Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 9 2005 Los domingos 51 cuerda Bols del pequeño coche de la RDA. Dorothee nunca esperó que llegase la xenofobia, o que la economía del Este fuera realmente tan debil El arquitecto nunca creyó en los paisaje florecientes que prometió Kohl, pero tampoco en una fase tan larga de reconstrucción Aunque todo ha ido tan rápido y ha habido que asumir tantas cosas que a veces parece que aquello no hubiera sucedido nunca En pocos lugares se ha hecho tan asumible la reunificación como Berlín, una ciudad 28 años dividida, al menos en el ambiente de un arquitecto o una periodista: No solemos encontrar ninguna diferencia, depende de la persona como en todas partes Wilfried, el primo en paro de Steffen, en Libätz, no tiene problemas por trabajar para un wessi Su mujer Doris tampoco. Incluso lo prefieren: Tienen más sentido social que los ossis o sea del Este. Un nuevo estatalismo Rolf Henrich era defensor de derechos civiles en la RDA y creó la frase despectiva de el ciudadano reducido a pupilo de un estado tutor Cree que las energías ciudadanas no se han liberado aún de esa tutela: La reconstrucción en Brandenburgo y sus tres mega proyectos de servicios fueron pensados de nuevo por el Estado ignorando a las personas Pero Heinrich diferencia entre dos RDA, algo que no ven los wessis apelativo para los occidentales: Una cosa es Brandenburgo y el norte, con mentalidad prusiana muy estatalista ya antes del socialismo, y otra Sajonia y Turingia éstas con una gran tradición burguesa. Ahora el difícil nacimiento de una clase media viene obstaculizado por esta situación, pero también porque coincide con una época económica en que la tarta ya está repartida entre los grandes y al ciudadano que intenta situarse sólo le quedan pequeños nichos donde recoger las migas. Esto también es un problema en el Oeste. A lo largo del tiempo se han capeado los problemas y los cambios pero el arquitecto de Berlín, H. O. Bols, admite que no hay otra vía para dirigirnos a una nueva orientación, hace falta que algún día lo entiendan todos Asume que hay demasiada queja y catastrofismo, para un país que, como recuerda el canciller, registra cada año más patentes que nadie en el mundo y cuyos productos son respetados y admirados, lo que lo hecho primera potencia exportadora. Los alemanes son campeones en exportación y en aseguradoras dice Edwin, el primo comunicólogo de Steffen, en ningún país hay una cuota tan alta de asegurados de todo Pero para lo que se les viene encima a los alemanes, estamos reaccionando con cierta tranquilidad (Pasa a la página siguiente) Merkel y Schröder no se enfrentan sólo a los problemas económicos, también a la radical escisión social trabajar a Berlín. Es cerrajero, pero está en paro, no hay contratos dice Doris, que niega que hayan ido a menos, Usted no sabe la escasez que hubo siempre en la RDA Sabe que Wilfried encontrará algo y saldrá adelante porque así tiene que ser. Rín sin saber apenas del Este: No tengo nada contra ellos, pero no tenemos contacto, aunque aquí llegan muchos a trabajar Los nuevos länder orientales, la propia cátedra de su primo Steffen en Weimar, está sólo a 200 kms, pero parecen en otra galaxia. Su vida es muy otra Edwin Lüer (44) padre de dos niños, es comunicólogo y estaba en un bar de jazz en Seúl el día de la caída del Muro: Me lo dijo un americano y no le quise creer Calculó que Alemania crecería y se haría más potente, que habría que ayudar al Este, pero no pensé que durara tanto tiempo Ahora cree que hay que contar con 30 años Adiós a la vida colectiva Pese a todo cree que se han cumplido las expectativas que teníamos, aunque con ello han cambiado inevitablemente cosas que no preveíamos Como la vida de comunidad: las asociaciones del trabajo, los clubs, eran toda la vida social de la RDA. La vida entre los vecinos se ha disgregado y ha empeorado Antes todos tenían lo mismo, ahora todos sospechan que el otro tiene un trabajo mejor A su primo Steffen, el del Oeste, se le abrieron en cambio nuevas posibilidades y se hizo catedrático de sociología en Jena (Turingia, Este) en uno más de tantos casos que reprochan en el Este: Vinieron a quitarnos nuestros puestos Puestos dados entonces con carnet del partido, unos injustos, pero también otros justos: No se podía investigar en la universidad de otra manera Pero todos fueron purgados con el cambio. Ahora en la universidad de Weimar, Steffen puede contar ejemplos de la frustración y sueldos inferiores, por el mismo trabajo, de sus mismos colegas del Este. Los Lüer (Düsseldorf) también son primos de Steffen y Sibylle, pero viven allí en el Oeste junto al El lastre de la globalización Han pasado ya 15, pero el flamante comunicólogo de la rica Düsseldorf no contaba con la globalización, eso lo cambió todo La apertura de la econonomía mundial coincidió en los 90 con la reunificación, durante la que el Oeste transfirió al Este cien billones de euros. No es sólo la ayuda al Este asienten también Sibylle y Steffen, el cambio les abrió a ellos la posibilidad de irse al Este con otro nivel, pero no contaban con que la reunificación de las mentalidades fuera tan difícil y eso que una se había criado en el Este y el otro en el Oeste. Mercedes y Steffan Fuhrer, de Berlín Oeste no ven futuro en la nueva Alemania y piensan en marcharse, pero restan hierro a La familia Rahm de Hamburgo acaba de desembarcar en Perth (Australia) Dejan atrás una buena casa y dos buenos trabajos, pero ninguna perspectiva de mejorar. Nos damos un plazo de dos años para probar esta nueva vida la reunificación con la RDA: No son ellos, son los trabajadores del Este, que vienen por 3 euros la hora y nos quitan el trabajo dice Steffan que es transportista y pintor: Aquí ya no hay lugar para mí Llega el trabajo barato y se va el caro. Faltan médicos en todos los länder orientales, los que había se han ido a Gran Bretaña o a Suecia. Pero Bols, que es arquitecto, y su mujer Dorothee Nolte (42) periodista del Tagesspiegel, viven en la casa de enfrente de Mercedes y Stefan, en pleno centro de Berlín Oeste, y les va muy bien. Supe de la caída del muro cuando ví un Trabbi por la calle re-