Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 11 9 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil AIRE NUEVO EN ANDALUCÍA N LA FOTO Y POCO MÁS N sentido estricto, la Conferencia de Presidentes es una ocurrencia del Gobierno socialista que funciona al margen de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico. No hay norma alguna que establezca cuál es su composición, funcionamiento o competencias, de manera que se mueve sin remedio en un ambiente de improvisación y oportunismo coyuntural. Aplicando el sentido común, cabe suponer que pretende cumplir dos objetivos: por una parte, dar expresión simbólica al Estado de las Autonomías en el más alto nivel de representación; por otra, alcanzar acuerdos sobre cuestiones que requieren la decisión de los presidentes respectivos. Desde uno y otro punto de vista, la reunión de ayer se sitúa más cerca del fracaso que del éxito. Es verdad que Zapatero ha conseguido una nueva foto de familia, aunque sea con un aire manifiesto de familia mal avenida. Por lo demás, cuando se habla tanto de la reforma del Senado, resulta que la Cámara Alta sale también mal parada: como es notorio, la reunión se celebra en la sede del Senado, pero al margen por completo de la institución, a pesar del esfuerzo de su presidente en aparecer de alguna manera como anfitrión. Todo ello pocas horas después de que el Gobierno anunciara el aplazamiento- -ya recurrente- -del debate sobre el estado de las Autonomías que otorga a la Cámara territorial un protagonismo fugaz. La reunión de ayer no aportó ninguna novedad en torno al gran debate sobre el modelo territorial. La opinión pública contempla con preocupación el cuestionamiento del sistema constitucional a través de las reformas estatutarias. Este contexto político no puede ser eludido en la Conferencia de Presidentes, por muy importante que sea- -que lo es- -el debate sobre la financiación de la sanidad. Incluso en este punto concreto la reunión ofrece resultados inciertos. Ibarretxe y Maragall tienen, al parecer, cosas más importantes de las que ocuparse. En conjunto, el Gobierno presenta una oferta que aparentemente triplica la proyectada inicialmente, aunque se vincula todavía con una discutible subida de determinados impuestos. En todo caso, no tiene sentido E pretender que los presidentes autonómicos se pronuncien sobre la marcha, sin tiempo para un estudio riguroso y sin posibilidad de consultar a los técnicos. Por ello, no es de extrañar que frente al consenso básico que proclama Zapatero, las comunidades gobernadas por el PP muestren su decepción y aplacen su postura definitiva para un futuro Consejo de Política Fiscal y Financiera, foro mucho más apropiado para alcanzar el acuerdo imprescindible. No obstante, la gráfica expresión de Esperanza Aguirre anticipa la probabilidad de que se alcance ese acuerdo: A caballo regalado... En suma, que el Gobierno de Rodríguez Zapatero pretendió utilizar la reunión de presidentes autonómicos para vender un supuesto consenso que le permitiera poner en valor una conferencia autonómica sin ninguna trascendencia práctica y que, ya para el año que viene, pretende convertirse en foro de referencia para el debate sobre medio ambiente e investigación. No lo será, porque los asuntos concretos, con sus problemas concretos, tienen institucionalmente asignados organismos concretos para el debate y búsqueda de acuerdos. No es así, hurtando información y jugando con ventaja, como se acercan posturas, sino sentándose a discutir en el escenario apropiado sin las cartas marcadas. En definitiva, el balance resulta más que discreto, sobre todo si se compara con las ambiciosas pretensiones que el Gobierno atribuye a esta Conferencia carente de regulación jurídica. El optimismo antropológico no justifica que el diálogo se presente como la panacea de todos los males. Una política territorial errática no puede enderezarse a golpe de imágenes más o menos atractivas. Mejorar los cauces de cooperación entre el Estado y los entes territoriales es una operación inteligente si, con carácter previo, se reafirma sin titubeos la validez de los principios que sustentan el actual modelo territorial. De lo contrario, es inútil anticipar futuras convocatorias sobre investigación y desarrollo, sobre medio ambiente o sobre cualquier otra materia, porque los problemas sustanciales seguirán estando pendientes de solución. O es mala cosa que un centenar de andaluces, de todas las