Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13 9 2005 Opinión 7 como resultado de la lucha armada de los palestinos, y esa cifra de muertos es en la que se basa Hamas para proclamar su éxito. En esas circunstancias ¿quién administrará las zonas desocupadas hasta que se celebren elecciones? ¿Cómo se repartirán los ingresos fiscales entre quienes alegan que encabezan la resistencia y quienes reclaman la legitimidad exclusiva para gobernar? Estos no son problemas cuya solución pueda esperar. Alguien debe decidir pronto sobre, por ejemplo, la división de las tierras y los departamentos que se van a construir en lo que ya se conoce como Ciudad Califa bin Zaid localizada en lo que solía ser uno de los asentamientos israelíes en la franja de Gaza. LA ESPUMA DE LOS DÍAS UNA EXTRATÉGIA PARA EUSKADI L ÁNGEL CÓRDOBA te el retiro israelí, cuatro años de sacrificios pesan más que diez años de negociaciones De manera similar, Mohamed Deif, el líder del ala militar de Hamas, aseguró en un vídeo reciente que la lección de Gaza es que se puede expulsar a Israel de Cisjordania, Jerusalén y Haifa. Todo eso está pensado para reforzar un punto: el retiro de Gaza pertenece a Hamas. Un estudio publicado en un sitio web asociado con Hamas le atribuye el haber matado al 54 por ciento de todos los israelíes que murieron No hay respuesta todavía a ninguna de estas preguntas. Aunque Hamas ha exigido el establecimiento de una administración palestina para supervisar las áreas desocupadas por Israel, Abbas lo ha rechazado, y está dispuesto, como mucho, a establecer un comité de supervisión en el que participen representantes de Hamas. En cualquier caso, no habrá un reparto de áreas hasta que Israel se retire por completo y se limpien los escombros. Entonces la amarga lucha política comenzará antes de las elecciones. Independientemente de lo que suceda el día después del retiro final de Israel de Gaza, no se puede pasar por alto el hecho de que las opciones militares de Hamas han disminuido considerablemente. La construcción del muro divisorio en Cisjordania ha hecho casi imposible que los combatientes de Hamas lleguen a Israel mismo. Además, después de la reocupación de las ciudades de Cisjordania en abril de 2002 Israel arrestó cerca de 7.000 palestinos que supuestamente tienen vínculos con Hamas, Fatah y otros grupos. Para Hamas continuar la lucha armada no será fácil. Ellos lo saben y por eso concentran su atención en el retiro de Gaza con la intención de explotar esta victoria exigiendo su parte en el orden posterior al retiro. Han acordado participar por primera vez en las elecciones del Consejo Legislativo palestino, que se celebrarán en enero de 2006, y se espera que ganen un gran número de escaños. Eso, por supuesto, consolidaría su papel central en la política palestina- -y con la misma certeza exacerbaría el reto a que se enfrenta Abbas- Project Syndicate, 2005. PALABRAS CRUZADAS ¿Se deben transferir las competencias de prisiones al Gobierno vasco? NO ES MOMENTO LGO se mueve en el mundo etarra y parece que se mueve en la buena dirección; es posible que antes de un año podamos brindar la noticia de que ETA abandona definitivamente el terrorismo. Pero ese objetivo, que todos esperamos, no puede significar la desmembración del Estado ante las exigencias de una banda, que entonces autojustificaría sus treinta años largos de terrorismo, ni tampoco puede significar el entreguismo de competencias que hoy por hoy no debe asumir un gobierno autonómico que ha demostrado sentirse inclinado a mirar con simpatía a los políticos que apoyan y dan alas a ETA. Algún día las competencias de prisiones tendrá que asumirlas el Gobierno vasco, pero no es el momento. No mientras no se anuncie una tregua definitiPILAR va y ETA visualice con la entrega de las arCERNUDA mas su intención de abandonar el terrorismo. Mientras tanto, la política respecto a los presos debe ser responsabilidad del Gobierno central. Son presos entre los que se cuentan las cabezas más sanguinarias de ETA, presos que han sido manejados políticamente por ETA, Batasuna y algún sector del PNV como moneda de cambio para lograr sus fines. Hace falta un gobierno autonómico inequívocamente respetuoso con las leyes españolas antes de transferir esas competencias. Un gobierno que garantice que sólo serán libres los presos que merezcan serlo o que, por acuerdos refrendados por todos, puedan