no el pasado martes por la mañana, cuando el sol bañaba la ciudad. El coche que nos conducía desde Andersen Bulevard este año se celebra también el bicentena- Lanzas y escudos masais en la casa danesa de Blixen La granja de la escritora, en Kenia, hoy museo CARMEN FUENTES Hoja de ruta Museo Karen Blixen en Dinamarca. Se ha instalado en la casa de la familia, una zona residencial situada a cuarenta minutos en coche de Copenhague. El recorrido permite ver sus habitaciones, los inmensos jardines que rodean la vivienda y su estudio, repleto de recuerdos de su estancia en África. www. karen- blixen. dk engelsk default. html En Kenia. La granja en la que la escritora vivió durante diecisiete años es hoy un museo con fotos y objetos del rodaje de Memorias de África la película de Sydney Pollack. www. museums. or. ke regkbm. html Andersen y Dinamarca. Este año se celebra el bicentenario del escritor H. C. Andersen: http: es. hca 2005. net El viaje. SAS tiene vuelos diarios a Copenhague, desde 39 euros más tasas por trayecto. Teléfono de reservas: 902 117 192. En internet: www. flysas. com. Más información. Turismo de Dinamarca: www. visitdenmark. com Memorias de África encumbró a Meryl Streep, que ahora ha participado en la producción de un documental sobre Karen Blixen