Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional DOMINGO 11 9 2005 ABC JOSÉ BLANCO Secretario de Organización y Coordinación del PSOE No hay ningún riesgo de ruptura entre el PSOE y el PSC El número dos del Partido Socialista Obrero Español asegura en esta entrevista que no ve necesario ningún cambio en el Gobierno, que es muy eficaz y se muestra convencido de que en Afganistán también se combate el germen del terrorismo TEXTO: MANUEL MARÍN FOTO: ERNESTO AGUDO MADRID. José Blanco, número dos del PSOE, lucha día a día desde su despacho en Ferraz por mantener la imagen de disciplina y unidad de su partido, sin que las marejadas internas causadas por los excesos del PSC para desatascar el Estatuto catalán salpiquen- -y mucho menos empapen- -a José Luis Rodríguez Zapatero y dañen los intereses del PSOE en otras Comunidades. Por eso, Blanco se sacude de encima cualquier recelo que apunte a un agrietamiento en su partido o que ponga en solfa la fortaleza del Gobierno. El problema, dice, lo tiene el PP en Génova, no él, que habla veguero en ristre. -Cuando dio un aldabonazo días atrás diciendo que el proceso de reforma del Estatuto catalán empezaba a generar desconfianza en los ciudadanos, ¿usted actuó por libre o estaba pactado con Zapatero? -La posición de ambos es exactamente la misma. Pero diré más, es la posición de todo el PSOE y de todo el PSC. Nosotros nos hemos comprometido con las reformas, con la actualización del Estado autonómico tras más de 20 años de funcionamiento. Lo llevamos en el programa electoral y a nadie debe sorprender que tratemos de cumplirlo. La España real es plural. España no es uniforme aunque algunos traten de uniformizarla. Nosotros tratamos de desarrollar lo previsto en la Constitución y seguiremos apostando por las reformas dentro de la Constitución. -Pero este debate se ha enconado bastante. Zapatero ha dado un puñetazo encima de la mesa en el Comité Federal. ¿El PSOE necesita cerrar cuanto antes el debate sobre el Estatuto catalán porque le perjudica? -El PSC ha repetido que el Estatuto será socialmente ambicioso, políticamente riguroso y jurídicamente constitucional, como dijo Maragall. Y yo hago mías las palabras del presidente del Gobierno en respuesta a algunas intervenciones en el Comité Federal, cuando dijo que el PSC tenía su respaldo y confianza para lograr que Cataluña apruebe su reforma estatutaria, cuyo único fin es el beneficio de los ciudadanos. -Intuyo entonces que no hay riesgo de ruptura PSOE- PSC... -Se lo voy a decir con toda claridad: no. El PSC y el PSOE comparten lo más fundamental, el programa electoral con el que hemos concurrido a las elec- Las críticas a la OPA vienen de quienes colocaron a amiguetes -La OPA lanzada sobre Endesa ha sido interpretada como una agresión política del tripartito catalán para reafirmar su poder y control en el mundo empresarial. ¿Es así? -Esa expresión viene sobre todo por parte de aquellos que utilizaron la privatización de las empresas públicas para colocar a sus amiguetes y que confunden sus tropelías con que las empresas actúen libremente en el mercado. Esta es una decisión estrictamente empresarial y nosotros no intervenimos ni queremos interferir. Cada uno tendrá su opinión de si la OPA es buena o no. La mía es que tener sectores energéticos fuertes es positivo para el país porque puede favorecer la competetividad en los mercados internacionales. Una mayor competencia entre grandes empresas puede beneficiar a los usuarios. No creo que la oposición destructiva del PP llegue al extremo de bloquear la reforma de la Constitución ciones. Un programa que supone un proyecto de modernización del país, hacer de España un país socialmente más avanzado en el que las reformas se abran camino. Los socialistas gallegos, vascos, andaluces o catalanes comparten la misma preocupación, que es mejorar