Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Los domingos DOMINGO 11 9 2005 ABC EL PODER DE LA PERIFERIA La opa de Gas Natural ha vuelto a poner sobre la mesa el enorme poder del ministro de Industria, que también maneja otros sectores sensibles como la comunicación EFE El cocinero de Moncloa El ministro de Industria se ha propuesto sustituir a CiU en su papel de tradicional interlocutor del empresariado catalán en la capital para afianzar la supremacía del PSC en Cataluña y, de paso, apuntalar los intereses de Rodríguez Zapatero POR IVA ANGUERA DE SOJO omina los tiempos políticos como nadie y de nadie se puede decir con más acierto que es, ante todo, dueño de sus silencios. Quienes han seguido la trayectoria política de José Montilla saben que cuando el ministro de Industria hace un anuncio, el pronóstico se cumple. Y si no, que se lo pregunten a Carlos Bustelo... Ahora vuelve a ocupar el centro del debate político gracias a la opa de Gas Natural sobre Endesa. Una operación tras la que todos ven la mano o por lo menos el beneplácito del poderoso ministro, aunque él prefiere, de momento, dar la callada por respuesta. Cuando concluyeron las negociaciones para la formación del primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en las que Montilla fue una de las últimas fichas, muchos no ocultaban sus dudas respecto a la cuota de poder alcanzada finalmente por el PSC con el nombramiento de su primer secretario como ministro de Industria, Comercio y Turismo. En la mente de todos estaba la repercusión de su antecesor catalán en el Gobierno del PP, Josep Piqué, cuando pa- D só por esa cartera, por no hablar de fiasco de Anna Birulés al frente del ministerio reconvertido en Ciencia y Tecnología. Pero pronto quedó claro que Montilla había atado bien sus bazas. El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, sería el amo y señor de la política económica pero de la industrial se ocuparía Montilla. Un ámbito que va desde las grandes empresas privatizadas- -proceso que en tiempos del PP controló indisimuladamente el ministro Rato- -a las telecomunicaciones, sin olvidar la patata caliente del sector audiovisual, con un apagón analógico pendiente para 2010. Puntos calientes del mandato La crisis de los astilleros fue la primera. Tras meses de conflicto, el Ejecutivo garantizó la viabilidad de los astilleros militares con nuevos- -y polémicos- -contratos con Venezuela y pactó con los sindicatos la venta de los astilleros civiles. Superada esa primera prueba llegó el segundo asalto: las nuevas concesiones de frecuencias de móvil, que ganan Telefónica Móviles y Amena. Y de un sec- YOLANDA CARDO Montilla con Maragall. El poder metropolitano frente al poder burgués dentro del PSC tor comprometido a otro. En el ámbito audiovisual, a Montilla se le responsabilizó en última instancia de la concesión de un cuarto canal en abierto al Grupo Prisa mientras se negaba a la Comunidad de Madrid un segundo canal autonómico. Una decisión que, junto al traslado de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) a Barcelona, ha convertido a Montilla en blanco de las críticas del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Y es que la mano de este ministro catalán de Córdoba aparece para muchos detrás de todas las decisiones que, de un modo u otro, beneficien a la industria catalana. No en vano, entre sus objetivos políticos está el de sustituir definitivamente a CiU como referente del empresariado catalán en el diálogo con el Gobierno, papel que los nacionalistas habían ejercido hasta ahora tanto con Ejecutivos del PP como con los del PSOE. Para hacerse valedor del título ostentado por políticos del peso de Miquel Roca, a Montilla no le ha temblado el pulso a la hora de tomar decisiones. Desde el Ministe-