Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional DOMINGO 11 9 2005 ABC A medida que la sociedad se islamiza, la minoría cristiana también se recluye en su mundo y busca el amparo de la Iglesia para defender sus derechos religiosos y civiles El ghetto copto en Egipto TEXTO: ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL EL CAIRO. En las recientes elecciones egipcias, la máxima autoridad espiritual de los cristianos coptos, el Papa Shenuda, pidió el voto para el veterano Hosni Mubarak. Hay quien valoró el gesto sólo como muestra de pleitesía, pero también están quienes consideraron que, frente a la creciente islamización de la sociedad, esta minoría, aquejada de una creciente inseguridad, busca la protección del pragmático y antifundamentalista Mubarak. Como en la mayoría de las minorías cristianas en países árabes, entre los coptos también se extiende un cierto sentimiento de comunidad cada vez más aislada y segregada. El Gobierno se proclama defensor del pluralismo religioso, pero como nos cuenta el sacerdote Flubakir Gamil, algo raro deben de ver en ellos cuando para construir una nueva iglesia hay que solicitar permiso a la Seguridad del Estado Y ésta o responde con una negativa o da largas indefinidas. Lo más práctico es sobornar a los funcionarios locales, pero entonces pueden encontrarse con la hostilidad de los sectores más fanáticos de los islamistas. Cuando en el pasado hubo algunos enfrentamientos entre coptos y musulmanes siempre solía estar de por medio el litigio provocado por la construcción de una nueva iglesia. tiene Rafik Habib, activista político copto. El sacerdote Gamil nos asegura que no hay ningún interés de los coptos en recluirse. Afirma que su prédica anima a todo lo contrario y nos da a entender que mantiene buenas relaciones con los islamistas, de quienes dice que han sufrido en exceso la represión del régimen en los años más duros. La gente normal se lleva bien, pero nos quieren dividir y, además, crece el radicalismo de unos y otros. Hay coptos que se sienten injustamente tratados, y hay musulmanes que pasan a la acción apunta Gamil. Su iglesia está en un barrio obrero, más bien difícil, pero su único problema es con un imán que pone la megafonía de la oración a todo volumen cuando él celebra misa. Es algo infantil, no hay que darle importancia concluye. Un mercadillo de objetos religiosos coptos en una calle de El Cairo GONZALO CRUZ Creciente aislamiento social Los coptos acuden a la iglesia no sólo a rezar, sino también a entablar relaciones sociales, a confraternizar, a buscar amistades y a pasar una mañana de conversación junto al templo. Antes, esas relaciones comunales se compaginaban con una más extensa implicación común con el resto de la socie- La gente normal se lleva bien, pero nos quieren dividir y crece el radicalismo en unos y otros relata con preocupación un sacerdote copto dad, pero ahora el círculo del ghetto se estrecha. Hay incluso quienes piensan que tanto cristianos como musulmanes buscaron el refugio de la religión tras la humillante derrota de Egipto en la primera guerra contra Israel, en 1967. El caso es que, aunque sus sacerdotes prediquen lo contrario, a los coptos cada vez les da mayor reparo salir de su círculo. La Sharía, fuente de Derecho Los islamistas moderados de los Hermanos Musulmanes nos aseguran que mantienen muy buenas relaciones con los cristianos y que no tienen nada en contra de la construcción de nuevas iglesias. Pero, para ellos también es una cuestión de principios que la Sharía- -la ley islámica- -se convierta en la principal fuente de legislación del país. Y la Sharía rige ya para cuestiones como la herencia, el matrimonio, la separación y la custodia de los hijos, a las que aplica una serie de principios que no concuerdan con las tradiciones de los cristianos. En El Cairo no hay zonas exclusivas para cristianos o musulmanes. No hay un ghetto en el sentido físico del término. Pero a medida que la sociedad se islamiza, los coptos también se sienten inclinados a recluirse en su propio mundo, en su espacio social y espiritual aislado. Hay intelectuales coptos que afirman que la minoría cristiana tiende a marginarse de los partidos políticos y a recurrir a la Iglesia para defender sus derechos religiosos y civiles. La declaración de Shenuda tiende a separar a los coptos del activismo político. Y si los coptos se aíslan del resto de la sociedad en su iglesia, entonces la distancia que les separa de los musulmanes va a seguir creciendo sos- La jefa del MI 5 británico afirma que será necesario recortar las libertades para vencer al terror MARCELO JUSTO. SERVICIO ESPECIAL LONDRES. La jefa del servicio de seguridad británico MI 5, Eliza Manningham- Buller, respaldó públicamente la polémica política antiterrorista del primer ministro, Tony Blair. En un discurso publicado en la página de internet del MI 5, la máxima autoridad de la seguridad interior británica señaló que será muy posiblemente necesario erosionar las libertades civiles para ganar la batalla contra el terrorismo. En una clara ruptura con la tradición, Manningham- Buller decidió publicar en la red el discurso que pronunció ante el servicio de inteligencia de Holanda a principios de mes. La funcionaria dijo a sus colegas holandeses que era necesario abrir el debate sobre la necesidad de limitar ciertas libertades públicas. El mundo ha cambiado radicalmente y necesitamos debatir si no se ha vuelto necesario recortar ciertas libertades públicas para garantizar que nuestros ciudadanos puedan desa- rrollar su vida con normalidad sin temer que los vuelen en mil pedazos dijo la funcionaria. La necesidad de adaptar las reglas de juego democráticas a un mundo transformado por la amenaza terrorista es un calco de las palabras pronunciadas por el primer ministro Tony Blair al presentar una batería de duras medidas antiterroristas a principios de agosto. Entre las mismas se incluye la deportación de extranjeros o el arresto de británicos por incitación o justificación de la violencia para la realización de los ideales personales y la promoción del odio así como el cierre de mezquitas, páginas de internet, librerías y locales que promuevan el extremismo La jefa del MI 5 no dio un apoyo manifiesto a estas medidas, pero su intervención pública fue interpretada como un respaldo político de los servicios secretos a Blair. Las propuestas del Gobierno han sido duramente criticadas por grupos de derechos humanos, jueces, abogados, políticos y representantes de la comunidad musulmana, para quienes dichas iniciativas suponen un recorte de los derechos civiles, cuando no resultan irrelevantes o contraproducentes. Mannigham- Buller dejó claro de qué lado está. Combatir al terrorismo bajo el estado de derecho de una sociedad democrática, donde los derechos civiles son muy importantes, adquiridos tras siglos de lucha, no es fácil. Uno de los dilemas centrales para combatir este tipo de terrorismo es que nosotros podemos estar seguros de que un determinado grupo está por cometer un atentado, pero esta certeza proviene de información fragmentaria e incierta, que requiere interpretación y evaluación. Esta información es insuficiente para llevar a alguien ante los tribunales. Al mismo tiempo, es fundamental que protejamos tanto a nuestros ciudadanos como a nuestras fuentes dijo. La necesidad de proteger a las fuentes impone limitaciones a la colaboración con otros servicios secretos europeos, según la jefa del MI 5. Como la amenaza es global, es necesaria la cooperación internacional, pero me niego a compartir la información cuando esto pueda comprometer la seguridad de nuestras fuentes dijo Manningham- Buller.