Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 9 2005 Opinión 7 MEDITACIONES EL ZOCO G UERRA de nervios la que se vivió el viernes a cuenta de la financiación de la Sanidad. En el cuartel general del PP, Mariano Rajoy y sus generales hacían números en el aire, mientras el Gobierno jugaba al despiste y hacía opas imposibles de rechazar a las autonomías populares, que decían sí, pero no, y se cruzaban cifras y porcentajes sin saber a quéatenerse. Aquello era la plaza Djemaa el Fna, de Marrakech, todos siguiendo los pasos del encantador de serpientes, que movía sus terminales mediáticas y aumentaba la oferta, y luego se plantaba para después volver del zoco con una alfombra- -buena, bonita, barata- -sobre los hombros. Mareados y sin biodramina los tuvo todo el día hasta que, al final, Rajoy y sus generales se fueron juntos a cenar... una sopita de números. MARCO AURELIO LEER Y PENSAR SEVERO OCHOA: DE MÚSCULOS A PROTEÍNAS DE MARÍA JESÚS SANTESMASES Síntesis Madrid, 2005 400 páginas 16,50 euros UN MAMARRACHO EN LA DIADA N los días de incienso y naranjos en flor, las bandas cofradieras tocan La Santa Espina a ritmo de marcha procesional por las cuestas empedradas de los pueblos andaluces, en las calles de cal y rejas de ciudades a la vera de un río o de la ancha mar, sobre cuyas aguas camina de nuevo el reflejo de un Cristo crucificado. A nadie molesta y a todos emociona que suenen cornetas y tambores con la sardana a lo divino. En justa correspondencia por este homenaje cofradiero andaluz a las músicas catalanas, la Inquisición de ERC ha declarado anatema la participación de la cantaora flamenca Mayte Martín en el programa de la Diada. En el Parque de la Ciudadela, la Generalidad ha organizado un concierto con María del Mar Bonet, Josep Carreras y Mayte Martín. Mayte Martín, como bien saben, es una opresora de la cultura catalana, y prueba de ANTONIO ello es que los españolistas le dieron BURGOS el premio de la Lámpara Minera en La Unión. Es una traidora al tarro de las esencias de Macià, pues habiendo nacido en el Principado tiene la osadía de cantar flamenco. Sí, flamenco. ¡Y en castellano! Esa música que es la banda sonora de nuestros enemigos, de España. Comprendo que ERC considere intolerable esta provocación de cantar flamenco en un acto oficial. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Demasiado tuvimos ya con que Peret o El Pescaílla le pusieran el dignísimo apellido de catalana a una depravación cultural cual la rumbita flamenca. Si por lo menos Mayte Martín cantara letras flamencas en catalán... Pero no, quiere cantar en castellano la Vidalita una música opresora del imperialismo español. Inadmisible. Lo siento mucho, pero al flamenco nunca llegará esta tiranía de la dictadura de la minoría separatista catalana de los gachós de la camisa negra, que parecen todos palmeros de Peret, aunque aborrez- E Ciencia viva Severo Ochoa tiene páginas en el libro de la ciencia que permanecen y que fueron escritas en el período estelar de remoción de paradigmas. Contribuyó al triunfo de la Biología Experimental de la segunda cincuentena del pasado siglo. Santesmases ha trabajado en la interpretación de su vida científica, iniciada con impresionante precocidad, así como decisión y audacia para colaborar con los líderes del avance europeo en el período entreguerras. La autora ha indagado en la fundación Rockefeller, que trasvasa talento europeo a EE. UU. influyendo en la configuración de la política científica americana, tan eficaz para el desarrollo de la Bioquímica. Ha documentado cómo se forja la autoridad de Ochoa desde los papeles de organismos y asociaciones científicas. A través de publicaciones de investigación, de Ochoa y otros, nos introduce en esa transición que consolida la Bioquímica como lo que hoy llamamos Biología Molecular. Tal vez aquí falte un mayor énfasis en los ingredientes que aportó el pensamiento de los genetistas. Son claves importantes para entender el impacto de Ochoa en España, otra aportación del libro, desprovista del exceso de anécdotas- -falsas o exageradas- -a las a que veces reducen la vida de Ochoa. Un libro oportuno en el centenario de nuestro Nobel. CÉSAR NOMBELA can el cante. Ya aquel genio mundial que fue Benito Rodríguez Rey, El Beni de Cádiz, intentó cantar flamenco en catalán. El genial Beni dijo su Ya soc aquí en una entrevista en TVE, que verían en Cataluña, por lo que me extraña que insistan en el error. Beni tomó para interpretarlo en versión catalana sin subtítulos un fandango clásico: Tengo un canario en mi cuarto que canta cuando te nombro. Mira si te nombraré que hasta el canario está ronco, serrana, por tu querer Beni de Cádiz, muy serio, muy profesoral, tras recitar el fandango en castellano, se dispuso a lo que quieren obligar a Mayte Martín: a cantarlo traducido sin subtítulos en catalán. Y con los tres mil años de su cultura gaditana, proclamó solemnemente en una versión libre para la radio de la gramática de Pompeu Fabra: Chianti quand te nóm, ting un canari en la alcoba chianti quand te nóm. Mira si te nomaré que hasta el canari está afónic... Y ahí Beni, con todo su saber de siglos, con su enorme respeto a la cultura catalana, en la que a los sones de La Santa Espina su Cristo viñero de la Misericordia se reflejaba en las aguas de la Caleta, en las que ponía su espuma el vaso de agua clara de Pemán; ahí, digo, Beni se rendía y entregaba la cuchara sin diccionario. Cortaba el cante y decía: ¡Esto ni pega ni llega! Tras lo cual, abriendo mucho sus ojos, grandes como bolas del mundo de la libertad, exclamaba sobre su propia obra: ¡Qué mamarracho! Lo que quieren hacer los inquisidores de camisa negra de ERC con Mayte Martín no es un error de papelería, ni un error de floristería, ni un error de ferretería, ni un error de pastelería, ni un error de flamencología. Digo como mi maestro El Beni: ¡qué mamarracho!