Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 LUNES 12 9 2005 ABC Internacional George Bush y Dick Cheney, con sus respectivas esposas, observan un minuto de silencio en el jardín de la Casa Blanca, en conmemoración del 11- S AP El Bush más impopular desde su elección visita por tercera vez el sur devastado de EE. UU. La factura final del desastre podría superar la de las operaciones militares en Afganistán e Irak Nueva Orleáns, el presidente guardó un minuto de silencio en la Casa Blanca mientras en Manhattan se leía la lista de las 2.749 víctimas del 11- S PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Aunque siempre se le reprocha al Gobierno de Estados Unidos su dificultad para concentrarse simultáneamente en varios frentes, la jornada de ayer- -el cuarto aniversario del 11- S- -ha supuesto un difícil equilibrio de dolor, recuerdos y gestos simbólicos compartidos con el huracán Katrina En ausencia del espíritu del 11- S de patriótica unidad, sin discursos y con la tasa de popularidad más baja desde su elección, el presidente Bush ha guardado el ya habitual minuto de silencio en la Casa Blanca para viajar inmediatamente a Nueva Orleáns, con la idea de pernoctar en un buque de la Navy anclado en el famoso river walk de la ciudad. b Antes de viajar a víctimas mortales en las Torres Gemelas, empezando con el del empleado bancario Gordon Aamoth. Durante este triste letanía, los familiares pudieron descender hasta el solar y depositar flores junto a dos receptáculos de agua que representan las huellas de los emblemáticos edificios destruidos. En Nueva Orleáns, bomberos de la ciudad de Nueva York que ayudan en las tareas de auxilio se reunieron también para recordar a sus 343 compañeros caídos en acto de servicio. Durante todos estos memoriales, de por sí aminorados por la creciente controversia de la guerra en Irak, no se ha podido obviar la tragedia iniciada hace dos semanas por el huracán Katrina Esta relevancia diluida y menos televisada ha inspirado predicciones de que el aniversario del 11- S va a terminar por incorporarse en la misma categoría descafeinada del 7 de diciembre de Pearl Harbor u otras festividades federales, como la de los veteranos o de los presidentes. No obstante, el Pentágono ha intentado organizar ayer por todo el país paseos de la libertad y el Departamento de Estado ha ordenado a sus embajadas en todo el mundo conmemoraciones visibles. Al Qaida amenaza con nuevos ataques terroristas en Los Ángeles y Melbourne P. R. WASHINGTON. En un redundante recordatorio sobre sus intenciones criminales, una nueva cinta de vídeo atribuida a Al Qaida amenaza con nuevos ataques terroristas contra Estados Unidos y Australia. El comunicante, con turbante y el rostro tapado, afirma: Ayer, Londres y Madrid. Mañana, Los Ángeles y Melbourne, si Dios quiere. Ahora, no contéis con que demostremos limita- Debate presupuestario La intersección del 11- S y Katrina también empieza a tener un relevante impacto en el debate presupuestario para hacer frente a la devastación del huracán. Los 62.000 millones de dólares aprobados inicialmente por la Casa Blanca se consideran como una entrada para un desastre natural cuya factura final puede rivalizar con los 300.000 millones de dólares empleados durante los últimos cuatro años en las operaciones militares de Irak y Afganistán. Congresistas de Luisiana ya han empezado a insistir en que los daños solamente en Nueva Orleáns pueden superar los 100.000 millones de dólares. Algunos análisis contables hablan de tasa de quemado para cuantificar cuánto dinero se está gastando y a qué velocidad. El primer fin de semana tras el paso del huracán por Florida, Alabama, Misisipi y Luisiana, se esti- Ceremonia en Washington Las ceremonias en Washington- -a las 8: 46 de la mañana, la hora en que el primero de los aviones secuestrados por Al Qaida fue estrellado contra el World Trade Center- -también se han reproducido en el bajo Manhattan con la lectura de los nombres de las 2.749 ciones o compasión. Nosotros somos musulmanes. Amamos la paz, pero la paz según nuestros términos, paz bajo el Islam, no la llamada paz de los ocupadores y dictadores La diatriba de once minutos distribuida desde Pakistán insiste en que cuando el enemigo viola nuestra paz y nos impide alcanzarla, entonces no amamos nada con más intensidad que el calor de la batalla, el eco de la explosión y cortar el cuello de los infieles El vídeo, que invoca los nombres de los secuestradores del 11- S, también insiste en que Osama bin Laden se encuentra con vida y en activo. Se sospecha que el individuo que aparece en esta nueva cinta es Adam Gadahn, un buscado miembro de Al Qaida de origen californiano. El año pasado, Gadahn protagonizó un similar mensaje amenazador grabado en vídeo.