Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 9 2005 Sociedad 51 ra con una cámara Gracias a su trabajo, Doubilet se ha adentrado en los grandes secretos de los océanos, retratando el tiburón blanco, el pez linterna, la gran barrera de coral o los barcos hundidos en la Segunda Guerra Mundial, en los escenarios más bellos del planeta, como el Pacífico Sur o el mMar Rojo. Su gran objetivo es que el lector se funda con el océano y que sienta el mar Sólamente de esta manera, David Doubilet sabe que esta fotografía ha funcionado y le ha gustado al público. El sueño de cualquier fotógrafo J. M. Navia Calidad y a la vez divulgación, rigor y gran difusión. Esa difícil cuadratura del círculo ha sido desde siempre el sueño y la ambición de la National Geographic Society y a ella ha consagrado la sociedad todos sus esfuerzos en sus más de cien años de vida. No en vano, Gardiner Greene Hubbard, su primer presidente, ya declaró en 1888 que el ser miembros de nuestra sociedad no estará restringido a los geógrafos profesionales, sino que incluirá a ese gran número de personas que, como yo, desean promover investigaciones especiales hechas por otros y difundir entre los hombres el conocimiento así obtenido, para que todos podamos saber más del mundo en el que vivimos Hoy, para cualquier lector, National Geographic es sinónimo de buenas fotos, convertiendo a éstas en su seña de identidad. Y para muchos fotógrafos llegar a trabajar para esta revista será un sueño, porque supondrá disponer de todos Treinta fotos Y para lograr esa instantánea mágica, Doubilet, Nichols o fotógrafos tan reputados como Chris Johns, Joel Sartore o Frans Lanting pueden llegar a usar entre 600 y 800 carretes, unas 20.000 y 30.000 imágenes, para que finalmente se ilustre el reportaje con 30 fotografías. Esta dedicación, tenacidad y pasión demostradas por estos fotógrafos profesioinaleshan hecho de National Geographic la ventana a un mundo mágico y desconocido para millones de lectores. Porque como dijo uno de los directores pioneros de National Geographic, Gilbert H. Grosvenor, la imaginación debe poder ver para creer N. G. fue pionera en el uso de la fotografía desde sus inicios los medios y, sobre todo, del tiempo necesario para realizar un buen trabajo, además de garantizar una gran difusión del mismo. Desde el principio, junto a las grandes expediciones, la naturaleza, y en concreto la zoología, van a recibir un trato destacado en las páginas de National Geographic. La fotografía de animales en libertad es una de las especialidades que necesita más tiempo y dedicación. Desde los primeros exploradores, fotógrafos y naturalistas que combinaban el lápiz con la cámara, hasta los más contemporáneos y admirados, como Frans Lanting, ídolo y maestro de tantos profesionales, los más brillantes fotógrafos de animales han publicado en estas páginas, usando instrumentos tan distintos como el microscopio electrónico o los grandes teleobjetivos. Con ellos han podido conocer y mostrar un mundo difícilmente accesible para muchas personas, que desde entonces podrán también soñarlo. No olvidemos que invitar a soñar es el reto más hermoso para un fotógrafo.