Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16 9 2005 Opinión 5 MEDITACIONES LA PELA A LGUNOS hasta han firmado manifiestos a favor, porque el clima dominante obliga, pero la camisa no les llega al cuerpo. En el texto de marras hay un artículo que los puede poner de patitas en la calle. Sotto voce tienden puentes con PSOE y PP para que vean si pueden cargarse el articulito en cuestión o, en su defecto, arramblen con el tinglado entero y descarrilen el proceso. El clamor artificialmente alimentado se ha convertido en una demanda oficial de la que no se atreven a salirse por miedo a quedar señalados. Pero la realidad es cruda: se van a quedar en manos de los camisas grises Y hasta ahí podíamos llegar: los dineros a merced de una panda de descamisados. El lunes, en la cita del morbo, negro edificio de cristal, van a prodigarle al invitado sonrisas más que corteses. La pela es la pela. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR LO SIENTO, LÓPEZ GENIOS DE HAROLD BLOOM Anagrama Barcelona, 2005 994 páginas 27,50 euros Vuelve el yo Definitivamente Harold Bloom se afirma como una poderosa individualidad crítica. ¿Por qué? Porque es un resistente. En este libro último lo muestra: en la época de la crisis del sujeto, cuando la moda de los estudios culturales reduce todo a lenguajes y discursos dominantes, sale Bloom con esta vieja cuestión, que ya habíapreocupado a Platón y a Horacio (aunque Bloom prefiera arrancar de Emerson) ¿dónde radica el genio? Y la respuesta es la reivindicación de la personalidad individual, del ego, del artista, escritor, filósofo o científico. Pregunta a cien de ellos, buscando en su biografía y en su obra. Quizá la mezcla de su gesto con la Cábala judía, que nutre la estructura del libro, suponga perplejidad para casi todos y quizá puedan señalársele otra vez ausencias notables en este nuevo canon de cien sujetos universales. Pero eso ahora es lo de menos. Importa más encontrarse con su titánica lucha contra la corriente, exhibiendo dos atributos intelectuales que deberían ponerse de moda otra vez: su memoria y una capacidad de lectura portentosa. Ingenium ars, y en el quicio de la vieja cuestión redivida un viejo profesor indagando en la aventura de los siglos aquellos que han sido capaces de decir alto y fuerte: yo. JOSÉ MARÍA POZUELO YVANCOS O soy muy buen remero, lo reconozco. Creo llevar bien el ritmo y todo eso, pero siempre acabo descolocando el remo delantero o trasero a cuentas de ir más lento o más rápido que los demás. No suelen llamarme, la verdad, para las competiciones del Guadalquivir y los del Club Labradores miran hacia otra parte cuando pido pista. Por eso me siento incapaz de hacer feliz a Pachi López cuando pide que rememos todos los medios de comunicación en la misma dirección, la adecuada. Además, me asaltan, de repente, varias incógnitas: ¿en qué dirección? ¿cuál es la dirección adecuada? ¿quién la marca? Si remar en la misma dirección quiere decir mirar hacia otra parte y no querer percatarse de que Díez Usabiaga, el matón de LAB, ha pasado de ser el representante de ETA en CARLOS la tierra a un hombre de la izquierHERRERA da abertzale que tiene mucho que decir en un escenario de normalización yo no remo. Si remar quiere decir que la gestión de las cárceles vascas la lleve directamente el poca vergüenza de Azcárraga y que, con los presos acercados, acaben éstos tomando pinchos en la Parte Vieja de San Sebastián, yo no remo. Si remar quiere decir elaborar un plan para que los reclusos etarras puedan obtener beneficios totales de cara a su reinserción en un Estado claudicante, yo no remo. Si remar quiere decir conceder a ETA un papel político protagonista y brindarle la iniciativa gracias a que los dos grandes partidos, PP y PSOE, no van juntos en este asunto, yo no remo. Si remar quiere decir liquidar el Pacto por las Libertades, artífice de todo lo bueno que ha ocurrido en los tres últimos años, yo no remo. Si remar quiere decir guardar silencio y abandonar cualquier tipo de crítica frente a los caminos tortuosos del gobierno de turno, yo no remo. Si remar quiere N decir cambiar la denominación habitual de los escenarios que nos han sido comunes por otra que ampare una cierta dulcificación de las cosas cara a preparar a la sociedad para un futuro y vergonzante acuerdo, yo no remo. Si remar quiere decir considerar que los jueces- -como afirmó el estupefaciente portavoz de Jueces para la Demagogia -deben adaptar sus condenas a la sensibilidad política coyuntural que ha desatado un gobierno ambicioso, yo no remo. Si remar quiere decir perdonarle a Usabiaga y a Otegui todos los desplantes a la decencia y todas las jactancias y chulerías sobre muertos y torturados, yo no remo. Si remar quiere decir tragar con que ETA no haya declarado previamente ningún abandono de las armas- -aunque insistan en que no ha matado durante dos años -y, en cambio, sea aceptada en una discreta mesa de negociación, yo no remo. Si remar quiere decir que las petardas éstas de las Tierras Vascas se paseen por el Parlamento Vasco con la llave de la gobernación y con la pretensión indecente de presidir la Comisión de Derechos Humanos que ya presidió el asesino Ternera con la aquiescencia del PNV, yo no remo. Si remar es dejar de considerar a las víctimas como sujeto activo de este proceso espeso e incierto sobre el que cada día se van acumulando más y más sospechas, yo no remo. Si remar quiere decir hacernos a la idea de que, a la larga o la corta, asesinos como Chouzas Gaddafi se saldrán con la suya y obtendrán el beneficio supremo de la libertad como pago doloroso pero inevitable al cese de las acciones terroristas, yo no remo. Lo siento, López, le agradezco el ofrecimiento, pero yo no remo. Otros, los que mantuvieron siempre posiciones tibias o pontoneras estarán encantados en hacerlo. La grandeza de este oficio, ya ve, consiste en que podamos, desde nuestros observatorios, denunciar a los malos patrones de traineras. No pretenda que renuncie a ello. www. carlosherrera. com