Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional II CONFERENCIA DE PRESIDENTES REACCIONES LUNES 12 9 2005 ABC EL DERECHO Y LA ESTRATEGIA esde el punto de vista del presidente Zapatero y su equipo, hay una diferencia formal importante entre el caso vasco y el catalán. A pesar de la polémica que suscitó y de la habilidosa tomadura de pelo del lendakari en su visita previa a Moncloa, se podía rechazar en el Congreso el proyecto soberanista del PNV. No es lo mismo en el caso de la reforma del Estatuto de Cataluña porque se trataría de negarle la mayor, no a Ibarretxe y el PNV, sino a Maragall, a una parte del propio PSOE y a sus propios socios parlamentarios. Si el Plan de los nacionalistas vascos se discutió y se rechazó inmediatamente, se pretenderá ahora que la reforma de GERMÁN Cataluña se estrelle en YANKE aquella Comunidad o, en todo caso, se demore lo más posible. Pero no es esto lo paradójico sino, como decía, el estado de ánimo gubernamental: esperanzado ante el nacionalismo vasco, preocupado- -si no asustado- -ante las reivindicaciones catalanistas. El núcleo de la paradoja es que, en el País Vasco, se ha sustituido el Derecho por la estrategia. No había más remedio que negarse jurídicamente a las pretensiones de Ibarretxe- -y lo formulo así, negativa, casi dolorosamente, porque creo que responde a la actitud socialista ante el Plan- pero se puede buscar ahora el entendimiento político. Y tanto en el territorio de los fondos económicos transferidos de un modo que se inclina más a la conveniencia administrativa que hacia el modelo autonómico vigente, Concierto Económico incluido, como en la nueva actitud ante la lucha antiterrorista ofrecido ya el diálogo e iniciadas las condiciones previas del mismo. Reconozcamos, con espanto, con tristeza, que se impone la tesis de que la paz en el País Vasco no depende tanto, sin negarla, de la persecución de los violentos y la exclusión de los que se sirven de ellos, sino de acuerdos. Lo que el Derecho prohíbe quizá pueda colarse en la más opaca provincia de la estrategia. En Cataluña, sin embargo, después de una acelerada temporada táctica, en la que todo parecía plantearse para dar satisfacción a la nueva coalición gobernante, ésta se ha empeñado a forzar el Derecho, que es precisamente donde el Gobierno español no tiene capacidad de maniobra. Quizá cuando el presidente dijo en Barcelona que aceptaría, tal cual, la propuesta que le llegara de Cataluña pensaba que todo iba a quedarse, a diferencia del Plan Ibarretxe, en el territorio de la estrategia. Pero con el Derecho hemos topado. La paradoja, al fin, es que Zapatero parece sentirse optimista ante la estrategia y pesimista ante el Derecho. Si la estrategia consigue la paz en el País Vasco, ¿cómo negarse? Precisamente subrayando que es el Derecho, y no la estrategia, lo que fundamenta un sistema de libertad y asienta la confianza de los ciudadanos, que constatan que la violencia no logra cambiar nada. Y, si el Derecho se convierte en una traba, ¿se sustituirá, para confirmar la paradoja, por la estrategia renovada, sinuosa si hace falta, para reconducir el terremoto catalán? D El PSOE ve al PP obligado a firmar el acuerdo básico ya que es imposible de rechazar Dice que la oferta final de Zapatero descolocó a las autonomías de Rajoy b Rubalcaba apela a la respon- sabilidad de los presidentes del PP para ser representantes de los ciudadanos y no dirigentes de un partido ABC MADRID. El PSOE explotó ayer como el único éxito posible el consenso básico que su secretario general y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, halló en la reunión de la segunda Conferencia de Presidentes para paliar el déficit de la sanidad en las Comunidades autónomas. Es cierto que los socialistas no pueden calificar el resultado de la cita autonómica como espectacular. Pero sí como suficiente para tapar la boca a las Comunidades del PP, que por muy disconformes que estén, aceptarán los 1.700 millones de euros que el Estado les va a entregar anualmente hasta que se apruebe otro sistema de financiación sanitaria y los 1.300 que la Administración les va a adelantar como anticipo de la liquidación que tendría que llevarse a cabo en 2007 para disponer de más liquidez desde ahora mismo. El portavoz parlamentario del PSOE y miembro de su Ejecutiva, Alfredo Pérez Rubalcaba, fue ayer claro al respecto: en primer lugar, mantuvo que el acuerdo básico será ratificado por todas las Comunidades, incluso las del PP, mañana martes en la reunión prevista del Consejo de Política Fiscal y Financiera. Por lo tanto, los socialistas argumentan que no es cierto que en la Conferencia de Presidentes no hubiese acuerdo. cialistas creen acreditado que la oferta definitiva de Zapatero descolocó a esas autonomías, que en última instancia se olvidaron de estrategias conjuntas y pensaron aquello de más vale pájaro en mano que ciento volando... Más allá de una negociación en términos económicos, Rubalcaba describió una cronología en términos políticos con el fin de acusar a Rajoy de débil, tanto dentro de su partido como ante sus Comunidades. Para Rubalcaba, primero Rajoy reunió a sus presidentes en Génova el viernes con el fin de prohibirles dar un sí a la propuesta de Rajoy les prohibió un acuerdo, pero con la oferta se hicieron un lío: unos que sí, otros que no Zapatero. Luego, Zapatero hizo esa oferta imposible de rechazar Y ahí es donde llegó el lío- -dijo el portavoz socialista- -porque tenían una instrucción de Génova y una propuesta del presidente del Gobierno a la que era imposible decir no. Por eso se hicieron un pequeño lío y salieron diciendo que sí, pero que no, unos que sí, otros que no De cualquier modo, el PSOE apeló a la responsabilidad de las Comunidades del PP por si en el último instante decidieran no rubricar en el Consejo de Política Social y Financiera- -donde los socialistas son mayoría- -el acuerdo básico alcanzado anteayer. Según Rubalcaba, las autonomías del PP tendrán que optar entre comportarse como dirigentes de un partido o como responsables ante sus ciudadanos y les emplazó a actuar en función de esta segunda alternativa. Va a haber una ratificación, va a ser que sí concluyó. La culpa... de Rajoy Segundo, esto así porque la oferta que Zapatero puso encima de la mesa era imposible de rechazar Según los socialistas, ya ni siquiera era una propuesta irrechazable por las cantidades económicas, sino porque es impensable que alguna Comunidad vaya a rechazar un dinero regalado por raquítico que quien lo acepta crea que es. Rubalcaba puso como ejemplo de ello lo afirmado por la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre (PP) quien tras la Conferencia dijo que aceptaría el dinero que fuese porque a caballo regalado... Y, en tercer lugar, el PSOE trató de vincular las protestas de las Comunidades del PP a un error de estrategia del presidente de este partido, Mariano Rajoy, porque los so- Rubalcaba ofreció ayer la versión del PSOE tras la Conferencia