Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12 9 2005 Opinión 7 frutos que esperaba recoger en el previsible sálvese quien pueda de una CiU alejada del poder. El Estatuto era tan sólo una herramienta, interesante pero provisional, para ir fijando las trincheras de su particular guerra de posiciones identitaria. Ahora bien, si sospecha que no ha de salir, cambiará radicalmente el guión y, a la hora de pedir, el cielo le parecerá pocoante el temor de aparecer cómplice y tibiaante su clientela electoral. Vamos, lo de siempre: en misa y repicando. Sólo ICV parece haberse creído desde el principio la mitología del Estatuto como solución a los problemas de Cataluña y está dispuesta a salvar como sea el Estatuto y la legislatura. ¿Y el PSC? Pues no se sabe. Convencido de que sería una simple arma política con la que reunir fuerzas frente a un Gobierno del PP, se embarcó en esta empresa dispuesto a cebar todas las fantasías, y ahora se encuentra, sin ningún aliado seguro, con que tiene que ir mitigando los entusiasmos sin que nadie, en Barcelona o Madrid, lo señale como responsable, ni de lo de antes ni de lo de ahora, de lanzar la carrera ni de frenarla. LA ESPUMA DE LOS DÍAS DESPUÉS DE LA GRAN CATÁSTROFE N Si alguien es capaz de encontrar un punto de equilibrio en ese conjunto de estrategias, que levante la mano. Lo que no quiere decir que no se llegue a un acuerdo. Pero será por otras razones, que poco tienen que ver con cómo se acabe de coser el Estatuto. Las más poderosas, las primitivas: la supervivencia, el suflé. Lo dijo Maragall en su día: Poner vaselina a la situación, porque lo que está pasando no es bueno para nadie Ahí tienen la explicación del seny, de la falta de crispación de la sociedad catalana, es decir, la protección de los intereses de la clase política, y, consiguientemente, de los estamentos que de ella se benefician. La pregunta, naturalmente, es: ¿también esta vez sobrevivirá la clase política al espectacular ridículo de haber ocupado su tiempo y el de todos en inventarse un problema para el que no tienen solución? Desde luego, no faltan antecedentes: Banca Catalana, Casinos, Pallerols, Perpiñán. El ecosistema en el que han crecido requiere pocos talentos para sobrevivir. De todos modos, esta apuesta es más seria. Su juguete no sólo tiene entretenida a la afición local. Esta vez es difícil rematar el número con un ¡Alehop, a otra cosa! Esta vez no hay modo de acudir al habitual tono quejumbroso y echar la culpa a Madrid. Lo que está en crisis es su propia supervivencia. O al menos debería estarlo. En todo caso, pase lo que pase, lo que se va a medir es la salud democrática de la propia sociedad catalana. Si no es capaz de pedir cuentas, si una vez más laretórica de anticatalanismo se muestra eficaz para cancelar la exigencia de cuentas, quedará bien claro hasta qué punto el nacionalismo corrompe a la ciudadanía. ÁNGEL CÓRDOBA funcionado sin tregua durante el último año, los ciudadanos confirman, con su desinterés por el Estatuto, lo que los indicadores empíricos revelan: los políticos catalanes viven en otro mundo y sus juguetes no les interesan a nadie. En realidad, tampoco a ellos les importa mucho el juguete. O por lo menos no les importa a todos. CiU a lo que espira es a que fracase lo más pronto posible y se convoquen unas elecciones que les permitan recuperar, en la compañía de cualquiera, el abrevadero del poder, el único que les garantiza la superviencia. Su estrategia es bastante clara: exigir el cielo a la espera de que el rechazo de Madrid esto es, del PSOE, revierta en un problema para los socialistas catalanes. Cuanto peor, mejor. Muy distinta era, en principio, la actitud de ERC, dispuesta a entibiar sus reclamos para que el Estatuto saliera. Necesitaba tiempo para consolidar su propio sistema clientelar, su hegemonía, en su propio léxico, y para que madurasen los PALABRAS CRUZADAS ¿Van los árbitros a por el Real Madrid? NO, VAN AL INFIERNO EDICARSE al arbitraje es el camino más corto para llegar hasta el desprecio de los demás. Aun siendo un virtuoso del pito, el árbitro es un ser al que el domingo por la noche odia media España (y para estar en sintonía con la chifladura actual, lo odian comunidades autónomas o nacionales enteras) Si se es un forofo ofuscado del Real Madrid, se pensará que hay un contubernio del gremio del pito contra este equipo porque le han castigado con un gol que no lo fue; pero los demás verán esta creencia más como el producto de una conjuropatía o de la mala educación (los seguidores del Real Madrid están educados, y hacen bien, ellos que pueden, en eso que pomposamente se llaOTI R. ma tolerancia cero con las agresiones MARCHANTE arbitrales) Francamente, no está bien adjudicar un gol a quien no ha conseguido meter el balón