Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 Economía TRIBUNA ABIERTA MIÉRCOLES 14 9 2005 ABC EN BENEFICIO DE TODOS GREGORIO ROJO presidente de Caja Vital Kutxa XABIER IRALA presidente de BBK CARLOS ETXEPARE presidente de Kutxa s cierto que los presidentes de BBK, Kutxa y Caja Vital Kutxa mantenemos una química excelente en el terreno profesional y en el personal. Hemos invertido muchas horas de trabajo juntos con muy buena sintonía, pero siempre desde el rigor, la responsabilidad y la necesaria discreción. Durante estos últimos meses hemos reforzado los lazos históricos de colaboración entre las tres cajas vascas. Trabajamos y lo seguiremos haciendo en el diseño de nuevas alianzas estratégicas que permitan reforzar la posición competitiva de nuestras entidades, su futuro empresarial y su compromiso social. Hemos tratado de anticipar escenarios, disponemos de análisis compartidos y hemos valorado la viabilidad de diferentes proyectos y alternativas, entre ellas, la fusión. Nosotros preferimos hablar, sin embargo, de integración o de la creación de un holding económicoempresarial, respetuoso con la realidad sociológica y con la idiosincrasia de cada uno de los tres territorios. Estamos, por tanto, ante una iniciativa sustentada en un compromiso exclusivamente empresarial, de construcción de país y en beneficio de los clientes alaveses, guipuzcoanos y vizcaínos. Tan es así, que hemos sido los gestores de las tres cajas los que hemos invocado la integración por estos motivos y los que apelamos al consenso para su consecución. Cualquiera que pretenda entrever tras esta operación extrañas maniobras partidarias o la génesis de inconfesables proyectos políticos se equivoca de plano o actúa de mala fe. Hemos trabajado hasta ahora, y lo seguiremos haciendo, con prudencia y discreción. Pero aseguramos con rotundidad que el proceso es transparente y que no existen cartas ocultas ni trastienda alguna. Es cierto que los cambios suscitan en ocasiones incertidumbres y recelos. Algo similar ocurrió a principios de los años noventa cuando nuestras respectivas cajas iniciaron en cada uno de los tres territorios un proceso de concentración que dio lugar a las actuales BBK, Kutxa y Caja Vital. El tiempo ha demostrado que aquellas operaciones fueron un gran acierto. A la hora de escribir estas líneas nos mueve, por tanto, el deseo de tratar de centrar el debate en unos términos de racionalidad, de intentar suavizar las reticencias que aún persisten y de exponer los puntos fuertes de la operación a los clientes y clientas de las cajas, a los empleados y empleadas y a la sociedad vasca en general que, sin duda, nos demandan una mayor información. Queremos limar aristas y convencer con argumentos de los beneficios que podría reportar esta operación. Partimos de una convicción fundamental: es necesario el consenso, por- E que una eventual integración de las tres cajas vascas no puede hacerse contra nadie, sino en beneficio de todos. Hablamos en clave de beneficio para los empleados, de beneficio para los clientes, de beneficio para cada territorio, de beneficio para el desarrollo económico e industrial del País Vasco, con el objetivo fundamental de generar valor social y valor económico en nuestro entorno. o hemos querido entrar en el debate político que se suscitó antes de las vacaciones de verano, y no lo haremos en el futuro, porque no es esa nuestra función. Nos llama la atención, sin embargo, que en una sociedad como la vasca, profundamente dividida en los últimos tiempos y poco habituada a los consensos, hayan dado su visto bueno preliminar a la integración casi todas las instituciones y fuerzas políticas. Los sindicatos, todos, ven también con buenos ojos una operación, que ha sido acogida de forma muy favorable en círculos empresariales. Nos congratulamos de que el proyecto de integración de las tres cajas vascas cuente, por primera vez, con más adhesiones que rechazos y de que se haya instalado la convicción de que esta iniciativa es hoy factible e incluso necesaria para amplios sectores políticos, económicos y sociales. ¿Por qué hemos pensado en la integración de las tres cajas vascas? Es un hecho que BBK, Kutxa y Caja Vital Kutxa muestran hoy una situación altamente sanea- N De izquierda a derecha, Etxepare, Rojo e Irala da, con una elevada rentabilidad y una alta capitalización. Pero cabe preguntarse si esta situación va a ser sostenible en el tiempo, ya que en los últimos años, las tres entidades que presidimos han experimentado crecimientos en sus volúmenes de negocio inferiores a la media del sector. Por nuestra parte, estamos convencidos de que mantener esta envidiable situación no resultará sostenible a medio o largo plazo. Los presidentes de las tres cajas hemos sentido en ocasiones impotencia cuando hemos negociado, por separado, el acceso a financiaciones que, finalmente, nos eran vetadas por el tamaño de nuestras entidades. Además, la creciente competencia de bancos, cajas y entidades no bancarias en nuestros mercados locales, la imparable globalización del mercado financiero, los procesos de desintermediación y liberalización o la aparición de nuevas tecnologías muy costosas obligan a plantearse, al menos, posibles procesos de concentración, de suma de fuerzas, que, además de producir las lógicas sinergias de costes, sirvan como palanca de crecimiento. i no realizáramos estos ejercicios de prospección, si no anticipáramos posibles escenarios, si practicáramos la política del avestruz, seríamos, simplemente, unos irresponsables. Las ventajas económicas de una integración son incuestionables. Nos permitirían afrontar, por ejemplo, una mayor diversificación de riesgos y negocios, acceder a proyectos empresariales de mayor dimensión, impulsar una gestión más eficiente de las participaciones industriales, ampliar la expansión en el exterior, obtener mayores recursos para las obras sociales, centralizar los sistemas informáticos y obtener claras sinergias de gestión. La integración de Kutxa, Caja Vital y BBK supondría, en definitiva, la creación de la tercera caja de ahorros del Estado español por beneficios y patrimonio; y la quinta por balance consolidado y por número de empleados. Sería el inicio de un proyecto con una amplia visión de futuro, abierto a nuevas alianzas y adquisiciones. Según nuestras estimaciones, la integración permitiría duplicar el crecimiento de la actividad y del volumen financiero en un periodo de tres años, lo que redundaría en mayores y mejores resultados para la sociedad alavesa, guipuzcoana y vizcaína, a través de la aplicación del dividendo social. Que nadie se engañe. Nuestras miras no están sólo puestas en el simple nego- S