Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 MIÉRCOLES 14 9 2005 ABC Internacional Sharón, tras la retirada de Gaza, estrella invitada en la Asamblea General de la ONU Mahmud Abbas exige un Estado palestino viable y promete imponer la ley y el orden b El primer ministro hebreo no sentenciará desde la tribuna el final de la ocupación de la Franja, sino el de la responsabilidad israelí sobre el territorio ahora evacuado JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Ariel Sharón despegó ayer desde el aeropuerto de Ben Gurión, en Tel Aviv, rumbo a Nueva York con noventa minutos de retraso debido a un problema técnico. Salvo sorpresas de última hora, del todo inesperadas, éste será el único contratiempo que tendrá en los próximos días, durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el primer ministro israelí. Su visita al corazón de Manhattan, su participación en el foro anual por excelencia de la vituperada ONU, su discurso de mañana ante 170 jefes de Estado y de Gobierno, sus entrevistas cara a cara con los principales líderes mundiales- -todos quieren ahora hablar con él, quién se lo iba a decir a este político y militar a sus 77 años de edad- estarán sin duda coronados por el éxito diplomático. Sharón va a ser la estrella en Nueva York reconocía hace sólo unas semanas en Jerusalén a este diario, durante un desayuno de trabajo, un alto funcionario europeo de visita oficial en la Ciudad Santa. De halcón a centro de atención El mismo Sharón al que hasta hace sólo unos meses le recordaban en este foro multinacional y en otros muchos más su pasado como el halcón más voraz del espacio aéreo de la región; el arquitecto de la colonización judía en Gaza y Cisjordania; el ex general que invadió el Líbano y diseñó la matanza de Sabra y Shatila; el turista nada accidental por la Explanada de las Mezquitas en septiembre de 2000; el primer ministro que lanzó una represión sin contemplaciones contra la segunda Intifada palestina... Hoy y mañana, unos años, unos meses después de aquello, Ariel Sharón entrará por la puerta grande de las Naciones Unidas, pisará una alfombra roja extendida en su honor, saludará complacido con un leve gesto de su mano a diestro y siniestro, se reunirá ante los focos y las cámaras de televisión de medio mundo con los jefes de Estado y de Gobierno de Gran Bretaña, Australia, Canadá, Jordania, Turquía, Rusia y, por supuesto, Estados Unidos y se subirá confiado y sonriente a la tribuna de oradores. Hablará mañana del final de la responsabilidad israelí sobre Gaza, ahora El primer ministro israelí se disponía ayer a tomar su avión rumbo a Nueva York en el aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv que no quedan ni soldados ni colonos, pero no del final de la ocupación. Matiz importante éste al encontrarse todavía bajo el control de Tel Aviv los espacios aéreo y marítimo de la Franja mediterránea y las fronteras. El primer ministro de Israel, que se ha llevado como escudero a Simón Peres, se dirigirá, en hebreo, a la comunidad internacional, a los palestinos y a los israelíes. A los primeros les dirá que él ha cumplido su parte y que ahora son otros los que deben acatar las directrices de la Hoja de Ruta; a los segundos, que ahora es su turno, que Mahmud Abbas debe emplearse a fondo en la lucha contra el terrorismo y en el desarme de Hamás y otras organizacio- AP Cierre del paso de Rafah Despliegue militar. Las fuerzas de seguridad palestinas desplegaron la pasada medianoche cuatro batallones, es decir 1.200 hombres, para mantener un cierre hermético de la frontera entre la Franja de Gaza y Egipto. Caos generalizado. Durante dos días, miles de palestinos han cruzado por el paso de Rafah en ambas direcciones y de forma caótica para visitar parientes al otro lado o para comprar provisiones. Tráfico de armas. Residentes de Gaza confirman el paso de armas desde el lado egipcio, facilitado por el desorden reinante en la zona nes armadas; y a los terceros, incluidos los miembros del Likud y Benjamín Netanyahu, que a buen seguro seguirán su discurso en directo por televisión, les recordará que Jerusalén tampoco para él es negociable, ni ahora ni nunca. El presidente palestino, consciente del mensaje que Sharón dejará impreso en letras de oro en la ONU, quiso contestarle antes incluso de que tomara la palabra. Mahmud Abbas se dirigió ayer a su pueblo por televisión para felicitarse por la retirada israelí de Gaza y sentenciar que no habrá paz mientras no haya un Estado palestino justo y viable. Además aseguró que el caos de las armas no será tolerado por