ser libres aunque no lo merezcan. NEGOCIAR ES GANAR... Y CEDER OY partidario de abrir, aunque sea con lágrimas en los ojos, un período negociador con ETA. Teniendo en cuenta que negociar no es rendirse al enemigo, ni darle lo más preciado. Claro que no; la negociación con la banda, si es que se llegaa eso, ha de mantener la dignidad del Estado, el respeto que merecen las víctimas del terror con el que ETA nos maltrata desde hace treinta años y ha de incrementar el orgullo de quien sabe que nuestra democracia es infinitamente superior a la locura de esos verdugos. Pero, al tiempo, forzoso es reconocer que en toda negociación hay que ceder algo para obtener algo; si hay que acabar acercando los presos etarras a las cárceles vascas a cambio de un abandono definitivo de las armas, quizá tengaFERNANDO mos que hacerlo, simplemente porque a JÁUREGUI quienes viven perpetuamente amenazados- -o sea, casi todos, pero unos más que otros- -les merecerá la pena. Si hay que ceder competencias penitenciarias al Gobierno vasco, como las tiene Cataluña, tampoco es un paso imposible de dar, siempre y cuando existan garantías de que quienes tienen culpas de sangre, de extorsión, de vulneración de derechos humanos, paguen según las leyes vigentes. Porque negociar no implica renunciar a la dureza en los planteamientos y en los métodos, y menos olvidar la ley. Negociar es, simplemente, eso que hay que hacer cuando parece la vía más razonable, aunque sin olvidar las otras vías. A S ¿Y usted qué opina? Déjenos su voto o su mensaje en la página web www. abc. es eldebate O que ABC ha contado puntualmente durante las últimas semanas era ayer un clamor en los quioscos: los contactos entre el gobierno y ETA para conseguir esa tregua que no acaba de llegar. ¡Qué huecos suenan ahora los desmentidos y qué descorazonadoramente actual aquella chulería de Otegi ante el juez! Nosotros también nos preguntamos hoy qué papel ha jugado el Fiscal General del Estado en este insólito proceso. En La Moncloa cunden los nervios ante la ausencia de noticias; el previsible comunicado en Gara se retrasa y el silencio se hace insoportable para este gobierno que ha hecho todos los gestos posibles para abrir esa negociación. Los etaCARMEN rras están vendiendo caríMARTÍNEZ sima su prometida treCASTRO gua y el aprendiz de brujo se impacienta; preparémonos pues para lo peor. Sus primeros experimentos nos han dejado, entre otras cicatrices, la presencia ineludible de ETA como árbitro del Parlamento vasco a través de las nekanes de EHAK. Eso ya es irreparable, al igual que la desmoralización de los colectivos ciudadanos o el enfrentamiento de las víctimas. De este nuevo movimiento, de esas negociaciones clandestinas con Ibarretxe como correveidile, nada bueno podemos esperar. Batasuna ya se ha enseñoreado de las calles y en cualquier momento podemos ver cómo se da carpetazo a toda la legislación contra el terrorismo callejero o a la política de dispersión de presos. ¡Vaya usted a saber! Todo sea por aprovechar esta oportunidad histórica para la paz y, de paso, sacar los presupuestos. Fiel a su optimismo antropológico, el presidente cree que puede triunfar donde todos los demás fracasaron. Es legítimo. Zapatero tiene derecho a ser pretencioso, pero no irresponsable. Ya que no hay ni una pizca de dignidad democrática en todo este proceso al menos cabe exigir prudencia y sentido común. La historia demuestra que ETA siempre ha manejado las treguas como un señuelo y el sentido común dicta que no va a dejar las armas gratis, movida sólo por el poderoso influjo del talante presidencial. Si las cosas salen mal- -y hasta ahora siempre ha sido así- el inquilino de La Moncloa habrá recibido una cura de humildad, pero en nuestros traseros. La clave, como siempre, se encuentra en las palabras. Una portada memorable de este periódico, mostraba al presidente durante un debate parlamentario. En sus notas manuscritas lucía irreverente, escandalosa y descarada una extratégia que hoy resulta profética. Zapatero muestra el mismo respeto por la ortografía que por los consensos antiterroristas forjados en años de sufrimiento y de resistencia democrática. Pone los acentos donde le da la gana y la solución a los problemas, donde más le conviene en cada momento: en el pacto antiterrorista con el PP o en su demolición con el PNV. Ya lo sentenció en su día García Márquez: la ortografía es un engorro.