Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 9 2005 Opinión 7 cada vez más en estas normas, que aseguran que las legislaciones nacionales no se conviertan en barreras técnicas para acceder a los mercados. Además, existe un motivo apremiante para fortalecer la capacidad operativa de la FAO: ayudar a los países miembros a cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en especial el de reducir a la mitad el número de personas hambrientas en el mundo para el año 2015. La FAO está revisando sus prioridades y se reorganizará para mejorar su capacidad de afrontar problemas mundiales de enorme trascendencia para los campesinos: cuestiones como las plagas migratorias- -la langosta del desierto, los pájaros quelea o el gusano ejército- que se desplazan sin tener en cuenta las fronteras, arrasando los cultivos que encuentran a su paso y dejando a millones de desventurados campesinos sin reservas de alimentos ni medios de subsistencia. Cada año la economía mundial pierde miles de millones de dólares debido a las enfermedades de las plantas y del ganado, muchas de las cuales se pueden prevenir a un coste relativamente bajo. LA ESPUMA DE LOS DÍAS TRABAJADORES MASACRADOS UEVA carnicería en el centro de Bagdad. Traduzcamos al lenguaje normalizado: un nuevo episodio de la lucha de la resistencia iraquí contra la ocupación militar extranjera Será por esa razón, la lucha contra el ocupante, por la que quienes han muerto en esta matanza eran trabajadores iraquíes que hacían cola en busca de un puesto de trabajo. Cómo extrañarse: todo el mundo sabe de la manifiesta disposición de trabajadores y parados de cualquier país a convertirse en cipayos de aquellas autoridades a las que el terror se propone abatir. Sobre todo sin son pobres, han sufrido una dictadura brutal durante casi treinta y cinco años, y a lo que aspiran es a un trabajo EDUARDO digno y a no ser molestaSAN MARTÍN dos por la expresión de sus preferencias políticas. Trabajadores indefensos y buscadores de empleo, actuales o futuros, eran el objetivo de las matanzas causadas en las estaciones de Santa Eugenia, El Pozo y Atocha el 11 de marzo de 2004. No se olvide. No lo olviden, sobre todo, aquellos grupos que dicen defender preferentemente los derechos de obreros como los que murieron en Madrid, y como los que son asesinados todos los días en Irak; esos grupos a quienes con demasiada frecuencia el árbol de la intervención norteamericana en Irak (bajo amparo de la ONU desde octubre de 2003, tampoco se olvide) les nubla la visión de la fronda que amenaza, no sólo a Irak, sino a cualquier democracia potencial en esa parte de mundo y a todas las democracias establecidas en el resto del planeta. A sus trabajadores, especialmente. Desde hace ya muchos meses el objetivo del terrorismo islamista que opera en Irak, en colusión con una parte de la resistencia suní y de los restos del partido de Sadam, no son los soldados extranjeros. Y no porque no puedan. De lo que se trata es de evitar a toda costa la instauración de un sistema político más o menos democrático en una parte del mundo rapiñada por monarquías absolutas, sátrapas corruptos o clérigos inquisitoriales. Y ¿a dónde mira la ONU en estas circunstancias? A su propio ombligo, como tantas veces. Ambiciosos programas de reformas y objetivos milenarios que casi nunca se cumplen... Al primer bombazo sufrido en Bagdad, los funcionarios de Naciones Unidas hicieron las maletas y sólo meses más tarde, y a regañadientes, su Consejo de Seguridad avaló formalmente la reconstrucción iraquí. La responsabilidad de la ONU en toda la crisis no atañe únicamente a su incompetencia para producir un consenso en torno a la intervención militar de 2003. Durante más de una década fue incapaz de hacer cumplir sus propias resoluciones tras la guerra del Golfo; un periodo durante el cual algunos avispados funcionarios de la organización aprovecharon para trapichear con el dinero del programa Petróleos por Alimentos, mientras Sadam se llenaba los bolsillos y los niños iraquíes morían en los hospitales por falta de medicamentos. Un ejemplo. N ÁNGEL CÓRDOBA Aunque el mundo cuenta hoy con alimentos en abundancia y el sector privado tiene capacidad para transportarlos y distribuirlos de forma