Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Cultura SÁBADO 17 9 2005 ABC Verines celebra el cuarto centenario del Quijote b Veinticinco escritores españoles La Fundación la Caixa exhuma la cultura funeraria del pueblo tracio La exposición está compuesta por 300 piezas de treinta museos búlgaros b Los tracios: Tesoros enigmáticos de Bulgaria aborda más de 5.000 años de historia: desde el Neolítico a la época de influencia helenística, en el siglo II a. C. ISABEL REPISO MADRID. Ayer se inauguró en la sede madrileña de la Fundación la Caixa la exposición Los tracios: Tesoros enigmáticos de Bulgaria que está compuesta por 300 descubrimientos arqueológicos hechos en los últimos cincuenta años y abarca desde el Neolítico hasta el siglo II a. C. Las piezas expuestas proceden de los fondos de una treintena de museos búlgaros y las más antiguas datan de hace 5.000 años, con los asentamientos de las primeras sociedades campesinas. Igualmente, se muestran objetos de la Edad de Bronce, de Hierro y de la época de influencia helenística, con la aparición de los primeros tracios históricos a través de las crónicas de Heródoto y Tucídides explica el comisario de la exposición, Alberto Costa. Pero la exposición también da cuenta de los contactos de los tracios con Troya y las colonias griegas. Las piezas que se muestran pertenecieron, en su mayoría, a las clases altas de la sociedad y entre los materiales más valiosos se encuentran el oro, la plata y el bronce, aunque también hay objetos de cerámica. El principal interés de estas piezas- -comenta Costa- -es que revelan un universo funerario paralelo al de los egipcios, que eran enterrados junto a sus bienes más preciados con el fin de utilizarlos en mejor vida Aunque la mayoría de los objetos expuestos han acudido a los XXI Encuentros de Escritores y Críticos de las Letras Españolas en la casona de Verines (Asturias) convocados por Luis García Jambrina MANUEL VILAS VERINES. Los encuentros literarios de Verines, auspiciados por la Dirección General del Libro y la Universidad de Salamanca, son ya una cita clásica en el mapa anual de la literatura española. El encuentro de este año celebraba el cuarto centenario de la publicación del Quijote y llevaba por título La herencia de El Quijote y de Cervantes en la literatura actual Ha tenido que lidiar Cervantes con el inmenso atractivo de la costa asturiana, en un septiembre todavía cálido, que llamaba poderosamente la atención de los ojos de los poetas, de los narradores y de los críticos allí reunidos. Jon Kortázar, Juana Salabert y Julia Barella, tras el debate obligado sobre qué es ficción y qué es realidad en Cervantes, despejaron sus molleras recalentadas por la reflexión hermenéutica con un baño paradisíaco en un Cantábrico inusualmente cálido. Una de las piezas presentes en la muestra han sido hallados en tumbas, otros fueron escondidos durante las invasiones foráneas. Los tracios poblaron las regiones de las actuales Rumanía, Bulgaria y el norte de Grecia hasta la desembocadura del río Dnieper en Ucrania. Fueron invadidos y dominados primero por los persas y luego por los griegos, y alcanzaron su máximo esplendor en los siglos IV y V a. C. Los más pudientes eran enterrados con sus caballos y, en algunas ocasiones, con sus mujeres y sus sirvientes. Según Costa, entre las mayores atracciones de la exposición, cabe destacar los arneses de plata u oro de los caballos de los nobles y los objetos con grabados en alfabeto griego ya que los tracios carecían de un lenguaje escrito propio. Precisamente, las excavaciones llevadas a cabo en la última mitad de siglo han propiciado el hallazgo de la necrópolis de Varna y de numerosos tesoros como los de Letnitsa, Vratsa, Bovoro o Rogozen, protagonistas de esta exposición. Una obsesiva vigencia Todas las ponencias han constatado la obsesiva vigencia de Cervantes en la literatura española de hoy. Quizá lo más llamativo ha sido la variedad de puntos de vista, desde el filosófico (Chantal Maillard, Eduardo García) el humorístico (Ginés Liébana, Iturralde) el cinematográfico (Luis Alonso) hasta el literario (Alfredo Conde, Xuan Bello, Ada Castells, Andrés Ibáñez, que despertó la bicha de los nacionalismos peninsulares) pasando por el teatral (López Mozo) y el académico (Gómez Montero, Paz Gago, Verdú) Poetas como José María Micó o Antonio Lucas, narradores como Carlos Castán, Antonio Orejudo, Emilio Pascual, Hilario Rodríguez y otros muchos ponentes fueron desgranando las deudas con Cervantes. Después de dos días intensos de diálogo con la obra cervantina, está claro que la vigencia de Cervantes se alimenta de nuestra imposibilidad a la hora de saber con certeza qué nos quiso decir Cervantes en un libro al que podríamos aplicar, en definición de José- Carlos Mainer, la palabra escurridizo Cervantes sigue manteniendo intacto el misterio del significado último del Quijote; porque el misterio es, según Borges, el sello indeleble de la obra literaria. En Verines los escritores nos hemos acercado a ese misterio, pero el Quijote sigue siendo tan inasible como la aritmética sagrada de las arenas de la playa de La Franca, tanto las visibles como las que el mar oculta bajo sus olas incontables. Sevilla muestra la fascinación de Ribera por Caravaggio El Museo de Bellas Artes de Sevilla ha inaugurado la exposición José de Ribera. Bajo el signo de Caravaggio (1613- 1633) que recoge 28 óleos y 13 grabados, que siguen la estética de Caravaggio. No en vano, el artista español, nacido en Játiva en 1591, continuó la técnica del claroscuro desde que se instaló en Italia en 1613. Organizada por la Consejería de Cultura y patrocinada por Caja Duero, la exposición ha sido comisariada por Nicola Spinosa. Se incluyen obras inéditas, como un San Jerónimo estudiando de un coleccionista de Barcelona NIEVES SANZ