ideologías- -algunos procedentes de la izquierda y ex militantes del PSOE- -se unan en una misma plataforma para intentar revitalizar un escenario político necesitado de revulsivos. Andaluces por el cambio plataforma impulsada por el PP y que fue presentada ayer por Mariano Rajoy en Málaga, tiene de bueno que nace con voluntad integradora y no excluyente. Tiempo habrá para testar sobre el terreno el valor de una iniciativa que, sobre el papel, puede contribuir a ventilar el ambiente, demasiado cargado, de una autonomía cerrada a cal y canto. Aire nuevo que tiene que correr libremente para hacerse viento de cambio y limpiar los rincones de una Andalucía que necesita respirar un poco. Mariano Rajoy EFE DE AYER A HOY E DESARROLLO SIN EQUILIBRIO UNQUE los expertos discrepan sobre la precisión científica de determinados conceptos, el Índice de Desarrollo Humano que publica anualmente Naciones Unidas aporta datos que merecen una reflexión sosegada. El Índice mide básicamente tres factores (ingresos, educación y salud) y aparece un año más encabezado por Noruega, seguida por otros países nórdicos. Destaca en el documento recién publicado la confirmación estadística de la desigualdad creciente entre países con muy diferente nivel de desarrollo: así, resulta que medio millar de personas ganan cada día más que 416 millones de pobres, que la esperanza de vida en Japón (82 años, la más alta del mundo) casi triplica la de algún país africano, y que una quinta parte de la humanidad apenas dispone para vivir de un dólar al día. Más allá de las ideologías, la frialdad de las cifras es fiel reflejo de una situación dramática. Son también significativos los datos concernientes a España, que aparece en el puesto 21 sobre un total de casi 200 estados miembros de Naciones Unidas. Es un lugar razonable, acorde con la posición socioeconómica de España N vísperas del cuarto aniversario del 11- S, George Bush apeló ayer al espíritu que emanó de aquella fecha marcada a sangre y fuego en la conciencia de Estados Unidos. Pretende que sirva de acicate para superar la catástrofe del Katrina Ocurre, sin embargo, que Bush creció políticamente tras aquella jornada dramática y el presidente de los Estados Unidos decrece hoy a ojos vista de la opinión pública tras la tragedia natural que arrasó Nueva Orleáns. Entonces, el pueblo americano se unió en torno a su presidente frente al terrorismo y, ahora, el pueblo americano entiende que su máximo dignatario no ha estado a la altura de las circunstancias. Seremos más fuertes que nunca señaló ayer Bush. Proclama patriótica de un presidente en horas bajas. A en la esfera internacional. Las cifras nos sitúan inmediatamente por detrás de los miembros más relevantes de la Unión Europea, como el Reino Unidos (15 Francia (16 Italia (18 y Alemania (20 Sin embargo, en el conjunto de la Unión, España está únicamente por delante de Grecia y Portugal y de los diez nuevos estados miembros. Hemos perdido dos posiciones en los dos últimos años y aparecen datos preocupantes en materia de alfabetización, que es incluso inferior, de forma sorprendente, a la de países como Mongolia o Tonga. El gasto público en sanidad tampoco sale bien parado, lo que justifica cualquier esfuerzo presupuestario al respecto. En fin, el índice de desempleo sigue siendo muy elevado, con el tercer nivel más alto entre los países miembros de la OCDE. En España, sin duda, se vive bien y así lo reflejan criterios tan significativos como la esperanza de vida o el porcentaje- -relativamente reducido- -de pobres en el sentido estadístico del término. Pero es imprescindible evitar cualquier triunfalismo: hay que mantener la guardia muy alta para conservar o incrementar los actuales niveles de desarrollo. SALTOS DE ALTURA SPAÑA sube la altura de la valla y, de forma automática, los inmigrantes le añaden peldaños a su escalera, los que hagan falta para llegar al otro lado. El salto de la verja como especialidad delictiva sigue siendo uno de los deportes más frecuentes en la frontera de la Melilla, donde, ante el desdén de las autoridades marroquíes, las fuerzas policiales se muestran incapaces de neutralizar el coladero. De día, inmigrantes y agentes se miran y se vigilan. De noche, los primeros materializan el asalto. La alambrada es alta, pero incapaz de frenar una avalancha que debe ser disuelta desde dentro, con más Fuerzas de Seguridad, y desde fuera, con un compromiso firme de Marruecos frente al desafío. E