Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional LX ASAMBLEA GENERAL DE NACIONES UNIDAS JUEVES 15 9 2005 ABC Las ONG critican a la ONU por su falta de ambición M. G. NACIONES UNIDAS. La flor y nata de las Organizaciones No gubernamentales (ONG) han manifestado su decepción sobre el texto de compromiso alcanzado en torno a la reforma de la ONU y el desarrollo en el mundo, por considerarlo poco ambicioso y falto de concreción. Las críticas parten tanto de las ONG dedicadas a la defensa de los derechos humanos, como de otras cuyo fin es impulsar el desarrollo económico y social en el Tercer Mundo, e incluso de las que se afanan en la protección del medio ambiente. Todas coincidían ayer en que los egoísmos nacionales y la miopía política de los principales gobiernos han prevalecido sobre el interés general de la comunidad internacional. Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional deploraban las numerosas cuestiones que han quedado en suspenso en la declaración final de la cumbre, principalmente en torno al Consejo de los Derechos Humanos, que debe relevar a la muy desacreditada Comisión de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra. HRW destacaba en una nota pública que esta cita en Naciones Unidas constituye una gran ocasión perdida, no sólo para los derechos del hombre, sino también para el proceso de reforma de la propia ONU Amnistía Internacional, por su parte, estimaba en un comunicado que el compromiso alcanzado en la Asamblea ni siquiera permite definir un mínimo de elementos esenciales para la constitución de una instancia encargada de defender los derechos humanos, más eficaz y dotada de mayor autoridad Lula, Zapatero, De Villepin y Lagos, ayer en la Comisión de Desarrollo en la sede de Naciones Unidas en Nueva York REUTERS España se desmarca de la iniciativa del Quinteto Contra el Hambre Zapatero rechaza gravar los billetes de avión como ayuda al desarrollo Bush agradece al Rey y a Zapatero la ayuda española enviada tras el paso del huracán Katrina pero apenas conversa con el presidente del Gobierno LUIS AYLLÓN. ENVIADO ESPECIAL NACIONES UNIDAS. El Gobierno español se desmarcó ayer de la primera iniciativa de envergadura adoptada por el llamado Quinteto contra el Hambre, al que se sumó José Luis Rodríguez Zapatero, con entusiasmo, nada más llegar a La Moncloa: la imposición de un gravamen a los billetes de avión para financiar la lucha contra la pobreza en el mundo. El Quinteto contra el Hambre elaboró y presentó ayer en el marco de la Asamblea General de la ONU una declaración, dedicada casi en su mayor parte a anunciar la adopción de un proyecto piloto por el que se establecería una contribución solidaria a través de los pasajes de avión. En ese texto se subraya que la iniciativa ha sido apoyada por cuatro de los cinco países que, junto con la ONU, forman el mencionado Quinteto contra el Hambre: Alemab George W. Responsable, EE. UU. Otras ONG presentes en Nueva York expresaron su decepción durante una rueda de prensa en la sede de Naciones Unidas. Es otra ocasión perdida dijo John Burroughs, director del comité de juristas sobre política nuclear, quien además señaló que la parte del león en las reponsabilidades políticas le corresponde a los Estados Unidos Para Nicola Reindorp, de la organización humanitaria Oxfam, no hay nada nuevo en este texto, sólo una absoluta falta de ambición Por su parte, Gordon Shepherd, de la organización de defensa del medio ambiente WWF, lamentó que el documento consensuado no establezca ningún nexo entre desarrollo y medio ambiente ni aluda al respeto a los recursos naturales nia, Brasil, Chile y Francia, algunos de los cuales ya han puesto en marcha esta medida. España, el quinto de los miembros, no está de acuerdo con esa propuesta. Fuentes gubernamentales explicaron que en el Ministerio de Economía no se considera que la forma de financiar el desarrollo sea subir impuestos o crear otros nuevos. La fuerte incidencia sobre el turismo retrae al Ejecutivo de adoptar esa medida. Con lo que sí se mostró Zapatero de acuerdo ayer es con la referencia a la importancia de dedicar atención a las remesas, es decir al dinero que envían los emigrantes a sus lugares de origen, a la hora de luchar contra el hambre. De hecho, en su intervención en la reunión de alto nivel sobre Financiación al Desarrollo, señaló que esas remesas han sobrepasado actualmente los 100.000 millones de dólares anuales, y recordó que son la segunda fuente más importante de capital para los países en desarrollo, por encima de la ayuda oficial que prestan otras naciones. El presidente apostó por reducir los costes de envío para que no se quede tanto dinero en el camino y también por facilitar el acceso a microcréditos de las familias que reciban esas remesas. Za- patero reiteró su compromiso de que España, al término de la presente legislatura en 2008, aporte ya el 0,5 por ciento de su PIB a programas de ayuda oficial al desarrollo, y a que ese porcentaje sea del 0,7 por ciento en 2012, tres años antes del año 2015, que es el objetivo establecido en la Iniciativa contra el Hambre y la Pobreza, a la que Zapatero se adhirió recién llegado al Gobierno. Asimismo, anunció que España aportará 240 millones de dólares. El saludo de Bush El presidente George W. Bush agradeció en la noche del martes a Su Majestad el Rey y al presidente del Gobierno la ayuda prestada por España para tratar de paliar las consecuencias del huracán Katrina Don Juan Carlos y Doña Sofía, acompañados por Zapatero y su esposa, acudieron a la recepción ofrecida por Bush en el hotel Waldorf Astoria a los mandatarios de los países participantes en la 60 sesión de la Asamblea General de la ONU. Dado que Bush tenía que recibir a unos 170 líderes de todo el mundo, el saludo a la llegada de cada uno de ellos tenía que ser necesariamente muy corto. Ese fue el tiempo que aprovechó Bush para expresar al Rey un agradecimiento que ya había transmitido días atrás el embajador estadounidense en Madrid. Junto al Rey se encontraba Zapatero, quien no tuvo más oportunidad de hablar con el presidente estadounidense, a pesar de que su ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, había confiado en que la cita del Waldorf Astoria hubiera propiciado un intercambio de puntos de vista