Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 9 2005 57 Lolita debuta como actriz teatral de la mano de Nilo Cruz, primer autor latino ganador de un Pulitzer Rosa Montero se adentra en un turbulento siglo XII con su novela Historia del Rey Transparente El Reina Sofía mira hacia el mundo árabe con una proyección sobre Yemen Arabian Stars de Jordi Colomer, relativiza la cultura mediática popular que recoge a yemeníes portando pancartas con nombres de famosos, se proyectará en la sala Espacio Uno del museo hasta el próximo 16 de octubre ISABEL AGUILAR MADRID. Desde ayer y hasta el 16 de octubre la sala Espacio Uno del Museo Reina Sofía se transforma en un rincón para contemplar las calles y las gentes de Yemen, uno de los países más emblemáticos de la geografía árabe. El objetivo (indiscreto no, pero sí contumaz) de la cámara de Jordi Colomer se ha adentrado en el corazón del citado país para traernos una visión particular y sumamente plástica del concepto cultura bajo el nombre de Arabian Stars Decenas de pancartas de cartón portadas por ciudadanos yemeníes de todas las edades, con la grafía en árabe de nombres de populares personajes tanto occidentales como orientales, simbolizan la fusión obtusa de lo que en ocasiones creemos que es universal. Celebridades de la realidad y de la ficción mezcladas de forma arbitraria, en manos de personas en ocasiones ajenas a su existencia, para capturar la esencia que su autor ha querido transmitir: Convertir nombres tan conocidos a otra grafía diferente a la latina relativiza o pone entre comillas la importancia de ese personaje asegura Colomer, quien destacó en la presentab El vídeo, Ábalos y Herreros exponen su trayectoria como arquitectos b El Museo Colecciones ICO aco- ción de su obra que Picasso, por ejemplo, allí no significa nada porque no le conocen. Nos decían cuando leían la pancarta con su nombre: está mal escrito, Pikachu se escribe con ch ya que el personaje de Pokemon- -asegura el artista- -sí es conocido allí Batman, Homer Simpson, Sherezade, Maradona o Michael Jackson configuran, entre otros, una lista representativa de nuestra cultura popular mediática que, insertada en un espacio diferente al occidental, refleja según el autor cómo convertimos en famosos a ciertos personajes o en ficción a otros reales. Además- -continúa- -el grado de realidad también se relativiza al pasar por la cámara. Las estrellas son tanto los personajes de las pancartas como los individuos anónimos que las portan ante las curiosas miradas de sus vecinos Ocasión también para contemplar en Arabian stars la arquitectura arabesca que se alza en mitad del desierto y decora las calles del país. Como los enanos de Velázquez El vídeo no documental, grabado en alta definición, ha sido coproducido por el Reina Sofía y el Salvador Dalí Picasso allí no significa nada porque no le conocen. Creían que era Pikachu mal escrito Museum de Florida y surgió tras una larga estancia de Jordi Colomer en Yemen. Nos muestra una ventana a través de la que se aprecia una civilización, un espacio, un ritmo y un color sin ningún juicio ni sociológico, ni moral, ni político, sólo adentrándonos en la realidad tal cual es arguye la directora del Reina Sofía, Ana Martínez de Aguilar. Es como Velázquez cuando pinta sus enanos- -prosigue- -no hay juicio en ellos, sólo realidad Jordi Colomer, que ya ha sorprendido con obras similares como Anarchitekton (2002- 2004) o Un crime (2004) es uno de los artistas más significativos del panorama nacional e internacional- -sostiene Martínez de Aguilar- ya que su preocupación por la realidad y por el espacio, independientemente del soporte que utilice, hace que su obra tenga una proyección poco común El artista, de origen catalán, subraya el privilegio de ser español porque eso permite hacer un puente entre la cultura árabe y la occidental, ya que estamos más cercanos a la gente de ese país- -establece- -que ha sido absurda e injustamente incluído en el eje del mal Espacio Uno aparece repleto de sillas desiguales ante una pantalla que se abre a Yemen, imitando lo que, según la directora del Museo, podría ser cualquier café de ese país en el que uno se sienta a contemplar la vida ge hasta finales de noviembre una exposición que repasa sus principales obras como asociados y potencia el diálogo interdisciplinar ISABEL REPISO MADRID. Ayer se inauguró en el Museo Colecciones ICO Ábalos Herreros. Grand Tour exposición que repasa las creaciones arquitectónicas de los proyectistas Iñaki Ábalos y Juan Herreros. La muestra estará abierta al público hasta el próximo 27 de noviembre y se organiza en torno a un espacio central que está dedicado a piezas de mobiliario, publicaciones y aportaciones de artistas con los que han colaborado, como el fotógrafo Paolo Rosselli o el pintor Albert Oehlen. Alrededor de dicha instalación- -que combina el lenguaje plástico con el vídeo, paneles fotográficos y detalles constructivos- -se articulan tres secciones que dan cuenta de la trayectoria de Ábalos y Herreros: paisajes reciclados, observatorios y pabellones. Entre los proyectos que aborda la muestra se encuentran el parque Litoral Nordeste ideado para el Fórum de Barcelona, la planta de reciclaje de Pinto, el nuevo museo de arte contemporáneo de Nueva York, la biblioteca pública de Usera, la torre Woermann en Las Palmas de Gran Canaria o el Pabellón de gimnasia de El Retiro. Menos dogmáticos Ambos arquitectos, asociados desde 1984, reconocen que a lo largo de su trayectoria su lenguaje ha evolucionado: Hemos perdido la rigidez inicial, somos menos dogmáticos y nuestro discurso es menos lineal. Poco a poco hemos ido integrando diferentes técnicas y disciplinas para ampliar los límites del propio trabajo reconoce Ábalos. Su evidente interés por las tipologías verticales queda patente en la que consideran su propuesta más radical hasta el momento: el proyecto para el parque Ulía en San Sebastián, que combina elementos naturales con otros artificiales y en el que también ha participado el filósofo José Luis Pardo. Cuando se trata de ligar el concepto de urbanismo a una ciudad, no dudan en mostrarse críticos con Madrid o Valencia y ensalzar a Barcelona y a Vitoria. No somos contrarios a la renovación- -aclara Ábalos- -pero sí sufrimos por la nula atención a la naturalización de la ciudad, que produce que ésta desborde su perímetro y que la naturaleza esté cada vez más alejada del centro Niños yemeníes portando carteles con nombres de personajes famosos tanto de la cultura occidental como oriental