Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 SÁBADO 17 9 2005 ABC Internacional Con el resultado abierto, la campaña en Alemania se prolonga hasta mañana Según las encuestas, la CDU- CSU y sus socios del FDP contarían con el 49,5 por ciento b Apenas unas décimas de venta- ja de la coalición democristiana y liberal mantienen hasta el cierre de campaña un final abierto y en vilo las expectativas RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Angela Merkel pudo completar ayer su campaña en Berlín con el alivio de un repunte final, unas décimas que sin embargo estarán en el aire hasta el domingo a las seis de la tarde. Según la encuesta del Instituto Allensbach, la Unión Democristiana (CDUCSU) y sus socios liberales del FDP, contarían con una mayoría de un 49,5 por ciento, una ligera mayoría absoluta según el sistema alemán. La actual coalición de gobierno obtendría un 32,5 por ciento del SPD y un 7 por ciento de Los Verdes, a los que en su caso podría llegar a sumar, o restar a la coalición precedente, un 8,5 por ciento de La Izquierda, de los socialistas, con un resultado conjunto de un 48 por ciento. El interés es inusitado, la política está en la calle y a tiro de piedra cerraron sus respectivas campañas ayer en Berlín los principales rivales, el canciller Schröder y la aspirante Angela Merkel, intercambiando los últimos ataques y promesas, en febril intento de rascar un último voto que puede ser definitivo, sabiendo de cuánto indeciso hay. Gerhard Schröder ha remontado espectacularmente 10 puntos en los últimos tres meses, como hizo en 2002. El riesgo de Dresde Las prospecciones de voto estiman todavía en torno a un 20 por ciento el voto no decidido. Si la elección anterior se saldó por 8.000 sufragios, ésta mantendrá la incógnita hasta la última hora y, de ser muy apurada, hasta 14 días después, cuando vote un distrito descolgado en Dresde. Tanto es así que, no necesitando los alemanes de día de reflexión, los partidos proseguirán su cacería por primera vez hasta el último minuto: La campaña acaba el domingo a las 17.59 horas lanzaba ayer Die Welt desde su portada. Merkel recordó ayer a Schröder el atosigante paro y su promesa de no merecer ser reelegido si no lograra reducirlo, y el canciller federal previno contra temibles experimentos fiscales por parte de la oposición de centro- derecha. Angela Merkel saluda al término del último acto electoral, ayer en Berlín La mayoría de las prospecciones publicadas estiman aún en un 20 por ciento el voto de los indecisos La campaña se ha tornado especialmente agria, con un descarado abuso de los temores de los electores Por lo justo, la campaña se ha tornado especialmente agria, con descarado abuso de los temores del elector e intercambio de informes arrojadizos, recortes ocultos que el gobierno no iba a revelar antes de las elecciones y cuentas manipuladas de los euros que la oposición detraería a cada salario ciudadano. La última predicción El sondeo de Allensbach cuadra con el anterior de Forsa, que ofrece a un gobierno de Merkel un total estimado entre un 48 y un 51 por ciento. Pacto de Estabilidad Lo cierto es que, en 2002, el SPD no anunció que sus cuentas vulnerarían el pacto de Estabilidad hasta una semana después de ganarlas. Pero el encona- RASTREANDO AL INDECISO JOSÉ MANUEL COSTA sto es tremendo. Te acercas a primera hora de la madrugada a una parada de taxis y te encuentras a un candidato democristiano ofreciéndoles cafetito a los ateridos conductores (estamos a unos insultantes 13 de máxima, aunque mañana se prevé algo más templado) En Alemania no hay días de meditación oficial, pero tradicionalmente los partidos se han abstenido de buscar el voto el día anterior a los comicios. Sin embargo, esta vez todo parece ser distinto y quién más quién menos ha anunciado que luchará por el ultimo voto hasta el último segundo. Desde luego, las centrales deben haber emiti- E dos ordenes de actividad extrema, porque tampoco es normal que los políticos alemanes anden trabajando a estas horas. Y mucho menos por la calle. La razón de este dinamismo tiene un nombre: indecisos. Más que nunca la elección parece pender de un hilo y quienes aún no han determinado el sentido de su voto pueden confirmar que el próximo canciller será Angie Merkel o que se produzca un vuelco y Gerhard Schröder vuelva a demostrar que su capacidad de recuperación supera incluso lo decente. Los diferentes institutos demoscópicos (y las cátedras de sociología política) andan a vueltas con el número real de estos indecisos y también con lo que estos ciudadanos acabarán votando. Los cálculos hablan de un número de indecisos entre el 30 y el 15 por ciento. Cada cual aduce sus razones, pero haciendo un prorrateo puede llegarse a una cifra en torno al 20. Claro, de este 20 por ciento hay que restar algunos que finalmente se quedaran en sus casas (de ahí la importancia de la meteorología) con lo que el porcentaje disminuye. Pero esta elección viene tan reñida, que un mísero punto de variación puede significar un cambio definitivo en el reparto de escaños y en los gobiernos que luego puedan formarse. La opinión más generalizada es que en última instancia, una asistencia masiva de indecisos a la urnas sería beneficiosa para el canciller Schröder, cuyas filas socialdemócratas se encuentran ¿encontraban? bastante desmo- ralizadas, pero puede que quien salga de casa lo haga para impedir un regreso de los democristianos y los liberales al gobierno. Los votantes democristianos, por el contrario, habrían sido movilizados hace ya mucho tiempo, cuando las encuestas daban como segura la victoria de Merkel y es posible que por ese lado no haya mucho que rascar. Pero todo esto son puras teorías, apenas cimentadas en elecciones locales anteriores, como Schleswig Holstein, donde un resurgir a última hora del SPD no pudo evitar que la CDU le arrebatara el gobierno del Land Los expertos más realistas hablan de que, a partir de este momento, las únicas encuestas fiables serán las que realicen las diferentes cadenas de televisión a pie de urna. Entonces sabremos lo que hay. O quizás tampoco. Porque luego vendrá el juego de las coaliciones...