Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes BALONCESTO CAMPEONATO DE EUROPA VIERNES 16 9 2005 ABC España, aun sin Gasol, busca no bajarse del podio del Europeo Desde 1999, cuando fue plata en Francia también sin el pívot, ha repetido medallas, pues fue bronce en Turquía 2001 y Suecia 2003 DOMINGO PÉREZ, ENVIADO ESPECIAL NOVI SAD. España arranca hoy en el Europeo con el desafío de cerrar una herida. Arrastra la decepción y la frustración desde los pasados Juegos Olímpicos. En Atenas, Mario Pesquera y sus hombres ofrecieron el baloncesto más vistoso y alegre. Ganaron más partidos que nadie, incluido al campeón, Argentina, al que vencieron en la fase previa por 87- 76. Pero con una sola derrota se vieron relegados a la séptima plaza mientras observaban boquiabiertos cómo Italia (tres derrotas y juego cicatero) se colgaba la plata. La culpa, el sistema de competición y un cruce maldito con Estados Unidos. Sangra aún aquel revés. Navarro, Calderón, Jiménez, Garbajosa... todos los veteranos, pero también los que no estuvieron en la anterior convocatoria (Cabezas, Vázquez, Vidal, Sergio Rodríguez y De Miguel) afrontan el Europeo con la idea de hacerse justicia a sí mismos y salir de Belgrado, donde se disputará la fase final, con una medalla al cuello. Si lo lograran supondría el cuarto metal consecutivo del equipo español en un Europeo. La racha afortunada se abrió en Francia 99 con la plata y siguió con dos bronces, en Turquía 2001 y Suecia 2003. En suelo galo dirigía el equipo un Lolo Sainz que no contó con el por la época imberbe Pau Gasol ni en ese compromiso ni en los posteriores Juegos de Sidney. A Francia se viajaba con muy pocas opciones y se logró uno de los mayores éxitos de la historia. Sin embargo, a la cita de Australia se iba esperanzados y se consumó uno de los mayores fracasos. En Turquía dirigía Javier Imbroda, que con defensa y Gasol se aseguró la tercera plaza. Y en Suecia, Moncho López, que con descaro y, de nuevo, con el pívot de Sant Boi, repitió puesto. Zeljko Obradovic (el técnico más laureado del continente, cinco veces campeón de la Euroliga) Dejan Bodiroga (ex Barcelona) Igor Rakocevic (flamante fichaje madridista) y los NBA Marko Jaric (Minnesota) Vladimir Radmanovic (Seattle) Darko Milicic (Detroit) Zeljko Rebraca (Clippers) y Nenad Krstic (New Jersey) Centímetros, músculo, público a favor y malas artes para aburrir. Sin embargo, España no pierde frente a los yugoslavos desde hace cuatro años, en Turquía 2001 (65- 78) Luego, ganó en el Mundial de Indianápolis 2002 (71- 69) en la pri- mera fase del Europeo de Suecia 2003 (75- 67) en dos amistosos, uno en Palma de Mallorca en 2003 (83- 78) y otro en Granada en 2004 (76- 60) y, ese mismo año, en Atenas (76- 68) Tras Serbia llegarán Letonia e Israel, dos rivales con poco nombre pero mucho peligro, capaces de derrotar a cualquiera, incluida España. Y luego, los cruces. Si se es primero de la liguilla, directo a cuartos de final. Si se es segundo o tercero, a octavos contra el tercero o el segundo del Grupo C, lo que significa que pueden llegar Grecia, Francia, Eslovenia o Bosnia. MARIO PESQUERA Seleccionador nacional Estamos en el mismo nivel que los buenos Su filosofía se puede reducir en una frase: Un minuto para lamentar la derrota, medio para celebrar la victoria Así afronta el Europeo y, sobre todo, a Serbia esta tarde D. P. Para empezar, el gran enemigo Le toca el turno a Mario Pesquera, que no contará con la estrella de los Grizzlies quien, sin embargo, sí ha viajado como comentarista de TVE. España se enfrenta pues a su primera gran competición de los últimos años huérfana de Gasol, como en 1999, pero, como en 2001, con la necesidad de lavar- -en este caso por un mal resultado, no por mal juego- -la imagen olímpica. No ha tenido suerte el combinado español. Su grupo, el D, es el más fuerte de los cuatro de la fase previa. Su primer rival, hoy mismo, es la Serbia de La selección debuta hoy (20.30) ante el anfitrión, Serbia Montenegro, con el que debe jugarse el primer puesto del grupo NOVI SAD. Mario Pesquera debutó como seleccionador en los Juegos de Atenas. En este Europeo, su segunda experiencia en el cargo, tiene depositadas grandes esperanzas. ¿Echará de menos a Gasol? -Seguro, a Gasol siempre se le echa de menos si no lo tienes. Su ausencia es importantísima, pero las cosas son como son y él no está. Desde el minuto uno de la concentración sabíamos todos que no vendría y lo asumimos. El equipo sigue siendo buenísimo y que no esté Pau no puede ser una excusa. Vamos a por la medalla. ¿Qué sensaciones tiene? -Extrañas. Muchas ganas de que todo empiece. Un poco de miedo a lo desconocido, pero porque no sabes lo que te vas a encontrar. Es el Europeo más duro de la historia y de por sí un Europeo es siempre más duro que un Mundial o unos Juegos. Quitando a dos equipos que son claramente inferiores, todos los demás somos de un nivel muy parecido. Las cosas se van a decidir por detalles. Una canasta. Un despiste... Pero en líneas generales mis sensaciones son muy buenas. Incluso con la derrota ante Grecia (último partido de preparación) salí contento, porque estamos en el mismo nivel que los buenos. -Serbia, para empezar... -Una vez que te toca Serbia da igual que sea al principio, en el medio o al final de la liguilla. Es un partido más. Ganarlo no significa nada, porque luego puedes caer en los otros dos que quedan; y perderlo tampoco, porque puedes ganar los otros. No te garantiza nada. Lo que quiero es salir a competirlo. Si perdemos, el disgusto sólo nos puede durar un minuto, pero si vencemos la euforia debe durarnos medio. ¿Se le puede ganar? -Va a ser muy difícil. El público es muy caliente. Son muy buenos, muy expertos, muy altos, muy grandes y muy duros. Van a utilizar todas las artimañas. Si hace falta hacer la danza esa de los maoríes, la hacemos. Cualquier cosa, pero que no nos encontremos con un 0- 8 o 0- 10 de salida. ¿Tiene puntos débiles? -Por ejemplo, tantos jugadores buenísimos juntos pueden hacer que el conjunto se resienta. Al fin y al cabo sólo hay un balón para todos. -Y luego, Letonia e Israel- -Para nada son más fáciles. Los letones, sin Kambala, han ganado en química de grupo. Israel es muy duro, con una defensa en zona muy complicada de superar. Pesquera y Garbajosa, en un entrenamiento Japón 2006 en el horizonte El Mundial del año próximo (segunda quincena de agosto en Japón) también se disputa en Belgrado. Los seis primeros clasificados consiguen un puesto directo para la competición nipona. Por lo que una de esas seis plazas se convierte en objetivo prioritario de todos los participantes. As en la manga Si España, organizadora del Europeo 2007, no consiguiera el pasaporte directo para Japón, la Federación Española deberá hacer valer toda su fuerza en los despachos, con su presidente José Luis Sáez a la cabeza, para lograr beneficiarse de una de las cuatro plazas por invitación que FIBA Mundo se ha reservado.