Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LUNES 12 9 2005 ABC Los liberales alemanes se oponen a la tesis de un gobierno de gran coalición Su líder, Westerwelle, critica los planes fiscales del asesor de Merkel como algunos sectores de la CDU temen que las teorías económicas de Kirchhof acaben con las esperanzas de triunfo de los conservadores RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BONN. Al aire de la noche sobre el Rin, una fantástica Oda a la Alegría abre el BeethovenFest ese hijo predilecto de la vieja capital, aquel himno de Europa escrito por Schiller hace 220 años, este pueblecito señorial que hizo una Alemania tan europea, un capitalismo tan renano, una economía social de mercado tan exportada y deseable. Todo ha cambiado tanto que hasta la socialista y minera Wuppertal hoy está por primera vez entregada a la Unión Democristiana. Por esperanza que no quede. Frente a los nervios de Angela Merkel por el declive de su campaña y los carteles casi brutales del SPD por el Ruhr, avisando al inválido y a la enfermera de noche de cómo va a ser robado y apaleado por la CDU, contrasta esta b Tanto el FDP alegría en Bonn, por su última noche de verano, porque las vacas han bajado ya de los pastos altos, porque la alcaldesa Bärbel Dieckmann abre el primer tonel de cerveza del Pützchens Markt, con 638 años uno de los mercadillos más antiguos de Centroeuropa. El liberal Guido Westerwelle (FDP) que ayer presentaba sus armas y sus gentes en Berlín, veía a Dieckmann liberar- -al quinto golpe- -la cerveza en la noche del sábado y era el más deseado en el Pützchens: No habrá coalición de semáforo aseguraba. No unirá sus colores a los rojo- verdes, el FPD no quiere nada con quienes han llevado el país a la quiebra Correspondencia pide a la CDU: no debería haber una gran coalición con el SPD, sería agónico para Alemania sostiene. Los partidos entran en la recta final y como resume en Colonia el comentarista Jost Springensguth, los temores de Merkel son la esperanza de Schröder El canciller que ha hecho toda una campaña a la defensiva- creo que no lo hemos hecho mal -pasó en algún momento a la ofensiva y ni Merkel ni nadie parecieron darse cuenta. Tal vez fue el desdén con que dijo en TV: ese tal profesor en referencia al hombre de Merkel para la reforma fiscal, Paul Kirchhof. Antes había otro respeto en Alemania por un señor catedrático. El calificativo y el temor popular despertado puede haber truncado su carrera al ministerio de Finanzas; y algunos dirigentes de la CDU están furibundos por cómo podría incluso haber malogrado la campaña de Angela Merkel: La nueva consigna es: Kirchhof no existe dicen en la CDU en Bonn. Merkel puede haber dado ya la patada a Kirchhof, al prometer a la Federación de la Industria que no dejará el ministerio de Economía al FDP, al que entonces tendría que entregar Finanzas. Guido Westerwelle AFP Alma gemela repudiada En Berlín, Westerwelle se distanció ayer también de los experimentos académicos de Kirchhof, al que había calificado como alma gemela del FDP, y presentó a su propio experto fiscal, Hermann Otto Solms, para Finanzas; también a Rainer Brüderle para Economía, Cornelia Pieper para Educación, Brigitte Homburger para Medio Ambiente y Sabine Leutheusser- Sch- narrenberger para Cooperación y Derechos Humanos. Alemania necesita de verdad volver a empezar dijo Westerwelle en Berlín, y los liberales tienen que hacerse fuertes promete en Colonia su candidato Manfred Wolf, casualmente asesor fiscal. Desde hoy relanzarán su campaña para la batalla final, basada ahora, como los Verdes, en obtener el segundo voto del que dispone el elector. Las espadas y las lenguas se afilan en las sedes, el clima se ha agriado y lejos queda el estilo de Bonn. La final el domingo se promete como pocas.