Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 JUEVES 15 9 2005 ABC Internacional CLAVES PARA UN ACUERDO DE MÍNIMOS Derechos Humanos Para fortalecer la Comisión de Derechos Humanos se aprueba convertirla en un Consejo de Derechos Humanos, pero la ex comisionada Mary Robinson asegura que la reforma se limita a un cambio de nombre. La Asamblea General tiene ahora la misión de dotarlo de contenido. Consejo de Seguridad La reforma del Consejo queda aparcada ante la falta de acuerdo. El documento exhorta a que se continúe el proceso destinado a hacerlo más representativo, eficiente y transparente, sin establecer plazo. Ninguno de los cinco países con asiento permanente y derecho a veto estaba dispuesto a renunciar. Intervención armada El gran logro de este documento ha sido establecer la responsabilidad de la ONU en proteger a los pueblos del mundo contra genocidios, crímenes de guerra o limpiezas éticnicas con los medios apropiados y necesarios lo que puede incluir el uso de la fuerza según lo desarrolle la Asamblea General. Ayuda al desarrollo La lucha por conseguir que los países desarrollados contribuyan con un 0,7 de su Producto Interior Bruto sale debilitada en comparación con los acuerdos de Monterrey de 2002. Se da la bienvenida a los fondos adicionales que propiciarán aquellos que han prometido donar el 0,5 de su PIB para el año 2015. Bush: Contra el terrorismo no bastan las armas, hay que vencer la batalla de las ideas Annan advierte en Naciones Unidas de que ni el más poderoso puede tener éxito en solitario b La firma de un documento des- cafeinado para salvar la cara condena el ambicioso plan de reformas de Naciones Unidas en el 60 aniversario de su creación MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NACIONES UNIDAS. Hubo ayer un cierto aire de humildad en la quinta aparición del presidente George W. Bush en la Asamblea General de la ONU, que este año celebra su 60 encuentro. El cambio venía forzado por la sangre de muchos inocentes. Los muertos del día en Irak sumaban ayer más de 170, y la cuenta fúnebre que ha abierto el huracán Katrina en su propio país se acercaba ya a los 700. Circunstancias que el secretario general de la ONU, Kofi Annan, no quiso dejar pasar al inaugurar esta cumbre mundial, en la que recordó que tanto si el reto es extender la paz, construir una nación, democratizar o responder a una catástrofe natural, hemos visto que ni el más fuerte de entre nosotros puede tener éxito en solitario Era una llamada de atención sobre una lección de unidad internacional cuyo aprendizaje estuvo a punto de acabar con el organismo creado tras la II Guerra Mundial para gobernar la paz del mundo. Bush pisó por primera vez el púlpito de la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2001 con un grito de guerra contra Irak, convencido entonces de que sólo podría llevar la democracia a ese país por la fuerza. El fracaso de aquella invasión, que ha dejado más de 100.000 muertos y alimentado la causa del terrorismo islámico, le ha proporcionado esta visión, que ayer expresó ante 150 mandatarios: Sabemos que no ganaremos esta guerra sólo por la fuerza, sino que debemos derrotar a los terroristas también en la batalla de las ideas Admitido que las ideas y el diálogo cuentan, Bush sin embargo trufó el término idea de aires marciales al precisar que hay que vencer esa batalla Beligerancia también en el empeño de convencer sobre la validez de las ideologías. El hombre que antes no quería ni escuchar hablar de las causas profundas del terrorismo por considerar que eran burdos intentos de justificarlo, se comprometió por fin a combatir el caldo de cultivo en el que florecen los terroristas con una guerra a la pobreza, sin que ello elimine su premisa de enfrentarse a los enemigos por la fuerza cada vez que sea necesario. Debemos defender y extender una visión de dignidad humana, de oportunidad y de prosperidad para que resulte una visión más fuerte que el atractivo de la oscuridad, el resentimiento y el asesinato exhortó. Una convicción en la que, paradójicamente, coincidía con su homólogo brasileño. Tenemos que evitar que el terror se alimente de la desesperanza pedía Luiz Inácio Lula Da Silva en ese mismo estrado horas después. Tras la inauguración de la sesión por el secretario general de la ONU, Bush había estrenado el turno de intervenciones, como corresponde al país anfitrión, con palabras de agradecimiento a la comunidad internacional por la ayuda prestada a su país para paliar la catástrofe del Katrina Vuestra respuesta, como la que dísteis al tsunami del año pasado, nos ha demostrado que el mundo es más compasivo y esperanzador cuando actua- mos juntos. Esta verdad es la que inspiró a las Naciones Unidas dijo. En esta línea de diálogo y de multilateralismo Bush descubrió tener muchos puntos en común con países a los que antes se había enfrentado, como Francia, demonizada en EE. UU. por su oposición a la guerra de Irak. El primer ministro galo, Dominique de Villepin, pidió más unidad que nunca para combatir la decepción y la violencia en el mundo. Su receta es actuar con decisión y legitimidad contra todo lo que alimenta el terrorismo: las desigualdades, la persistencia de la violencia, las injusticias y los conflictos, la falta de comprensión entre culturas enumeró en nombre del presidente George W. Bush se dirige ayer al pleno de la Asamblea General