Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 9 2005 Opinión 5 MEDITACIONES ¿LA CLAVE? E El poder político en los dramas de Shakespeare a Memoria de entreguerras hay un trecho de cinco años. Pero más tiempo parece incluso que ha pasado si uno se detiene a comprobar que el autor de aquel ensayo shakesperiano (Federico Trillo) era presidente de las Cortes y el de este libro memorialístico (también Federico Trillo) es sólo un diputado más de la Cámara. Lo que quizás nadie esperase es que el lirismo antropológico del autor- -que intercambiaba sonetos con los diputados díscolos a su mando- -impregnase también este nuevo libro y hablase de la infinita tristeza en la mirada de Aznar cuando Rato le dijo que estaba contra la intervención en Irak. Ahora resulta que, entre las guerras y sus desahogos, Trillo puede que aporte alguna de las claves de la sucesión en el PP. MARCO AURELIO D LEER Y PENSAR POR CARIDAD EL LIBRO POR VENIR DE MAURICE BLANCHOT Trotta Madrid, 2005 301 páginas 19 euros Espacio de resonancias El oficio de crítico es elevado a la altura de mito gracias a escritores como Maurice Blanchot. Su brillantez analítica, su magistral conjugación de registros y su apertura a un espacio de sugerencias de ida y vuelta hacen de la lectura de este libro un sutil aprendizaje. Escrito en 1959 a partir de una sucesión de textos publicados en la Nouvelle Revue Française, estamos ante un libro que nos propone un recorrido sinuoso por las galerías de lo imaginario y la experiencia literaria en pos de ese Aleph fascinante que es el libro. De los cantos de sirena homéricos, a la remembranza esteticista de Proust, pasando por el laberinto musiliano, las vueltas de tuerca de Artaud y los pasos perdidos de Broch- -entre otros hitos de un itinerario sin pausas capaz de segar la resistencia admirativa de cualquiera- El libro por venir nos revela la intensa belleza que la lectura puede desatar si es oportunamente invocada. Espacio de resonancias que reabre la creación y establece un diálogo singular con la obra, la lectura porta de este modo una potencialidad transformadora que hace de la biografía un escenario inédito propicio para la utopía imaginaria. JOSÉ MARÍA LASSALLE E milagrosa podemos calificar la concesión del Premio Príncipe de Asturias a las Hijas de la Caridad. El desprestigio actual de la caridad, su degradación paulatina y su sustitución por simulacros campanudos, se ha convertido en uno de los signos distintivos de nuestra época. Hoy ya casi nadie emplea la palabra caridad (que viene de carus, dilecto, amado) por temor a que se le acuse de adhesión vaticanista. Hemos suplantado esta bella y valerosa palabra por un eufemismo más llevadero, solidaridad que nadie sabe exactamente lo que designa, pero que, a la vista de los acontecimientos, se refiere a una serie de actividades ostentosas (millonetis con mala conciencia y hambre de notoriedad que destinan una parte ínfima del dinero que les sale por las orejas en labores humanitarias etcétera) que antes quedaban comprendidas bajo la denominación menos hipocritona JUAN MANUEL de beneficencia Pero la beneficenDE PRADA cia es justamente lo contrario de la caridad; la beneficencia es el impuesto que pagamos para mantener nuestra conciencia tranquila. La verdadera caridad, según nos enseñaba san Pablo, es sufrida y paciente, no se pavonea ni ensoberbece. La verdadera caridad (a diferencia de esa solidaridad de pacotilla que nuestra época ha impuesto, que siempre elige a sus beneficiarios a quienes viven en el otro hemisferio, para que no nos salpique su dolor) necesita un prójimo tangible sobre el que volcarse; y, si además se pretende cristiana, debe contemplar el rostro de Jesús copiado en el rostro de cada hombre que sufre. En el Evangelio de san Mateo, leemos: Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; peregrino fui y me acogisteis; estaba desnudo y me vestisteis; enfermo y me visitasteis; preso y vinisteis a verme Y es que, como afirmaba san Juan, es imposible amar a Dios, a quien no vemos, si no amamos antes a nues- D tro prójimo, a quien vemos. En estas pocas líneas se condensa el legado más hermoso del cristianismo: Dios anida en el rostro de cada una de sus criaturas afligidas; y el amor, la adhesión con esas criaturas sufrientes, se erige en la única justificación de nuestro paso por la tierra. Naturalmente, esta mística centrada en el amor a Cristo, que se encarna en el hombre que sufre, resulta muy difícil de entender para nuestra época. San Vicente de Paúl consideró que la perfección cristiana no se alcanzaba sólo en la clausura, sino también a través del servicio a los pobres. Conviene resaltar el carácter secular de las Hijas de la Caridad: no son una orden ni una congregación, sino una sociedad de vida apostólica. No las obligan, pues, los tradicionales votos religiosos. Su convento son las casas de los enfermos; su claustro, las salas de los hospitales; su celda, las escuelas y las prisiones. Su fundador les dejó escrito: Pronto verás que el amor pesa mucho más que el caldero de la sopa y el cesto de pan. Pero conserva tu dulzura y tu sonrisa. No todo consiste en dar el caldo y el pan. Eso pueden hacerlo los ricos. Tú eres la pobre sierva de los pobres, la sierva de la caridad. Siempre sonriente y de buen humor. Ellos son tus amos. Únicamente por tu amor, sólo por tu amor, te perdonarán los pobres el pan que les des Ese inmenso amor que cargan sobre los frágiles hombros, numeroso como el dolor que desgarra al hombre, no sería explicable si no lo alentase una encomienda divina. A la prensa correcta, que tanto gusto halla en caracterizar a la Iglesia católica como una fuerza oscurantista y en airear escándalos fantasmagóricos que la enfanguen y denigren, le habrá fastidiado sobremanera que, siquiera por una vez, se muestre a los ojos de la masa adoctrinada el verdadero rostro de la Iglesia, que es el rostro del hombre que sufre. Gracias, queridas Hermanas, por permitirnos escuchar el susurro de la caridad, entre tanto metal que suena y tanta campana que retiñe.