Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12 9 2005 Madrid 37 La piña, un tesoro casi olvidado, reivindica ahora su historia y su legado en una vistosa exposición que recuerda una intensa relación entre España y Filipinas Un símbolo del lujo asiático TEXTO: MABEL AMADO MADRID. Al traspasar el umbral de la Casa de Vacas del Retiro nos situamos en la bodega de un galeón español. Entre sus mercancías- -además de plata, monedas y especias- -viaja una fruta creada por las manos de Venus y la lujuria de los dioses La piña. El tejido del Paraíso es el título de esta sugerente exposición que recupera para el público el pasado colonial de España, su vinculación con Filipinas y un tejido símbolo del lujo en los siglos XVIII y XIX. Así, más de cien años después de la Exposición General de las Islas Filipinas, el Parque del Retiro cede de nuevo su espacio a una interesante y colorista retrospectiva organizada por Ifema en el marco de la séptima edición de Madrid Vive la Moda. Un viaje al pasado Con la colaboración del Museo Nacional de Antropología y la embajada de Filipinas en España, esta muestra realiza un viaje al pasado y repasa el proceso de fabricación artesanal del tejido de la piña y su complejo bordado, uno de los legados que aún perduran de las relaciones culturales, comerciales e históricas entre España, Filipinas y el Nuevo Mundo. En este viaje descubriremos también las aplica- ciones del tejido de la piña, con su bordado minucioso y su finísima trama, a la vez que se pueden admirar piezas como paños, manteles, camisas, velos, abanicos, pañuelos, botones para blusas... todos realizados con esta ligera trama textil. Pero un recorrido por esta exposición también mostrará maquetas de viviendas de las Islas Filipinas del siglo XIX, nos adentrará sucintamente en la historia de los mantones de Manila, en la creación de monturas de bambú y en la mezcla de tejidos. Y es que ninguna otra creación textil representaba mejor el lujo en la moda como el tejido de la piña. Elaborado con las fibras de las hojas de la propia planta, alcanzó su cumbre de perfección a finales del siglo XVIII y durante el XIX, lo que puede apreciarse también en una selección de fotografías antiguas que se exponen en esta sala madrileña Camisa Barong Tagalog del Museo Nacional del Antropología (siglo XIX) hasta el próximo 3 de octubre. Por esa razón no podía faltar en la muestra la esencia del propio pueblo, con un detallado capítulo dedicado a los llamados Tipos filipinos crisol de tradiciones orientales y occidentales que convivieron durante siglos en el archipiélago. También la aportación del Museo Nacional de Antropología a esta exposición es significativa y no podríamos pasar por alto los delicados objetos que pueden admirarse: zuecos masculinos de cuero repujado del siglo XIX, una petaca de mostacilla y tela, también del XIX; un juego de té de plata y coco (siglo XIX) un sombrero de terciopelo, plata y bejuco; chinelas femeninas de cuero, tela y abalorios (XIX) cucharones de madera, monederos de punto de croché... Chinelas de seda bordadas en plata (Luzón, siglo XIX) Jóvenes diseñadores de Cibeles La exposición concluye con las creaciones realizadas por jóvenes diseñadores de Pasarela Cibeles y los filipinos más internacionales. Jorge Vázquez, José Ramón Rocabert, Juanjo Oliva, José Miró, Carlos Díez, Ion Fiz... Todos ellos muestran con sus vistosas y sutiles creaciones la vigencia de este tejido en la actualidad.