la calidad de la educación, una buena sanidad pública, facilitar el acceso a la vivienda, avanzar en el reconocimiento de derechos y libertades, tener un empleo estable y de calidad... No hay ningún riesgo de ruptura. -La aprobación del Estatuto catalán ni siquiera está en manos del PSC y de ERC, sino de CiU. Si fracasa, ¿contempla un escenario de elecciones anticipadas en Cataluña? -Yo no creo que vaya a fracasar. El Estatuto va a salir adelante y bien. Y espero que CiU contribuya positivamente a esa salida porque estoy seguro de que su electorado no entendería que se opusiese a la existencia de un nuevo Estatuto y a mejorar el autogobierno y los hechos diferenciales. Estoy seguro de que más allá de la escenificación existe una voluntad compartida por la inmensa mayoría de las fuerzas políticas de Cataluña. -Aun así, a día de hoy el Estatuto sigue siendo inconstitucional. ¿Cómo valora el principio de acuerdo entre Maragall y Mas para blindar la financiación al margen de las leyes estatales? -Hay que dejar trabajar a las fuerzas políticas de Cataluña. Tengo confianza en ellas, en la Generalitat y en el PSC. Ha sido el PSC el que ha votado en contra de muchos artículos de la actual propuesta de Estatuto y el que ha promovido el examen del Consejo Consultivo. Eso me lleva a concluir que son precisamente el PSC y la Generalitat los que más están velando por la constitucionalidad del Estatuto. ¿Dan credibilidad a la amenaza de ERC de retirar el apoyo al Gobierno si fracasa el Estatuto? ¿Por eso buscan ahora el apoyo del PNV? -El Gobierno goza de una estabilidad clara. Todas las reformas e iniciativas han salido adelante... Nosotros no contemplamos la hipótesis de que las fuerzas que han venido apoyando al Gobierno dejen de hacerlo. En todo caso, nuestro objetivo es ampliar esa mayoría parlamentaria y estoy seguro de que lo vamos a conseguir. ¿Por qué el PSOE se niega a que sean necesarias dos terceras partes de los votos en el Congreso para aprobar reformas de Estatutos cuando el propio jefe del Ejecutivo condicionó la aprobación de las reformas en los Parlamentos regionales a un acuerdo mínimo del 60 ó 70 por ciento? ¿No es incoherente? -No entendemos a aquellas fuerzas políticas que en función de su conveniencia quieren modificar por la vía de los hechos las normas y los procedimientos que están previstos. Los Estatutos tienen unos procedimientos pa- ra ser modificados y hay que ser respetuosos con ellos. Y el PSOE lo es. Dicho esto, nosotros deseamos buscar amplios consensos. Pero no nos sirve que posiciones inmovilistas como las que mantiene el PP nos sitúen en un escenario de bloqueo de las reformas. El PP hace ahora lo mismo que cuando estaba en el Gobierno: regaña a los ciudadanos e intenta asustarlos gritando que España se rompe. Incluso escuchamos a Aznar hablando del riesgo de balcanización. Aznar, Rajoy, Acebes y Zaplana se parecen cada vez más a los cuatro jinetes del Apocalipsis porque se dedican a asustar a la gente y a profetizar grandes catástrofes. -A la vista de que parece imposible cualquier negociación con el PP, ¿ve el PSOE todavía factible la reforma de la Constitución? El PP es imprescindible... -Es verdad que el PP es necesario. Y digo sinceramente que aunque no fuera necesario, no creo que se pudiera reformar la Constitución sin el apoyo del PP. Yo soy optimista y veo factible esa reforma. Y, más allá, la veo necesaria. Quiero creer que la oposición destructiva del PP y la estrategia del no a todo no llegarán al extremo de bloquear una reforma tan necesaria y a la vez tan limitada. -Si el PSOE dice que quiere dialogar en asuntos de Estado y a su vez el PP dice lo mismo, ¿qué lo impide? ¿por qué las reuniones Zapatero- Rajoy se cuentan por fracasos? -Esta semana lo hemos visto con claridad. Rajoy acudió a la Moncloa con la respuesta que le habían escrito para