dentro de la portería, pero, como dicen los filósofos del fútbol, la Liga es muy larga, y tal vez detalles como éste que han tenido con el Celta le permitan al equipo galáctico ir a otros campos de fútbol sin que le griten eso de así, así gana el Madrid Porque, no perdamos del todo la cabeza: aún no se han oído por ahí gritos de así, así gana el Celta ni a otros equipos. En fútbol, el así, así rima tradicionalmente con el Madrid. SÍ, ES LO PROGRE E anunciaron, mano a mano, dos toreros de época en la plaza de Valencia. Uno, de poder; de arte, el otro. Al salir el último toro del artista, éste, que llevaba la tarde en blanco, se dirigió a su contrincante, que había cortado tres orejas, y le dijo: ¡Eh, paleto! Tú saldrás por la Puerta Grande, pero de quien hablarán mañana los periódicos será de mí. Y así fue. Sólo tuvo que sentarse en el estribo y, en medio de la bronca, esperar a que el presidente le echara vivo el toro al corral. Esta españolada de un torero genial dejándose llevar por un arrebato de aristocratismo es la misma- -pero al revés- -que ejercen hoy en los estadios los árbitros de fútbol cuando se dejan llevar por un fervor igualitarista. Ocurrió el sábado en el Bernabéu. ¡Eh, Robinho! Tú te IGNACIO R. llevarás aquí las palmas, pero de quien haQUINTANO blarán mañana los periódicos será de Ramiro Domínguez o de Domingo Ramírez! Y así ha sido. ¿Qué Llamazares va a negarle a ningún Domingo Ramírez o Ramiro Domínguez el derecho a ser igual que Robinho? ¿Al Celta a ser igual que el Real? Es la demagogia progre en que se ha instalado nuestro fútbol. Progre, como tiene dicho Gordon Liddy, es el que se siente profundamente en deuda con el prójimo y propone saldarla con tu dinero. Vamos, como si los árbitros se sintieran en deuda con el ticket de abogados progresistas Villar Laporta y se propusieran saldarla con la pasta de Florentino. ¡Buen golpe de hoz a los castellanos! D S ¿Y usted qué opina? Déjenos su mensaje o su voto en la página web www. abc. es eldebate UNCA estuvimos en Nueva Orleáns, cargada de mitología, literatura, cine, jazz, vudú y misterio; nunca estuvimos en Biloxi, una de las ciudades de Jonh Kennedy Toole, ni en Mobile, Alabama, pero hemos seguido el desastre y sus resultados con el alma angustiada, deseando estar cerca sin estarlo. Dos semanas después de la gran catástrofe, sabemos que las crónicas y los telediarios han querido contárnoslo todo, aunque desde Europa no podamos hacernos de verdad una idea completa de la tragedia y el sufrimiento provocados por este ensayo general del Apocalipsis. Hemos mostrado nuestra solidaridad y tristeza, y podemos deJ. J. ARMAS mostrarla con la ayuda MARCELO prestada. Esa será nuestra contribución frente a la gran tragedia. Dos semanas después, la visión del espanto nos hace reflexionar una y otra vez. ¿Cómo ha podido suceder esta desgracia, sobre todo en la gestión de la ayuda en los días posteriores al paso del huracán, en los Estados Unidos de América, el primer mundo del primer mundo? Es la pregunta (sin respuesta) más repetida. A pesar de las previsiones de las autoridades, la muerte y la destrucción total que arrastró el Katrina son los tatuajes más evidentes de la herida geografía del huracán. La gestión de la ayuda, al menos en los primeros días, fue igualmente desastrosa. Ray Nagin, alcalde de Nueva Orleáns, no dejó títere con cabeza en esos momentos, desde el presidente Bush a todos sus colaboradores: nadie en el Gobierno federal- -vino a decir- ni tampoco su presidente, tenía idea de lo que estaba sucediendo en su ciudad, un desastre nacional, el peor en la historia de los Estados Unidos Ha ocurrido. La convicción de que una catástrofe semejante puede pasar ya en cualquier parte del mundo nos ha acercado con ansiosa complicidad al grave desastre, haciéndolo nuestro a partir de las imágenes de la televisión y los testimonios dramáticos de quienes sufrieron el huracán. Además, desde el principio, la realidad del sufrimiento y la tragedia fue mayoritariamente negra y pobre. Las noticias televisadas y las crónicas de los reporteros de prensa y radio nos han mostrado y demostrado que bajo la fuerza de la naturaleza desatada en un huracán de tales dimensiones- -como sucedió con el tsunami asiático hace unos meses- -siempre pagan los mismos, la cuarta parte del sistema económico y político al que el mismo sistema condena a la marginación: el tercer mundo interior del primer mundo, en este caso. A estas alturas, dos semanas después de la catástrofe, tenemos la firme y triste convicción de que fue imposible evitarla. Por la fuerza destructora de la naturaleza. Y por la incapacidad de la condición humana, incluyendo al Gobierno de los Estados Unidos, al enfrentarse al resultado de los desastres naturales. Para no olvidar y aprender.