Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional ELECCIONES EN ALEMANIA MARTES 13 9 2005 ABC Joschka Fischer, Gerhard Schröder, Angela Merkel y Edmund Stoiber (de izquierda a derecha) antes de iniciar un debate televisivo ayer en Berlín AP El relevo generacional, la disolución de los medios tradicionales y el hastío tras dos mandatos de la coalición SPD- Verdes son algunas de las razones por las que la poderosa cuenca industrial abandonó al partido de Schröder La desconexión del Ruhr TEXTO: RAMIRO VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL WUPPERTAL. Un día, no se sabe cuándo, la cuenca del Ruhr empezó a abandonar al SPD: Esta mesa del Karpathen era la del ex presidente Johannes Rau, pero ya no viene a jugar al skat dice Trudi Holthaus, la dueña: Mal agüero Trudi es a sus 70 años una de las últimas votantes socialdemócratas de Wuppertal, un lugar para el que el SPD y su tren colgante eran su identidad. Desde hace unos meses este corazón minero del Ruhr tiene un alcalde democristiano, todos los diputados regionales son ya de la CDU y de sus representantes federales se verá el día 18. Johannes Rau no sólo no baja ya por el Karpathen sino que, peor indicio ha vendido su casa en la Katernbergerstr: Trudi no cree que sea totalmente casual esta desnaturalización política de Wuppertal y el hecho de que ya no caiga por su establecimiento el viejo alcalde de este pueblo minero, luego jefe de gobierno de la poderosa Renania- Westfalia y, hasta hace seis meses, respetado presidente de la República Federal de Alemania. Cuarenta años con la lealtad socialista incondicional del Estado más poblado de la RFA, un pozo sin fondo de voto, aumentado luego con la naturalización del voto del obrero turco, y hoy la gente dispuesta a votar a Merkel dice perplejo Willfried Penner, ocho veces diputado del SPD en el Bundestag: Ha sido como un hartazgo de SPD Hace 15 años aún, la pugna SPD- CDU estaba a 55- 29 por ciento, pero algo empezó a pasar tal vez en torno a la llegada de SPD y Verdes al gobierno fede- ral. Hoy la proporción es 37,5- 41,5 a favor de la CDU. La profanación se ha consumado con impiedad socialista. Junto a la casa de Friedrich Engels, pionero del socialismo y precursor de la socialdemocracia, hoy Museo de la pre- industrialización o sea a unos metros de los primeros documentos políticos y cartas con Marx, conservados hoy como en urnas laicas, ocupa el despacho de la señera alcaldía de Wuppertal un democrisitano: Peter Jung. do se comportaba en la ciudad como en un autoservicio Su error fue peor: en una zona de poderosos intereses industriales permitió los donativos al partido. Casi acabó en la cárcel. El votante dúctil Los ciudadanos habían entrado en una dinámica en que perdieron su contacto con el partido: El votante se ha vuelto ubicuo e imprevisible dice el politólogo de la vecina Münster Wichard Woyke. Wuppertal es un símbolo de la socialdemocracia alemana Algo que antes había pasado en el medio conservador y antes en los pueblos y en las iglesias: la disolución del medio social tradicional. Luego, la desaparición de la conciencia sindical, que es la gran parroquia del proletariado. Se podría decir que los bávaros lo sortearon mejor, con el lema de los socialcristianos: Laptop y Lederhose o sea, el ordenador portátil y el pantalón de cuero de la tradición. Profunda concienca política En su mesa del Karpathen Rau no permitía hablar de política, dice la señora Trudi, no le gustaba que dijera que yo siempre voté y votaré al SPD Trudi pertenece a una auténtica comunidad proletaria, educada en el orgullo de clase. La pronta industrialización creó una importante cultura política, en Wuppertal se hacía política como en un laboratorio, en casa, en la fábrica dice el ex alcalde del SPD Kremendahl. Pero las tradiciones, ya sean de derechas o izquierdas, pasan por el tamiz inmisericorde de la nueva generación. El SPD alcanzó su máximo en Renania- Westfalia bajo el liderazgo de Joannes Rau, en la década de los ochenta. Ernst A. Ziegler, quien con Rau, Graetz, Steup y Kremendahl, tomó el relevo en el SPD en estos treinta años, aduce que algo pasó en el electorado, algo que luego ha ido pasando en toda la RFA El propio Kremendahl a su llegada ya encontró una metástasis, el parti- GOBIERNOS ESPECULADOS JOSÉ MANUEL COSTA D urante meses, antes incluso de que las actuales elecciones se convocaran con urgencia y trucaje constitucional, nadie parecía dudar sobre que el próximo gobierno alemán tendría color democristiano y liberal. A día de hoy, casi sin saber cómo, ya nada parece seguro. Ante la perspectiva de que el caballo negro- amarillo no llegue a la cancillería, la opinión pública alemana comienza a devanar la madeja de las posibles coaliciones, y el juego de la especulación avanza feliz y contento. Añadamos una más. Si hubiera que apostar un par de Radeberger Export (Dresden, la cerveza de Bertolt Brecht) la preferencia caería del lado de lo que aquí se llama gobierno tolerado un gobierno minoritario que cuenta para su investidura y su gestión con los votos de partidos no integrados en el mismo. Algo muy común en España, por otra parte. Más aun, centraría la apuesta sobre un gobierno SPD- Verdes tolerado por la Izquierda, el partido aúnmarxista del ex ministro Lafontaine y Gysi. Ahora se habla mucho de una gran coalición entre la CDU y el SDP, pero es una posibilidad improbable. So-