Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LA POLÉMICA TERRITORIAL ARAGÓN JUEVES 15 9 2005 ABC El PSOE valenciano tacha de despropósito la idea de blindar el Ebro y Narbona, de inconstitucional El Gobierno recuerda a Iglesias que tiene las competencias exclusivas sobre cuencas de más de una autonomía b El presidente aragonés justifica Distribución hidrográfica en España Cuencas hidrográficas 1 1 Galicia (Cuencas internas) o Rí 2 Norte I (Galicia) 3 Norte II (Asturias y Cantabria) 4 Norte III (Guipúzcoa- Vizcaya) 5 Ebro 6 Cataluña (Cuencas internas) 7 Júcar 8 Segura 9 Sur 10 Guadalquivir 11 Guadiana 12 Tajo 13 Duero Mi ño la iniciativa en que el Estatuto de Cataluña se arroga atribuciones sobre el Ebro y el valenciano, sobre aguas de cuencas ajenas ROBERTO PÉREZ MANUEL CONEJOS ZARAGOZA VALENCIA. El presidente aragonés, el socialista Marcelino Iglesias, consiguió en cinco minutos lo que el PP no logró en seis años: cuestionar sus tesis antitrasvase. Con su idea de blindar las aguas del Ebro a través del nuevo Estatuto de Autonomía de Aragón, Iglesias recibió ayer críticas desde todos los frentes, incluido su partido. La ministra Narbona fue tajante al afirmar que tal propuesta no tiene encaje jurídico. Y los socialistas valencianos, tradicionales aliados de Iglesias en su oposición al trasvase del Ebro que proyectó el PP, reaccionaron con virulencia al afirmar, en boca de su líder, Ignasi Pla, que la propuesta del presidente aragonés era un auténtico despropósito Pla, el mismo que se hizo la amigable foto en el Delta del Ebro junto a Iglesias y Maragall tras derogarse el trasvase, afirmó que si Iglesias y el PSOE piensan blindar allí el Ebro para atribuirse su propiedad, es un auténtico despropósito que no podemos compartir Pla hizo estas declaraciones teniendo en cuenta el altísimo coste electoral que la política hídrica de Narbona le está causando. La ministra de Medio Ambiente fue también rotunda al afirmar que la gestión de las aguas del Ebro, como las del resto de cuencas hidrológicas, es competencia última del Gobierno y, por tanto, no caben condicionantes impuestos por los Estatutos, que no pueden cuestionar lo que es el marco constitucional de la gestión del agua 2 3 4 5 ro Río Due 13 Rí o Eb o 6 r 12 o T aj o Rí an a í o Juc R R R a a a i r r r R ío Gu a d 7 ío Se g 11 oG lqui v i r da ua R 8 9 u ra Rí 10 CG. SIMÓN GODOY Contra el principio de la unidad de cuenca MADRID. El Ebro nace en Fontibre, provincia de Santander... Esta clásica lección de geografía sirve para tumbar la propuesta inicial de Marcelino Iglesias de blindar el Ebro a su paso por Aragón. Claro, que la evidencia geográfica se ve reforzada por el artículo 149 de la Constitución, que entre otras competencias exclusivas del Estado señala la de la legislación y organización de recursos hidráulicos cuando las aguas discurran por más de una Comunidad Esta máxima constitucional se traduce en el conocido principio de la unidad de cuenca que pretende un mejor aprovechamiento de los recursos hídricos fomentando la solidaridad regional. El principio está avalado por la Unión Europea, que en su directiva marco sobre aguas señala que en las cuencas en las que el uso del agua pueda tener efectos transfronterizos, los programas deberán coordinarse para toda la demarcación hidrográfica La Cuenca del Ebro, que incluye todos sus afluentes, implica en total a nueve comunidades y está administrada por la Confederación Hidrográfica del Ebro, encargada de controlar los aprovechamientos de interés general o que afecten a más de una Comunidad En ella participan el Estado y las nueve comunidades. El actual estatuto aragonés sólo reconoce la competencia sobre los recursos hidráulicos cuando las aguas discurran íntegramente dentro del territorio de Aragón pero con el cambio propuesto podría entrar en el terreno de lo inconstitucional. Algo similar ocurre con Cataluña, cuyo intento de ampliar sus competencias sobre el Delta del Ebro ha topado, de momento, con varios recursos de inconstitucionalidad. Caso distinto es el de las cuencas del Ter y el Llobregat, que sí son competencia exclusiva de Cataluña. Por otra parte, la Junta de Andalucía ha anunciado su intención de incluir en su Estatuto competencias sobre el Guadalquivir, en una operación que afectaría a aguas que recorren también Castilla- La Mancha, Murcia y Extremadura. Castilla y León se encuentra con un problema parecido en su intento de lograr competencias sobre el Duero, aunque en este caso las aguas las comparte con Portugal. Matiza, pero sin renunciar Iglesias matizó ayer su tesis, pero no la borró por completo. Desde el Gobierno aragonés contestaron también- -y la respuesta afecta a las propias palabras de la ministra- -que el nuevo Estatuto que propone el tripartito catalán también pretende arrogarse competencias en la gestión de las aguas del Ebro, y afirman que el proyecto de Estatuto de la Comunidad Valenciana busca incluir el derecho a disponer de aguas de otras cuencas en caso de necesidad. El Ejecutivo aragonés dice que, ante las pretensiones de sus vecinos, no quieren quedarse en inferioridad de condiciones. Así que ayer Iglesias no citó la palabra blindar que por otra parte tampoco dijo en su discurso del martes, pero que sí apareció ese día en el comunicado oficial de la Presidencia del Gobierno regional. No utilizó esta palabra, pero siguió defendiendo que el nuevo Estatuto de Aragón incluya algún tipo de fórmula jurídica por la que esta Comunidad deba ser consultada ante cualquier decisión que afecte a los caudales, y que su opinión sea de alguna forma condicionante para evitar amenazas como la del trasvase En este contexto, el vicepresidente aragonés, José Ángel Biel (PAR) advirtió que recurriremos ante el Tribunal Constitucional el Estatuto valenciano, ya que tenemos que blindar o acorazar nuestras aguas (sic) ante los nuevos intentos trasvasistas Entre tanto, el vicepresidente del Go- bierno valenciano, Víctor Campos, afirmó que pretender implantar mecanismos para blindar las aguas del Ebro es un disparate basado en la insolidaridad y que sólo busca la división de España y la confrontación con otras comunidades autónomas El PP pide soluciones El presidente aragonés del PP, Gustavo Alcalde, insiste en que lo que debe preocupar en Aragón es cómo solucionar nuestras necesidades de agua, que es algo que sigue sin resolverse, porque los embalses no avanzan y no se cumple con el compromiso de poder disponer de una reserva de 6.550 hectómetros cúbicos, tal y como establecía el Pacto del Agua que aprobaron las Cortes aragonesas en 1992 Alcalde recordó que el PP presentó una enmienda al nuevo PHN del Gobierno socialista, que no fue admitida, para que expresamente se reconociera esa reserva estratégica. Alcalde pidió a Iglesias que deje de jugar con el agua