Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 9 2005 57 Toros FERIA DE ALBACETE Murcia La rotunda firmeza de Castella Plaza de toros de Albacete. Viernes, 16 de septiembre de 2005. Novena corrida. Casi tres cuartos de entrada. Toros de Marqués de Domecq, desiguales de presentación y juego; destacaron 2 3 y 5 por las manos del torero. Uceda Leal, de gris perla y plata. Estocada (silencio) En el cuarto, perfecta estocada (saludó desde el tercio) Sebastián Castella, de malva y oro. Estocada desprendida (oreja) En el quinto, estocada atravesada y descabello. Aviso (mayoritaria petición y vuelta al ruedo) Sergio Martínez, de blanco y plata. Estocada (oreja) En el sexto, estocada atravesada y descabello. Aviso (oreja) Salió a hombros. Lumbrerita y Julio Benítez puntúan con una buena novillada de Yerbabuena BLAS DE PEÑAS. Novillos de Yerbabuena, bien presentados y de buen juego. Paco Riquelme, ovación tras aviso en ambos. Pedro Herreros Lumbrerita oreja y vuelta al ruedo tras aviso. Julio Benítez El Cordobés oreja y ovación. Nimes (Francia) Oreja para Juli y Bautista MUNDOTORO. Toros de Las Ramblas. Enrique Ponce, saludos tras dos avisos y silencio. El Juli, ovación y oreja tras aviso. Juan Bautista, oreja tras aviso y ovación. ZABALA DE LA SERNA ALBACETE. Durante días, Luis Algara, compañero de localidad, ha identificado los vientos manchegos: ábrego y solano. A fecha de hoy sus explicaciones no han calado en este hombre de asfalto, que no sabe aún por dónde vienen uno y otro, ni cuál de los dos trae los moscones septembrinos que sobrevuelan Albacete como B- 52. Sin saber cómo venía y por dónde se iba el toro de Uceda Leal nos quedamos, pues ni se venía ni se iba, todo reservas hasta su muerte de un espadazo con el sello de la casa. Otra historia fue el segundo, que en el capote de Sebastián Castella se definió pronto como noble y claro. Bien, por cierto, Castella en unas medias verónicas ceñidas y en unas apretadas chicuelinas de un ovacionadísimo quite. Y bien también su firmeza en la muleta a lo largo y ancho de una faena atornillada al piso de plaza desde los pendulares del prólogo. Faena de positiva nota, con sus desigualdades y su escasez de toreo al natural, que fue, precisamente, el cenit de la obra: extraordinarios fueron tres naturales y un obligado de pecho con los pitones lamiendo las espinillas. ¿Por qué no siguió? En el conjunto diestro destacaron unos pocos derechazos sobre la átona condición de otros, todos hilvanados en un palmo de terreno. Justa, por tanto, la oreja, amarrada en el rincón. Guadalajara El Fandi y Gallo, premiados EFE. Toros de Victoriano del Río. Francisco Rivera Ordóñez, silencio y palmas. El Fandi, ovación y oreja. Eduardo Gallo, oreja y silencio. Sebastián Castella, en un pase de pecho de Marqués de Domecq para perseguir la muleta. Cuando regresó la gente en sí, gracias a la estocada, reconoció por fin el esfuerzo con una fuerte ovación. La rotunda firmeza de Sebastián Castella se manifestó en plenitud ante el quinto, con el que corrió la mano derecha, en la distancia y en la media distancia, con tersura y el mando que confiere arrastrar la muleta por debajo de la pala del pitón. Ni una duda las veces que hubo que encajar algunas mascás de la astifina cornamenta. Inquebrantable el valor del matador francés, la base de su ser y de su forma de estar. Un desarme en la tardía presentación de la izquierda ensombreció levemente el ritmo y la intensidad de la faena, que retomó otra vez vuelo en redondo. La tardanza en morir del bruto, producto de la atravesada colocación EFE Fuenlabrada (Madrid) de la espada, y el uso del descabello inclinaron a la presidencia hacia la negación de un trofeo mayoritariamente solicitado. El absurdo atrincheramiento del palco todavía redujo más la nimia importancia de la oreja anterior de Sergio Martínez. A igualdad de condiciones (estocada atravesada, descabello y aviso) y con faena de tono menor, el usía Luis Natalio Cuesta abundó en el agravio comparativo y le abrió la puerta grande a Sergio Martínez: afortunadamente el catetismo (presidencial) no es el catecismo. Había arrancado Martínez muy animoso con una espléndida serie de derechazos y siguió a medio gas como el bravucón y luego rajado sexto, que cogió feamente contra las tablas al banderillero El Chispa, brutalmente golpeado por todo el cuerpo (pronóstico reservado) Triunfal mano a mano de El Fundi y Jiménez ABC. Toros de Domingo Hernández y Garcigrande. El Fundi, oreja en los tres. César Jiménez, dos orejas, ovación y dos orejas. FERIA DE SALAMANCA Vertical concepción La estocada, los circulares invertidos postreros y algunos pases de pecho de pitón a rabo de vertical concepción animaron la faena de Sergio Martínez, que sólo en determinadas ocasiones halló el sitio y el temple a un toro que embistió con recorrido hasta donde le dijeran. Su defecto, el del toro, residió en una cierta debilidad de remos que el torero de la tierra multiplicó al obligar en demasía o violentar los viajes. El trofeo que sirva para motivarle. Algo vio Uceda Leal en el cuarto que los demás no vimos para brindarlo a la afición. A un comienzo de trincherazos y pases de la firma cargados de más torería que templanza, le siguió un baldío intento a izquierdas: las embestidas descompuestas terminaron en un desabrido desarme que marcó la faena. Uceda no volvió a conectar con los tendidos hasta que no ejecutó a la perfección la suerte del volapié, pese a estar por encima de la frenada generosidad del toro Morante soñó el toreo en la Glorieta JOSÉ LUIS SUÁREZ- GUANES SALAMANCA. La corrida de El Pilar salió muy encastada, pero hubo dos toros que se encelaron con el caballo y llegaron con bravura y nobleza a la muleta. Correspondieron a Morante de la Puebla, que en su primer enemigo realizó un gran quite por verónicas. Se sacó al rival a las afueras con gusto y remató con un excelente pase de pecho. Despaciosidad y perezosa lentitud con la derecha en dos tandas magníficas. Una cuarta, tras una tercera más baja, también estuvo a gran altura. Intermitentes los naturales y extraordinarios unos ayudados por bajo. La inspiración le siguió en unos derechazos en los que mezcló hondura y sevillanía. La espada dejó reducido el premio a ovación tras un aviso. Le debieron obligar a dar la vuelta. Esbozos capoteriles en el quinto y lucido quite. Mejoró lo anterior. Pases por alto estupendos. Discontinua la primera tanda de derechazos y hondas, acompasadas y pictóricas el resto, dándole sitio al toro, recreándose, saliendo los oles del alma más profunda de los aficionados. Dos series de naturales realmente monumentales. Adornos finales con un molinete invertido que parecía una litografía de Rafael El Gallo No mató hasta el segundo envite, pero le dieron una oreja con fuerza y el reconocimiento general. Puso ardor César Rincón en su primero, pero le faltó reposo. Aunque aguantó, se vio desbordado. Sólo se acopló en unos derechazos en el cuarto. Silencio y algunos pitos tras aviso. Deslavazado Capea en el tercero y brusco y estajanovista en el sexto. Pitos y silencio. Hablando de Capea, ayer se quedó en el tintero la vuelta al ruedo que dieron al primero de los toros de la ganadería familiar.