eficaz, hay todavía 852 millones de personas desnutridas Las cada vez más frecuentes emergencias humanitarias demuestran la importancia de coordinar una eficaz respuesta internacional ante las sequías e inundaciones cíclicas, los huracanes o los tsunamis. Los países afectados se vuelven hacia la FAO en busca de ayuda para rehabilitar una producción agrícola que pueda volver a generar empleo e ingresos. Existe una profunda preocupación en la opinión pública ante las consecuencias catastróficas potenciales de enfermedades como la gripe aviar, que ya ha provocado la muerte de 60 personas y el sacrificio de 140 millones de pollos. La FAO también desea reformar e incrementar sus actividades de formación y fortalecimiento institucional. Para ello no utilizará sólo el apoyo habitual de los países del Norte, sino que ampliará su programa de cooperación Sur- Sur, aprovechando la gran cantidad de conocimientos en los aspectos técnicos y socio- económicos de la agricultura que existen ahora en los países en desarrollo. Los cambios nunca son fáciles, pero es esencial que la FAO continúe desarrollando su labor, dentro de un sistema reformado de Naciones Unidas y con un coste razonable, de asegurarse que la humanidad esté libre del azote del hambre. PALABRAS CRUZADAS ¿Mejorarán las relaciones con EE. UU. tras el nuevo encuentro Bush- Zapatero? LA VIDA SIGUE IGUAL UÉ más quisiera Zapatero que se enderezaran sus relaciones con Bush, que a fin de cuentas es el hombre más poderoso del mundo y siempre conviene llevarse bien con él. Pero todo indica que el presidente americano continúa en su línea de mirar al presidente español como un apestado, al que dirige una sonrisa forzada cuando se encuentran en los foros internacionales y punto. Ni un gesto más allá de lo que marca el protocolo. Y eso que el Reyha hechocuanto estaba en su mano para que hubiera algo más que saludos corteses, pero no ha habido manera. Bush no quiere saber nada de Rodríguez Zapatero. Dicen quienes han tenido oportunidad de cambiarimpresiones con Bush quele costará perdonar a Zapatero las declaraciones faPILAR mosas de Túnez cuando pidió a las nacioCERNUDA nes con tropas en Irak que fueran pensando en marcharse. Y dicen también que Bush no se fía del presidente español: comprende que retirase las tropas de Irak, pero no olvida que había advertido que previamente esperaría la resolución de la ONU que se iba a anunciar el 30 de junio, y sinembargo ordenó el regreso antes de esa fecha. Ojalá pudiéramos decir con convicción que las cosas mejoran con el transcurso del tiempo, porque todos saldríamos ganando. Pero lo que se ve es que Bush marca distancias y no tiene la menor intención de acortarlas. Más bien al contrario, hace alarde de que el presidente español no le gusta un pelo. LO QUE HA DE SER, SERÁ A sé que un saludo en una recepción multitudinaria no es cariño, sino cortesía. Máxime si las mayoresamabilidades las dedica Bush al Rey y sólo de rebote a Zapatero. Pero al presidente americano no le quedará más remedio- -como suena- -que normalizar del todo las relaciones no con España, ya normalizadas, sino con el Gobierno socialista. Que, tras iniciales e intolerables groserías de progre rancio, ahora hace cuanto puede por conquistar el duro corazón de la Casa Blanca. Nunca fui entusiasta de Bush, y creo que la defensa a ultranza que algunos sectores hacen de él, para chinchar a ZP, es nefasta. EE. UU. es muy importante para los españoles, como los españoles somos importantes, sí, para EE. UU: ahí están nuestras, sus FERNANDO bases, por donde pasan aviones que nadie JÁUREGUI pregunta a dónde van y qué llevan. Fuimos golpeados por el mismo terror que sacudió a Nueva York. Y somos la novena potencia económica del mundo, primeros inversores mundiales en Iberoamérica, zona tan interesante para Washington. España es un país que cuenta en Europa, mucho, y en el mundo, bastante. No se nos puede tratar como al colegial díscolo al que el maestro niega la palabra. Ya nos han ninguneado bastante. La Administración Bush, que acaba de recibir alguna lección de humildad, sabe que la prepotencia no puede durar siempre, so pena de convertir al amigo en forzado enemigo. Q Y ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate