Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 9 2005 Internacional 25 Los generales israelíes tienen miedo a volar Ariel Sharón le espeta a Tony Blair que teme ser detenido si viaja a Londres b Grupos de derechos humanos palestinos y hebreos recurren a la justicia internacional para perseguir a mandos del Tsahal involucrados en crímenes de guerra JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Me encantaría aceptar tu invitación y visitar Gran Bretaña, pero temo que si vuelo a Londres podrían detenerme, y tengo entendido que las cárceles de tu país son muy duras La cara de Tony Blair se convertía en un poema a medida que Ariel Sharón encadenaba una palabra con otra. Yo también he servido durante muchos años en el Ejército de Israel, yo también soy general le espetó el primer ministro israelí a su colega británico como punto seguido de un asunto que ha traído y traerá aún más cola. Todo comenzó el domingo cuando, como consecuencia de una serie de demandas interpuestas en Londres por organizaciones de derechos humanos palestinas e israelíes, el general en la reserva del Tsahal Doron Almog tuvo que quedarse a bordo del avión de Elal que le había llevado hasta la capital del Reino Unido y regresar a Tel Aviv por temor a ser detenido si ponía un pie en suelo británico. El general Almog podría estar implicado en la cadena de mando que ordenó el 22 de julio de 2002 el bombardeo de un edificio de viviendas de Gaza, en el que murieron uno de los responsables de Hamás, Salah Shehadeh, y su mujer, pero también una docena de personas más, entre ellos nueve niños. No son los únicos generales en el punto de mira de la justicia internacional. Tanto el actual jefe del Estado Mayor, Dan Halutz, quien en 2004 señaló ante la justicia israelí que los muertos inocentes de aquel bombardeo no le quitaban el sueño, como su antecesor, el general, Moshé Yaalon, se encuentran en el punto de mira y le han cogido de golpe miedo al avión. Militantes del movimiento Hamás rezaban ayer ante la destruida sinagoga del ahora desocupado asentamiento de Netzarim AFP Israel creará una zona de seguridad de 150 metros en el norte de Gaza J. C. JERUSALÉN. Cuando ni siquiera ha transcurrido una semana desde la salida del último soldado israelí de Gaza, el ministro de Defensa, Saúl Mofaz, ha anunciado la creación de una zona de seguridad de 150 metros en el norte palestino de la Franja mediterránea para evitar posi- bles ataques contra su territorio. Mofaz ha justificado su decisión por el caos generalizado que se observa en Gaza en los últimos días, sobre todo en la frontera con Egipto, y la impotencia de las Fuerzas de Seguridad palestinas por intentar imponer cierto orden. Esa zona de seguri- dad o tierra de nadie será delimitada por una valla electrónica o por un muro, y a la misma no tendrán acceso palestinos. La ANP ha denunciado que Israel se comporta, aún tras su retirada, como una fuerza ocupante en Gaza. Diga lo que diga Ariel Sharón en la ONU. ña al asegurar que, de seguir adelante con estos procesos, los soldados británicos desplegados en Irak podrían verse en la misma tesitura si se les involucra en crímenes de guerra. Es más, la iniciativa contra los generales israelíes podría convertirse sólo en el primer paso para una campaña de calado más profundo. Así, residentes palestinos en Jerusalén Oriental, cuyas casas han sido demolidas por orden del Ayuntamiento, han decidido, aconsejados por el Comité Israelí contra las Demoliciones de Casas, querellarse en Londres contra los funcionarios municipales involucrados en dichos derribos. A este paso, los aviones de Elal van a despegar vacíos desde el aeropuerto de Ben Gurión. Apoyo internacional Portavoces del Centro Palestino de Derechos Humanos y de Yesh Gvul (Hay un límite) han justificado su recurso a la justicia extranjera (también se han dirigido en este sentido a la española) por no haber tenido eco jurídico sus intentos de llevar la cuestión ante los tribunales israelíes, que siempre han utilizado maniobras dilatorias sin tomar medida alguna Las reacciones políticas y diplomáticas no se han hecho esperar en Israel. Sus responsables han hecho piña con los generales cuestionados. Además de los comentarios realizados por Sharón a Blair, el ministro hebreo de Asuntos Exteriores, Silván Shalom, y la de Justicia, Tzipi Livni, se han comprometido a tocar todas las teclas jurídicas y diplomáticas necesarias para detener este peligrosa campaña. Shalom fue al grano con Gran Breta- Los presos saharauis en huelga de hambre indefinida no ceden en su pulso con Rabat LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. Ya ha pasado más de un mes desde que, el 8 de agosto, un grupo de detenidos saharauis en diferentes prisiones del Reino de Marruecos emprendiera una huelga de hambre indefinida. Numerosas organizaciones internacionales han llamado la atención del Gobierno de Rabat sobre la delicada situación de los encarcelados, que sólo admiten agua y azúcar. El pasado miércoles, Lehsen Zreiguinat, uno de los huelguistas, fue trasladado al tribunal de El Aaiun para ser juzgado. Su delicado estado de salud le impedía andar y, como no dis- ponían de camilla, tuvo que ser izado en una manta por unos cuantos funcionarios. Según fuentes saharauis, no podía hablar ni mantenerse en pie. El juez y, más tarde, el procurador intentaron disuadirle para que dejase la huelga de hambre, pero el joven se negó y fue devuelto a la Cárcel Negra de la capital saharaui. Poco después, las autoridades judiciales se vieron obligadas a decretar la libertad condicional de Zreiguinat. Dos meses después del comienzo de la denominada Intifada saharaui a finales de mayo, el régimen de Mohamed VI encarceló a los que considera- ba líderes de ese movimiento que reclama la independencia de la ex colonia española. Algunos, como Ali Salem Tamek, habían viajado al extranjero para reivindicar el derecho a la libre autodeterminación. Otros como Hmad Hammad, Larbi Messaud o Brahim Noumria mantenían desde dentro del Sáhara contactos con periodistas y organizaciones internacionales de derechos humanos. Poco después de que comenzara la huelga de hambre, el líder del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, anunció en una entrevista a ABC la pronta liberación de los 408 prisioneros de guerra marroquíes que quedaban en las cárceles de Tinduf (Argelia) Y así pues, desde mediados de agosto, no queda ninguno en los campos de refugiados del Polisario. Marruecos lleva años reclamando la liberación de sus hombres, una de las llaves para desatascar el conflicto.