Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 9 2005 Nacional 25 La manifestación convirtió el centro de la ciudad en un río humano UBALDO ARACIL Más de cien mil personas se manifiestan en Alicante por el trasvase Júcar- Vinalopó Agua para todos y menos desaladoras fueron los lemas de la concentración la participación de los presidentes de Valencia y Murcia, a pesar de que llegaron con retraso por su asistencia a la Conferencia de Presidentes DAVID MARTÍNEZ ALICANTE. Con media hora de retraso sobre el horario previsto, a las siete y media de la tarde, arrancó ayer en Alicante la multitudinaria manifestación para exigir la ejecución del actual trazado del Júcar- Vinalopó. Sobre el número de participantes, la Policía Local lo cifró en más de cien mil mientras la organización contabilizaba 150.000. La Delegación del Gobierno, por su parte, redujo la cifra hasta los 50.000. La marcha avanzó con lentitud debido a la densidad de participantes y lo escaso del recorrido, hasta convertir la céntrica avenida de Maisonnave b La marcha contó con en un auténtico río humano. En la cabecera de la manifestación, junto a los representantes de los regantes del Vinalopó portaban también la pancarta representantes empresariales. Aunque estaba previsto que tanto el presidente de la Comunidad, Francisco Camps, como su homólogo murciano, Ramón Luis Valcárcel, tomaran parte en el inicio de la manifestación, el acto arrancó finalmente sin su presencia, dado que aún estaban en camino tras asistir a la Conferencia de Presidentes. Ambos se unieron a la reivindicación poco después, cuando su cabecera se acercaba ya a la plaza de la Montanyeta, donde tiene su sede la Subdelegagación del Gobierno. En el centro de la plaza se instaló un pequeño escenario desde donde se leyó el manifiesto que más tarde se entregó a un representante de la Subdelegación. La lectura pedía que se cumpla la legalidad y exigía al Ejecutivo que reanude de forma inmediata las obras y que las termine tal y como están aprobadas, con toda la rapidez posible y con todas las garantías precisas Antes, la avenida de Maisonnave, itinerario central y casi exclusivo de la movilización, se vio invadida por una auténtica marea humana. Mensajes claros La mayoría de los participantes portaba pancartas de mano en las que se podían leer mensajes como Nos niegan el agua o El agua no se le niega a nadie Los más creativos confeccionaron sus propios elementos reivindicativos con globos, en los que se recomendaba a Narbona que estudie primero, y hable después La consigna más coreada fue: Agua para todos pero no fue la única, ya que los miles de manifestantes gritaron también Zapatero, embustero o Desaladoras y sequía, la misma porquería Camps y Valcárcel aseguran que se manifestarán las veces que haga falta D. M. ALICANTE. El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, que se sumó al acto poco antes de que la marcha alcanzara la Subdelegación del Gobierno junto al presidente del Gobierno de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, insistió en que la única solución a la sequía son los trasvases, por lo que anunció que el Gobierno valenciano seguirá manifestándose las veces que haga falta para defender lo que creen justo y necesario Camps, que se felicitó por la abrumadora respuesta de los alicantinos a la convocatoria de los regantes del Vinalopó, reconoció la labor de la organización, y calificó a los manifestantes como la inyec- ción de moral necesaria para seguir trabajando por la consecución de agua para la Comunidad Valenciana. En términos similares a los de Camps se expresó el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel. El presidente murciano advirtió al PSOE y a ERC que ambas comunidades autónomas vamos a seguir estando siempre que haya manifestaciones para que se reconozcan los valores y respeten los derechos del agua Por ello, sugirió que nadie intente hacerse hegemónico frente a la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana porque mientras haya un solo agricultor o ciudadano defendiendo el agua, ahí estaremos Valcárcel y Camps, con los manifestantes ayer en Alicante EFE