Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional VIERNES 16 9 2005 ABC Zapatero trabaja con la expectativa del fin de ETA aunque el proceso sea largo, difícil y duro El jefe del Ejecutivo cree que su plan cuenta con el apoyo de la inmensa mayoría de los españoles Gobierno vasco la negativa a terminar con la dispersión de los presos terroristas y a transferir las competencias penitenciarias LUIS AYLLÓN. ENVIADO ESPECIAL NUEVA YORK. José Luis Rodríguez Zapatero reconoció ayer desde Nueva York, de manera implícita, que su Gobierno está trabajando con la expectativa de que ETA pueda poner fin a la actividad terrorista, aunque pidió prudencia y advirtió de que el proceso no será rápido ni fácil. En una rueda de prensa, al concluir su participación en las sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, el jefe del Ejecutivo respondió a una pregunta sobre recientes manifestaciones del fiscal general del Estado, Cándido Conde- Pumpido, y del secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, en el sentido de que ETA podría estar ante un próximo final. Zapatero comenzó señalando que el deseo amplísimamente mayoritario y el gran objetivo de la sociedad española es ver el fin de la banda, pero indicó que, a tenor de la historia vivida, ese proceso será largo, difícil y duro Expresamente, señaló que el Gobierno está trabajando para que se cumpla el deseo de la sociedad española aunque precisó que ante las posibles expectativas que hay es necesario ser muy prudentes Asimismo, transmitió su convicción de que el Ejecutivo cuenta en ese proceso con el apoyo de la inmensa mayoría de los españoles y espera tener también el respaldo de todas las fuerzas políticas. Si se produce esa eventualidad- -subrayó- -actuaremos pensando en el interés general, en los principios democráticos y desde, por y para el Estado de Derecho b Gallizo traslada al ró que el Ejecutivo mantendrá la dispersión para proteger a la sociedad y que con esa política se favorece el control de estas personas y se evita que sigan manteniendo su actividad delictiva Gallizo explicó que en el último año se ha extendido esa política a otras bandas armadas y a sus presos condenados por delitos de terrorismo de origen islamista y precisó que la estrategia de su Dirección General no es de alejamiento de ningún interno de su lugar de origen; pero sí de dispersión en todos los centros del Estado español Azkarraga defendió la conveniencia de relajar el régimen penitenciario de los terroristas de ETA encarcelados para humanizar el conflicto También invitó a los jueces a tener en cuenta el momento político que estamos viviendo y actuar en consecuencia Puso después el ejemplo del dirigente de LAB, Rafael Díez Usabiaga, para insistir en que algunas actuaciones judiciales no benefician el proceso de diálogo que tenemos que abrir definitivamente Sobre el asunto del reagrupamiento de presos, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, propuso que se aplique, pero cuando los etarras dejen de celebrar los asesinatos en las cárceles como suelen hacer. Rodríguez Zapatero en la asamblea general de la ONU La AVT recurre la libertad de Usabiaga porque el auto del juez vincula a la banda con LAB N. VILLANUEVA MADRID. La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) pidió ayer al juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande- Marlaska que envíe a prisión al secretario general del LAB, Rafael Díez Usabiaga, al considerar que en el auto en el que este magistrado decretó su libertad el pasado lunes se establece una correlación directa entre ETA y LAB En su resolución, el juez Central de Instrucción número 5 afirmaba que la acusación contra Usabiaga, imputado por integración en banda armada, se sustenta en las conversaciones que éste mantuvo el pasado mes de febrero con uno de los promotores de la plataforma electoral Aukera Guztiak- -candidatura anulada por el Tribunal Supremo- -sobre la necesidad de presentar una lista alternativa a la Exigencias del PNV Al mismo tiempo que Zapatero reiteraba su esperanza en que ETA deje la violencia la directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, insistía en negar que el Gobierno prepare el agrupamiento de los presos terroristas en cárceles del País Vasco como reclaman el brazo político de la banda y el PNV. Después de entrevistarse con el consejero de Justicia del Gobierno vasco, Joseba Azkarraga, que le planteó la exigencia nacionalista de hacerse con las competencias en política penitenciaria además del acercamiento de los terroristas encarcelados, Gallizo reite- ilegalizada Batasuna a las elecciones al Parlamento vasco del pasado 17 de abril. Sin embargo, Grande- Marlaska consideró que el contenido de dichas conversaciones, no suficientemente explícitas no ha podido ser corroborado por otros medios de investigación y ante la debilidad de los indicios que había contra él decidió dejarle en libertad sin acordar ningún tipo de medida cautelar, algo que, por otra parte, tampoco solicitó el fiscal. En su recurso de reforma, la AVT discrepa de la opinión del juez y recuerda que en la conversación intervenida, Usabiaga habla de estrategias, de listas blancas, de cómo lo van a hacer para que él sea el único partícipe de esta estrategia o de expresiones como tirar de la cuerda A jui- cio de la acusación, esta conversación sólo puede tener un sentido: precisamente la promoción de esa lista blanca que fue posteriormente anulada por su relación con ETA. El escrito añade que si bien Díez Usabiaga no aparece públicamente como organizador o promotor, de las conversaciones sí se interfiere una participación directa en la conformación de esa plataforma electoral. Eludir la acción de la Justicia Es cierto que la prisión es una medida excepcional, pero no es menos cierto que los delitos imputados son de extrema gravedad, con penas de importancia en caso de una posible condena señala la AVT, que argumenta, además, que el arraigo o su cargo sindical no nos parecen motivación suficiente para justificar no ya solamente el mantenimiento de su libertad sino cualquier medida cautelar. En este sentido, el recurso recuerda que hay muchos ejemplos de parlamentarios que, al igual que Usabiaga, quedaron en libertad sin ninguna obligación y eludieron en su momento la acción de la Justicia.