Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 9 2005 11 Bono explica por carta a los militares la subida de sueldos recién aprobada por el Gobierno Los 17 juzgados de violencia de género tramitaron 6.700 casos en sus dos primeros meses Un oscuro velo sobre la matanza, según el PP C. H. MADRID. La negativa inicial del Gobierno a desclasificar una serie de documentos del CNI solicitados por el juez fue criticada ayer por Vicente Martínez Pujalte, quien dijo que la información adelantada por ABC ayer pone de relieve la verdad más estricta que es, explicó, la poca voluntad de colaboración del Gobierno para esclarecer la verdad de aquellos atentados tanto en la comisión parlamentaria como ante los órganos jurisdiccionales. Martínez Pujalte agregó que la cadena de atentados del 11- M sólo les sirvió a los socialistas hasta el 14 de marzo El diputado popular indicó que a partir de esa fecha la pretensión del Ejecutivo y del PSOE ha sido poner un oscuro velo sobre lo ocurrido Esto justificaría a juicio de los populares que el presidente del Gobierno indicara durante su comparecencia en la comisión parlamentaria que todo está claro cuando todavía no habían trascendido a la opinión pública otras revelaciones, como la trama asturiana. El Servicio Secreto alertó de un atentado yihadista cuatro meses antes de la matanza Uno de los papeles enviados a Del Olmo por el Ejecutivo recoge la advertencia desclasificado ayer por el Ejecutivo señala al argelino Allekema Lamari como posible planificador o ejecutor del atentado D. M. MADRID. Uno de los cuatro documentos desclasificados por el Gobierno y remitidos ayer al juez instructor del 11- M advirtió en noviembre de 2003, es decir, cuatro meses antes de los atentados, de la posibilidad de que extremistas islámicos perpetraran un acción terrorista en España. Esta llamada de atención quedó escrita en un informe del Centro Nacional de Inteligencia que, fechado el 6 de noviembre de 2003, fue desclasificado ayer por el Ejecutivo junto a otros catorce, cuatro del CNI y los restantes de las Fuerzas de Seguridad del Estado. El informe que recoge la advertencia se refiere a las actividades del argelino Allekema Lamari, quien, en efecto, fue uno de los autores materiales de la matanza de los trenes de la muerte y uno de los siete terroristas que se suicidaron el 3 de abril de 2004 en el piso de Leganés, en el que los criminales tenían almacenado explosivo para seguir atentando. En el documento sobre este terrorista, el CNI destaca que en septiembre de 2003 se comunicó- -no precisa a través de qué medios- -la intención de algunos elementos argelinos que podrían cometer algún atentado en España como un incendio forestal de grandes dimensiones sobre algún objetivo rentable o alguna acción contra un edificio por un ciudadano en un vehículo conducido por un mártir es decir, un terrorista suicida. En el mismo informe se precisa que Lamari podría ser el organizador de estas acciones criminales. Por aquellas fechas, el argelino ya era de sobra conocido por la Policía y el CNI, por cuanto fue detenido en 1997 en Valencia al tenerse conocimiento de que el verdadero motivo de su asentamiento en España era crear en la zona de Levante infraestructura para el GIA, grupo terrorista al que pertenecía. Lamari cumplió sólo cinco años y medio de cárcel y por un error judicial salió de prisión en junio de 2002. b Otro informe del CNI Los informes desclasificados -De Europol, sobre el riesgo de atentados islamistas a partir de diciembre de 2003. -Informes y comunicaciones de Interior que alertaban sobre Al Qaida. -Análisis sobre consecuencias del 11- S, los atentados de Casablanca y de Turquía, y amenazas de Bin Laden, en especial las de octubre de 2003. -Información de la Policía sobre el denominado terrorismo islamista. -Informe sobre la situación legal o ilegal de los implicados en el 11- M. -Enviado por el Gobierno a Europol y contestaciones a cuestionario de Europol sobre la matanza. -Sobre la amenaza terrorista después del atentado emitida por Europol. -Sobre la situación en Extranjería de las personas implicadas. -Las seis ediciones del informe de Europol sobre valoración de la amenaza del terrorismo islámico. -Emitido por la UCO a la Comandancia de Asturias sobre la investigación de la venta de explosivos, así como los informes de registros en las minas Conchita y La Collada -De la UCI sobre el 11- M. -Del CNI, sobre evaluación de la amenaza terrorista de 27 de octubre de 2003. -Informes sobre Allekema Lamari con fecha 6 de noviembre de 2003. -Sobre indicios de actividad terrorista de 15 de marzo de 2004. -Informe sobre el 11- M. Lamari, de 18 de mayo de 2004. euros a una serie de individuos árabes encarcelados en España, entre ellos el argelino Abdelkrim Bensmail, también detenido en 1997 y posteriormente implicado en la operación Nova Este informe fue conocido por los miembros de la Comisión de Investigación del 11- M en sesión secreta en septiembre de 2004 al igual que otro, también sobre Allekema Lamari, que fue desclasificado ayer por el Gobierno. Este segundo documento del CNI, fechado el 15 de marzo de 2004, señala que la principal línea de investigación del Servicio Secreto apunta a que los atentados- -los del 11- M- -serían atribuibles a un grupo local de personas con organización todavía rudimentaria que responden a orientaciones ideológicas de la Jihad Internacional radicados en países de nuestro entorno, preferentemente norteafricanos De hecho, en el documento se considera a Lamari como posible planificador y o ejecutor de los atentados del 11- M al considerar que tiene el suficiente liderazgo y grado de fanatismo Asimismo, añadía la posibilidad de que a corto plazo los terroristas islamistas pudieran llevar a cabo nuevos atentados indiscriminados en lugares de grandes concentraciones de personas Así, el 2 de abril de 2004, el día antes del suicidio en el piso de Leganés, los terroristas intentaron colocar una bomba en la línea del Ave Madrid- Sevilla a su paso por Mocejón (Toledo) Ordenan el ingreso en prisión de Alony y de otro procesado de la célula española de Al Qaida N. V. MADRID. El corresponsal de Al Yazira en España, Taysir Alony, y Jamal Hussein, dos de los 24 procesados de la célula española de Al Qaida cuyo juicio quedó visto para sentencia el 5 de julio, fueron detenidos ayer en Granada por orden de la Audiencia Nacional, que decretó su ingreso en prisión. Según fuentes jurídicas, la detención de estos dos acusados se produjo por orden de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal, a la que correspondió juzgar a la célula de Abu Dahdah y que podría dar a conocer la sentencia en la última semana de septiembre, previsiblemente el día 26. Enviar dinero a presos Ya en la calle, el argelino siguió manteniendo contactos con elementos yihadistas y, de hecho, en el informe del CNI remitido por el Gobierno al juez Juan del Olmo se precisa también que en octubre de de 2003 envió cinco giros postales por valor de 150 ANGEL DE ANTONIO Alony y Hussein, quienes hasta el momento del juicio permanecían en prisión preventiva, fueron puestos en libertad durante los primeros días del proceso por razones médicas, aunque a ambos se les impusieron medidas cautelares como la prohibición de abandonar España sin autorización judicial. La decisión de modificar la situación de Alony, según las fuentes antes citadas, ha sido el riesgo de fuga, ya que el periodista pidió autorización al tribunal para viajar a Siria, su país de origen, al haber fallecido su madre, y le fue denegada. La Sala rechazó la solicitud de Alony porque éste no ha acreditado dicho fallecimiento.