Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 9 2005 Opinión 5 MEDITACIONES CRUZ Y RAYA L cruz y raya de Rajoy ha servido para que Eduardo Zaplana y Josep Piqué- -nada nuevo bajo el sol de Génova- -se vuelven a enredar. Lo de menos, palabrita del niño Jesús, es si el jefe, cuando se refirió al pasado, pusola raya antes o después del 11- M, entre otras cosas porque si Rajoy llega a adivinar la que se iba a montar por un quítame allá esa cruz, habría dicho lo que tal vez tenga pronto que decir: que ya está bien de lanzarse dentelladas dialécticas a costa de lo que dice o no dice. Pero como Rajoy no tiene precio como funambulista, prefiere hacer equilibrios. En la sede del PP había ayer opiniones para todos los gustos. Te has fijado cómo en la tele Mariano le ha echado un cable a Eduardo, menuda bofetada a Piqué Sí, sí, pero al hablar de la opa, la bofetada se la pegó a Zaplana El bulle bulle crece en intensidad y Rajoy templa gaitas, que no es mal oficio si al final Rajoyes capaz de decir cruzy raya: dejaros de gaitas MARCO AURELIO E LEER Y PENSAR PETRÓLEO: CRECE LA ALARMA LA HISTORIA DEL ORIGEN DEL HOMBRE DE CHRISTOPHER SLOAN National Geographic. RBA Barcelona, 2005 79 páginas E El hombre, la levadura y el mono Ha de ser ese 99 por ciento de genoma compartido con el chimpancé él que nos lleva a confraternizar con nuestros semejantes, quedando un uno por ciento para explicar la introspección que está en la raíz de los ensayos de Montaigne, por ejemplo y en el mejor de los casos. De igualdades que hacen inquietante lo evidente, y de discrepancias que llevan la metafísica al narcótico, habla este libro: de nuestra cada vez más conocida semejanza con el mono, así como de nuestra cada vez más sorprendente desemejanza entre nosotros mismos. Todo cuanto nos concierne coloca a la cabeza de nuestro carácter lo poco que nos atrae estarnos quietos y lo mucho que nos gusta acumular objetos. Somos una suerte de nómadas que soñamos con atestados desvanes. Y es probable que el invento del lenguaje se deba, con no poco fundamento, a la necesidad de maldecir un destino suspendido entre pintorescos disparates. Si tanta cercanía genética con el chimpancé produce irritación y zozobra, el afectado puede encontrar consuelo en la posibilidad de que esa coincidencia helicoidal tenga su origen más probable en un grumo de levadura al que ni el mono ni el hombre gritarían ¡Padre! EDUARDO CHAMORRO L presidente de Chevron, segunda empresa americana de petróleo, acaba de lanzar una campaña publicitaria, doble página en color en los grandes diarios anglosajones, con un mensaje implícito y una advertencia: Hemos empleado 125 años en consumir los primeros 100.000 millones de barriles. Consumiremos los próximos 100.000 millones en 30 años... Mientras tanto, los yacimientos alcanzan su madurez Con este eufemismo, madurez, el presidente de la compañía da una voz de alarma. Muchos geólogos creen que las reservas de petróleo del mundo apenas superan esos 100.000 millones de barriles. Hay, se nos repite, nuevos yacimientos... Son modos de desviar la atención: el consumo de energía se dispara mientras el petróleo se estanca y se encarece. Grandes petroleras, no todas, parecen haber optado por el corto plazo y los grandes beneficios. Pero hay movimientos más inteligentes en Chevron, DARÍO BP, Total, movimientos en apoyo de VALCÁRCEL la energía futura. Hay, por el momento, según los expertos más fiables, dos salidas: subir el precio del barril para moderar el consumo; y apostar abiertamente por otras energías, lejos del petróleo y del carbón. El petróleo habría de reservarse, sobre todo, para la aviación: quemarlo alegremente es gran temeridad. En Estados Unidos, se fomenta la compra de coches potentes, todo terreno, para favorecer a los constructores de Detroit, también a los petroleros. Es un juego suicida. La gasolina es barata, el todo terreno paga menos impuestos, el gasto de petróleo se dispara. Estados Unidos, primer consumidor mundial, quema el 40 de su petróleo en automoción (la Unión Europea, el 19 China e India necesitan más y más petróleo: ¿cómo proporcionárselo? Se dice que el género humano consigue siempre dar con la solución cuando está acorralado. ¿Y si no la encontrara esta vez? Las Naciones Unidas se reúnen: terrorismo, pobreza, derechos humanos, sida son grandes desafíos. ¿Cómo ne- gar que el más urgente es la sustitución del petróleo? Sigue el presidente de Chevron: Planteemos hoy las preguntas más difíciles, sin esperar a mañana. ¿Cómo vamos a atender la demanda? ¿Qué papel jugarán las energías alternativas? ¿Cómo proteger al medio ambiente? No debemos fijar solo la vista en el año próximo sino en los 50 que vienen. Creemos en la innovación, la colaboración y la conservación ¿Estamos ante un mensaje verdadero (y angustiado) o es sólo una página de publicidad? Quizá se trate de lo primero. Bill Clinton pone en marcha hoy su nueva iniciativa en Nueva York. Clinton tiene poco poder real, pero enorme influencia. En un momento en que el poder americano se debate entre dos huracanes, Nueva Orleans e Irak, la Clinton Global Initiative sube al escenario. No es una idea más, sostiene Clinton: estamos ante cuatro peligros: (a) calentamiento de la Tierra del que, digamos nosotros, Bush nada quiere saber, (b) pobreza, (c) la religión como fuerza de paz, y (d) mejores métodos de gobierno. Son cuatro desafíos inaplazables. Clinton advierte: esta no es una conferencia para hablar; cada participante ha de adquirir un compromiso y emprender una acción concreta, en un plazo prefijado. Los once nombres que Clinton convoca son anglosajones, excepto Kofi Annan. El proyecto sale en defensa del secretario general de las Naciones Unidas atacado con razón, por su negligencia; y sin ella, le pasan viejas facturas. Pero es sobre todo un gran proyecto, hecho de piezas concretas, que posiblemente seguirá adelante cuando Bill Clinton no viva ya. Las ideas, que distinguen al hombre del reino animal, intervienen, sí, en la marcha el mundo. Un sociólogo francés del siglo XIX, Fréderic Le Play, explicaba los modos en que las ideas gobiernan a los pueblos. Las pasiones y los intereses los gobiernan también, avasalladoramente. Pero las ideas ocupan un espacio que crece, desde la Ilíada y aún antes: desde el código de Hammurabi y las primeras tablillas mesopotámicas, destruidas cuarenta siglos después, verano de 2003, en el asalto al museo de Bagdad.