Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 9 2005 Nacional 19 El TS anula una condena por la muerte de un albañil porque no tenía contrato Señala que al tratarse de una relación ajena a la laboral no había obligaciones b La sentencia recurrida daba por El director de la DGT admite que en España el auxilio en carretera es lento y desigual ABC MADRID. El director general de Tráfico, Pere Navarro, reconoció ayer que en España la atención sanitaria y la respuesta de los servicios de emergencia en caso de accidente es más lenta que en otros países de nuestro entorno, y presenta notables desigualdades entre las diferentes Comunidades Autónomas. Navarro hizo estas declaraciones durante la inauguración de la Primera Jornada de Actuaciones de Rescate en Accidentes de Tráfico, donde anunció que su departamento está elaborando un estudio para determinar los tiempos de respuesta de auxilio de las diferentes Comunidades, ya que ha constatado que son manifiestamente desiguales y superiores a las que se dan en otros países europeos. El objetivo final del estudio es buscar vías de actuación más eficaces ante las situaciones de urgencia ya que, según destacó el máximo responsable de la DGT, los minutos inmediatamente posteriores a los siniestros son importantísimos para salvar vidas y mejorar el pronóstico de los heridos. Pere Navarro señaló la importancia de potenciar el uso de un único teléfono de emergencias- -el 112- -para conseguir el gran reto que es la coordinación en el auxilio Navarro anunció además que la DGT se está planteando retirar los postes de SOS de las carreteras ya que cada año se utilizan menos porque la gente lleva móviles Los hechos, paso a paso El 18 de mayo de 1999, Domingo León Torres, quien realizaba unas obras de albañilería en el piso de T. G. B. fallecía tras precipitarse a la calle desde lo alto de un edificio. La Audiencia Provincial de Jaén confirma en 2001 la condena que el juzgado de lo Penal número 2 de Jaén impuso a T. G. B. por un delito de homicidio imprudente. Ambas resoluciones dieron por hecho la inexistencia de un contrato entre las partes, pero se basaron en una sentencia de un juzgado de lo Social de Jaén que señalaba que, aunque el albañil trabajaba por cuenta ajena, dependía de T. G. B. y que éste tenía la obligación de facilitar al obrero todas las medidas de seguridad necesarias. El 2 de julio de 2002, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía califica la relación entre T. G. B. y el fallecido como ajena a la laboral Esta sentencia cambia el rumbo de los acontecimientos. El Tribunal Supremo considera que al no existir relación contractual entre ambos, T. G. B. no era empleador, por lo que no tenía obligaciones que afectaran a la seguridad del fallecido. tivó que el 18 de mayo de 1999 se precipitara desde una ventana del edificio y falleciera como consecuencia del impacto. Los magistrados entendieron que dicha caída se produjo porque León Torres carecía de casco, cinturón o cualquier otra medida de seguridad que habría evitado el desenlace. Las dos sentencias citadas (la conde- hecho que no había contrato y que el obrero trabajaba por cuenta ajena, pero añadía que su seguridad dependía del empleador N. VILLANUEVA MADRID. El Tribunal Supremo ha anulado la condena impuesta a un hombre por la muerte de un albañil que realizaba unas obras en su vivienda, al entender que sin una relación contractual por medio el propietario del piso no incumplió ninguna obligación en orden a la seguridad de los trabajadores De esta forma, la Sala de lo Penal del alto Tribunal estima el recurso de revisión que interpuso el condenado contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Jaén que confirmó la pena de un año de prisión por un delito de homicidio imprudente y el pago de una indemnización de 31 millones de pesetas a la viuda e hijas del fallecido. Tanto la sentencia de primera instancia- -del Juzgado de Instrucción número 2 de Jaén- -como la de apelación- -la de la Audiencia Provincial de Jaén- -consideraron probado que T. G. B. contrató a Domingo León Torres (el obrero fallecido) quebrantando las más elementales normas del derecho laboral, no dando de alta al citado trabajador ni suscribiendo ninguno de los contratos previstos en el Estatuto de los Trabajadores Además, argumentaban que al albañil no se le proporcionó ninguna medida de seguridad, lo que mo- natoria y la confirmatoria en apelación) dieron por hecho la inexistencia de un contrato laboral entre ambas partes, pero tuvieron como base esencial de su resolución una sentencia que con carácter previo había dictado el Juzgado de lo Social número 3 de Jaén. En esa resolución se consideraba acreditado que el albañil fallecido prestaba sus servicios por cuenta ajena, aunque dependiente de T. G. B. En función de esa relación de dependencia, el empleador tenía la obligación de facilitar- -al obrero- -todas las medidas de seguridad previstas en el ordenamiento jurídico y a comprobar que el empleado las dispuso en el desempeño de su trabajo. Ahora bien, el Tribunal Supremo señala que desde la última sentencia condenatoria se ha producido un nuevo hecho acreditativo de la inocencia del recurrente Se trata de una sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (de fecha 2 de julio de 2002) que califica la relación entre el condenado y el fallecido de ajena a la laboral No estaba obligado Si el contenido de la conducta imprudente consiste en el incumplimiento de sus obligaciones como empleador en orden a la seguridad de los trabajadores- -señala el Tribunal Supremo- la inexistencia de esa condición se convierte en relevante, pues de no concurrir no existiría la obligación cuyo incumplimiento fue determinante para la muerte del obrero, es decir, la de adoptar medidas de seguridad.