Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 Los sábados de ABC SÁBADO 10 9 2005 ABC GENTE Marilyn Monroe observa en cuclillas cómo el poeta Carl Sandburg intenta imitar su postura en presencia de otra de las invitadas a la fiesta de Wenstein La Marilyn Monroe más divertida Una galería de arte de Barcelona mostrará a partir del día 15 una selección de fotos tomadas en una de las últimas fiestas a las que asistió TEXTO: J. HERNÁNDEZ FOTOS: ARNOLD NEWMAN rren buenos tiempos para Marilyn Monroe en enero de 1962. Se acaba de comprar una casa muy cerca de su psiquiatra, Ralph Greenson, y de los estudios de cine de la todopoderosa Fox. Además, se ha embarcado en un proyecto que le ilusiona mucho: Something s got to give el nuevo metraje del cineasta George Cukor bajo la producción de Henry Wenstein. El propio productor parece también feliz en esos días de contar con su amiga y gran estrella. ¿Y qué mejor para celebrarlo que organizar una fiesta privada en su casa de Beverly Hills? Los invitados son po- Co La actriz baila divertida con el productor Henry Wenstein cos (seis) aunque entre ellos están el poeta y biógrafo de Abraham Lincoln Carl Sandburg- -por el que Marilyn sentía la devoción por el padre que nunca tuvo- -y el fotógrafo Arnold Newman, que no dudó en hacer uso de su cámara, sobre todo a una Marilyn un tanto desconocida: descalza, despeinada, con pañuelo, con un vestido sencillo, bailando el twist, recostada en el sofá... Son un total de 29 instantáneas de un carrete en blanco y negro que a partir del 15 de septiembre (y hasta el 24 de octubre) se pueden ver en la galería Hartmann de Barcelona. En opinión del comisario de la muestra, Adolfo Fernández- Punsola, están varios personajes de la tragedia. Wenstein hacía de psiquiatra en los seis o siete días que duró en el rodaje, iba a despertarla... Hasta que la despidieron porque no iba por el plató ra entrar en escena. Y lo peor es que de nada servían las interminables charlas con Wenstein, ni tan siquiera la terapia a la que también la sometía Ralph Greenson. La situación llega al límite. No sé que ocurrió- -diría años después el productor- -el fin de semana después de su 36 cumpleaños el 1 de junio de 1962 era viernes pero fue más importante que el día que murió Es en esos días cuando los abogados de Wenstein preparaban la demanda por incumplimiento de contrato. El 4 de agosto moría de una sobredosis en su casa. Primera sesión De hecho, poco antes de ese 22 de abril que fue su primera sesión de trabajo en la película de Cukor, Marilyn ya tuvo un coma por culpa de su adicción a los tranquilizantes. Fue un serio aviso del que la actriz no hizo caso. Al contrario. Todos debían estar pendiente de ella, de que estuviera lista pa- Otro momento de la fiesta