Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad VIERNES 16 9 2005 ABC Ciencia Los huracanes de categoría 4 y 5 se han duplicado en los últimos 35 años b Un estudio que ha analizado los huracanes entre 1970 y 2005 afirma que existe una relación entre los cambios en sus características y el calentamiento global ABC MADRID. El número de huracanes de categoría 4 y 5 (los de más intensidad) se han duplicado en los últimos 35 años, aunque el número total ha disminuido desde la década de los noventa, según un estudio del Centro Nacional de Investigación Atmosférica de Estados Unidos (NCAR) que publica esta semana la revista Science Mientras que en los años setenta la media de huracanes de categoría 4 y 5 era de diez al año, en 1990 su número casi se duplicó con una media de 18. El problema es que mientras que hay menos huracanes, aumenta el número de los que son devastadores. La categoría 4 supone vientos de 210 a 249 km. h. mientras que los de categoría 5 superan esa velocidad. Un ejemplo reciente ha sido el Katrina del que se registraron 249 km h de máxima. Una de las naves espaciales rusas Soyuz acoplada a la Estación Espacial Internacional NASA Rusia insta a la UE y EE. UU. a unirse para la creación de una nueva nave espacial Será una nave tripulada de utilización múltiple afirma la agencia rusa rusas garantizarán el vínculo con la Estación Espacial Internacional mientras estén suspendidos los vuelos de los transbordadores americanos RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. El nuevo retraso en el calendario de vuelos de los transbordadores estadounidenses, motivado por los destrozos que el huracán Katrina ha causado en las instalaciones de la NASA, ha hecho que el mantenimiento y explotación de la Estación Espacial Internacional (ISS) vuelva a depender de las naves rusas. Roskosmos, la agencia espacial rusa, aseguró ayer a ABC que seguirá garantizando el vínculo entre la Tierra y la plataforma, pero invitó a EE. UU. y a la UE a unirse a su proyecto para la crear de una nueva nave espacial, que se llamará Klipper cuya construcción comenzará este año. Habrá que firmar otro contrato a partir del año que viene y fijar unas nuevas condiciones, pero las naves tripuladas Soyuz y las de carga Progress están a disposición de la NASA y de la ESA para el relevo de las tripulaciones en la ISS y para misiones de corta duración afirmó Konstantín Kreidenko, portavoz de Roskosmos. Además, sostuvo que su país cuenta con financiación y medios necesarios para mantener los vuelos de forma casi indefinida, aunque advierte que el reducido tamaño de las Soyuz y Progress mantendrá paralizado el desarrollo de la Estación Espacial. b Las naves La excepción, el Atlántico norte El mayor incremento en el número de huracanes de las categorías más destructivas se ha producido en el oceano Índico y en todo el Pacífico, mientras que el Atlántico norte ocurre lo contrario. Curiosamente, en todo el planeta decreció el número de días con huracanes, excepto en un lugar, el Atlántico norte. Parece pues que existe una correlación que se podría definir así: en los lugares con más huracanes, éstos son menos intensos y viceversa. En concreto, el número de días con huracanes ha decrecido. En el este del Pacífico la media era de 19 huracanes y 150 días con tormentas al año a mediados de los ochenta, mientras que en el presente ha bajado a 15 huracanes y 100 días tormentosos. En el oeste del Pacífico, donde la temperatura en la superficie del mar ha crecido todos los años, los datos son más llamativos. Esta zona alcanzó su máximo número de días con huracanes en los noventa. Desde 1995 y hasta 2003, la cifra ha bajado un 40 por ciento. En cambio, durante la temporada de huracanes de 2004 en el Atlántico norte se registraron 14 tormentas tropicales, de las que nueve alcanzaron la intensidad de huracán. El análisis de sus características muestra un incremento en su frecuencia desde 1995. Recientemente, los científicos apuntaron la relación entre el aumento en la frecuencia e intensidad de los huracanes con la subida en la temperatura de la superficie de los mares. La clave de lo que está sucediendo podría ser pues el cambio climático. Los más perjudicados por la inactividad de las naves americanas están siendo los europeos, que siguen sin tener su propio módulo en la ISS constató Kreidenko. Según su opinión, la utilización de nuestras naves es una solución provisional y, si EE. UU. planea jubilar sus transbordadores, ha llegado el momento de acometer la construcción de una nueva nave El anuncio del inicio de la construcción lo hizo ayer en rueda de prensa Anatoli Pérminov, director de Roskosmos. Se tratará de una nave tripulada de utilización múltiple dijo Pérminov. Kreidenko, por su parte, declaró que el proyecto Klipper está abierto a quien lo desee. Tras el accidente del Columbia los vuelos para el envío a la ISS de tripulaciones de relevo han sido posibles gracias a las Soyuz El transporte de víveres, oxígeno, combustible y aparatos de investigación corrió a cargo de las Progress La reanudación de los vuelos de los shuttle debería haber posibilitado la puesta en órbita del módulo europeo Columbus Sin embargo, la reaparición del problema de los desprendimientos de material aislante dejó la cuestión en suspenso. Al principio se decidió que el Atlantis que debería haber partido a la ISS este año, iba a volar en marzo del que viene. Ahora, tras el desastre causado por el Katrina no será lanzado antes de octubre de 2006. Más grande que la Soyuz pero más pequeña que los shuttle Según explicó ayer Anatoli Pérminov, director de Roskosmos, la nueva nave rusa Klipper tendrá capacidad para seis tripulantes y podrá transportar una carga de media tonelada. Su interior será más confortable que el de las naves Soyuz y podrá efectuar el regreso aterrizando como un avión o dejándose caer en paracaídas aseguró. Se calcula que el primer Klipper saldrá de fábrica en 2008. EEUU prevé también contar con otra nave, antes de 2010, que sustituya a los transbordadores. Esta es la razón por la que Rusia invita a la NASA a realizar el proyecto Klipper independientemente de que EE. UU. decida construir su nave. El portavoz de Roskosmos propone además que participe la Agencia Espacial Europea (ESA) de la que es parte España. A la espera del nuevo aparato, otra fórmula que Roskosmos sugiere a la NASA es la compra de naves Soyuz algo que choca con la legislación de EE. UU. Lo que sí está en proyecto es lanzar cápsulas rusas desde la base que la ESA tiene instalada en Kurú (Guayana Francesa)