Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 9 2005 Madrid 37 Recibe cinco puñaladas en una reyerta entre bandas de suramericanos EFE MADRID. Un joven ecuatoriano resultó herido anoche tras recibir cinco puñaladas en una reyerta entre unos treinta jóvenes de origen suramericano. Otros doce individuos fueron detenidos, según informa la Policía Nacional. El herido, Danni Paul M. A, sin antecedentes penales y nacido en Ecuador en 1983, fue trasladado al Hospital Gregorio Marañón con dos puñaladas en el costado, otras dos en el hombro derecho y otra en el hombro izquierdo, así como con diversas contusiones en la cabeza producidas con un palo. La reyerta entre las dos bandas, al parecer una de estas compuesta por Ñetas y en su mayoría con la cara cubierta, tuvo lugar sobre las diez de la noche en un parque cercano al número 101 de la calle Doctor Esquerdo. La Policía, tras tomar testimonio a varios amigos del herido, que han reconocido a tres jóvenes como autores de la agresión, trasladó a la comisaria de Retiro a doce individuos para tomarles declaración. MADRID AL DÍA SIGFRIDO IGNACIO RUIZ QUINTANO Accidente laboral Muere un obrero en una nave industrial de Getafe EFE. Un colombiano de 27 años perdió la vida al precipitarse desde una altura de cinco metros cuando trabajaba en el desmantelamiento de una nave industrial, en el polígono de Los Ángeles. Los facultativos del Summa no pudieron hacer nada para salvar la vida de la víctima. Arquitectura Las Escuelas Pías tendrán hoy un proyecto EFE. El ganador del concurso que rehabilitará los terrenos que eran ocupados por el centro escolar hace dieciséis años se hará público hoy a la una de la tarde después de que el jurado valorase las presentaciones de los seis candidatos inspirados en la verticalidad, ritmo, o interiores diáfanos basados en la luz natural y la armonía visual. Víctimas Homenaje a las víctimas del 11- M en Vallecas EFE. El próximo sábado tendrá lugar un homenaje en honor a las víctimas que perdieron la vida en el brutal atentado que sufrió la capital el 11- M. El acto tendrá lugar en El Pozo del Tío Raimundo, que celebra sus fiestas populares. lo mejor hoy había que hablar de Región, pero a Región volveremos mañana, que es una cosa que suena como a Benet, aquel ogro del Viso que no consentía que se bebieran sus birras a sus espaldas. Hoy, sin embargo, antes que Región, está Sigfrido, flamante desaparecido del mundo municipal. Sin Sigfrido no hay dragón, sin dragón no hay doncella y sin doncella no hay... ¿Qué es lo que no hay cuando falta una doncella? Sigfrido se ha ido y nadie sabe cómo ha sido. Nos deja los parquímetros. Cada vez que uno introduzca la moneda en uno de esos cepillos fálicos que jalonan las aceras de la capital se acordará de Sigfrido. Fue el hombre que quiso hacer el borde de Medel sin Medel, que es como hacer la tortilla sin huevos, algo que no está al alcance ni siquiera de Adriá. Suyos fueron los ojos de gato y los bálanos embravecidos bolardos abatibles en sana literatura municipal- -para encauzar el carril- bus, y no sé yo si a última hora tendría que ver con esas aletas de tiburón que parecen estar hechas de la misma materia que los tropezones que los chinos echan a la sopa de aleta de tiburón. En cualquier caso, el escotillón del ostracismo político- el ostracismo es la única forma de ser libre que hoy nos queda- se ha llevado a Sigfrido del Ayuntamiento y quién sabe si también de los toros, donde Sigfrido siempre ha sido todo un señor, tan fiel en todo a la tradición que se va sin tolerar que entren en su palco las gambas, a lo Lamela. (Lamela- -el dueño de Pombo, no el susto del doctor Montes- -odiaba las gambas: para él, dice Ruano, representaban el modernismo, lo tránsfuga y lo pueril, el bar todo lo que no era Pombo. Yo creo que Sigfrido era demasiado señor y demasiado mayor para andar por las noches de Madrid de concejal que pone los ojos de gato ¿Qué es la vejez? Falta de curiosidad contestó el Azorín del paraguas amarillo. Al cambiar el Ayuntamiento por la Arquitectura, Sigfrido cambia los ojos de gato por el triángulo y el compás, y con esto nadie le llama masón. ¿Qué masón abandonaría porque sí una vida municipal como la madrileña, con sus columnitas de alabastro y sus candelabros de tintineantes almendras? La calle, con Sigfrido, gana a un grande señor. A