Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional SÁBADO 10 9 2005 ABC Portugal Cavaco, favorito para las presidenciales EFE. El ex primer ministro centrista portugués, Aníbal Cavaco Silva, ganaría las elecciones presidenciales del próximo enero en el caso de concurrir a esa cita, según el resultado de dos encuestas publicadas ayer en la prensa lusa. Cavaco Silva obtendría el 49 por ciento de los votos en la primera vuelta en el caso de celebrarse hoy elecciones presidenciales, frente al 32 por ciento que irían a manos del ex presidente y líder histórico del Partido Socialista (PS) Mario Soares, según un sondeo del diario Público El antiguo líder del Partido Social Demócrata (PSD) ganaría cómodamente en una segunda vuelta- -a celebrar si ningún candidato obtiene más del 50 por ciento de los votos en la primera ronda- al conseguir entonces el apoyo del 64 por ciento de los preguntados. Calderón adelanta a Creel en la carrera presidencial del PAN mexicano Alberto Cárdenas fue espectador de lujo en un debate de guante blanco b Los ex ministros de Goberna- ción y de Energía en el Gobierno de Fox coincidieron en adjudicar al PRI la responsabilidad de todos los males que aquejan al país MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. A poco menos de un año para la celebración de elecciones a la Presidencia de México, la selección y el descarte de candidatos están prácticamente cerrados. Andrés Manuel López Obrador es el abanderado del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) y favorito en todas las encuestas; sólo la sombra histórica de Cuauhtémoc Cárdenas frena testimonialmente sus aspiraciones. En el Partido Revolucionario Institucional (PRI, siete décadas en el poder antes de la victoria de Fox) la candidatura se la disputan Roberto Madrazo y Arturo Montiel. Y en el Partido Acción Nacional (PAN, conservador) del presidente Vicente Fox, dos son también los aspirantes: el ex secretario de Gobernación, Santiago Creel, y el ex secretario de Energía, Felipe Calderón. Creel, Calderón y el tercero en discordia, Alberto Cárdenas (ex gobernador de Jalisco) protagonizaron un debate sin garra ante las cámaras de la cadena de televisión Televisa. A pesar de los intentos del moderador, el periodista Joaquín López Dóriga, por animar la discusión, los contendientes se limitaron a exponer sus proyectos y sus programas, y rehusaron el cuerpo a cuerpo. Sólo el capítulo de la inseguridad ciudadana logró provocar algún una vez conocidas las primeras encuestas sobre la marcha, Felipe Calderón habría ya superado a Santiago Creel en las preferencias de la militancia panista. El debate se desarrolló en torno a tres asuntos: combate a la pobreza, inseguridad y crecimiento económico. Respecto al primero, Calderón basó sus propuestas en el apoyo a las mujeres y la creación de un seguro médico de carácter universal, mientras Creel y Cárdenas apostaron por la creación de empleo y por la mejora de la productividad. Tímidas discrepancias En cuanto a la inseguridad que afecta a los ciudadanos mexicanos, Calderón propone el endurecimiento de las penas a los criminales y la depuración de los Cuerpos de Seguridad. Por su parte, Creel insistió en enfocar la lucha contra el crimen organizado, mientras Cárdenas se pronunció por implicar a los ciudadanos en la tarea, tal y como él hizo en Jalisco. Sobre el desarrollo económico, para Calderón lo primordial es conseguir una economía que genere empleo y sea competitiva. Según Creel, se requieren inversiones para mejorar la competitividad, y Cárdenas apostaba por la congruencia, que debe ser el camino que guíe las decisiones que consoliden la estabilidad económica Sólo hubo un punto de coincidencia entre los tres contendientes: adjudicar al PRI la responsabilidad de todos los males que aquejan al país, como si los cinco años ya transcurridos del sexenio foxista sólo hubieran sido un sueño. Colombia Propuesta a la guerrilla para un canje de rehenes EFE. El Gobierno colombiano de Álvaro Uribe ha formalizado su propuesta a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para celebrar reuniones en el corregimiento de Bolo Azul, departamento del Valle, con garantías de seguridad. El objetivo de la oferta gubernamental es lograr un acuerdo humanitario que permita la liberación de los secuestrados. Entre las víctimas se encuentra la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, seis ex congresistas, doce diputados del Valle, grupos de soldados y policías y también tres contratistas norteamericanos cuya avioneta fue derribada por las FARC. López Obrador, candidato del PRD AFP leve roce entre Santiago Creel y Felipe Calderón, con saldo favorable para el segundo. La candidatura de Creel a la Presidencia parecía cosa hecha hasta hace apenas unos días. Sin embargo, Calderón ha ido escalando peldaños paso a paso hasta acercarse en intención de voto a su antiguo compañero de gabinete. Tras el soso debate televisado, y CASTRO, BUSH Y KATRINA CARLOS ALBERTO MONTANER idel Castro le ofreció a Estados Unidos un pequeño ejército de 1.586 médicos para contribuir a aliviar la catástrofe del huracán Katrina El Departamento de Estado, cortésmente, declinó la ayuda. Sin embargo, Fidel Castro no ofreció su contingente de médicos con el objeto de que Estados Unidos lo aceptara. Era un gesto. Fidel Castro es un hombre de gestos. Lleva casi medio siglo jugando con las apariencias. Aparenta ser un estadista amado por un pueblo próspero y feliz en el que las principales necesidades han sido satisfechas. Él sabe que es falso, pero no le importa. Dedica todo su esfuerzo a divulgar esa imagen y a ocultar la verdad de un país miserable y desesperado. Dentro de su enrevesada psicología, su propuesta es una forma de humillar a Estados Unidos e infligirle una derrota polí- F tica. Supuestamente, si Washington acepta los médicos, es la prueba de la invencible superioridad de su sistema comunista, siempre solidario y alerta. Si no la acepta, se demuestra la indiferente perfidia del capitalismo ante el dolor de los pobres de Luisiana, casi todos negros. En todo caso, los verdaderos humillados y ofendidos son los médicos cubanos. Esos 65.000 buenos profesionales, generalmente abnegados y sacrificados, que en Cuba suelen trabajar y vivir en condiciones miserables. Son los esclavos preferidos del Comandante: los alquila, los vende, los regala, los presta, los cambia por petróleo, los utiliza como coartada para justificar su dictadura. Es a través de ellos (y de los dentistas) que Castro expresa sus espasmos altruistas. Su bondadoso internacionalismo revoluciona- rio se fundamenta en el sacrificio de los médicos cubanos. Unas veces los usa para fomentar el clientelismo político, como sucede en su rica colonia venezolana, o para hacer propaganda, o para presionar en el terreno diplomático al país que recibe su regalo envenenado. Son sus esclavos y deben obedecerle dócilmente. No pueden emigrar, pero si Castro, con un chasquido de los dedos, les pide marchar al extranjero, deben hacerlo inmediatamente y dejar a sus familiares de rehenes. Una vez allí, en Argelia o en Guatemala, en Irán o en Honduras, deben callar cuanto saben de la realidad cubana, sin escapar, pues si lo hacen, nunca más podrán ver a sus seres queridos. Si Washington acepta los médicos cubanos es la prueba de la invencible superioridad del sistema comunista Las relaciones de Fidel Castro con los médicos son muy peculiares. Su hijo predilecto- -y se le conoce una docena- -es un ortopeda bonachón y discreto. Está rodeado de médicos, tal vez porque es un notable hipocondríaco, mientras detesta el contacto con los abogados, que es la carrera que él estudió. El Parlamento hace unos cuantos años le regaló un yate fastuoso para festejar su cumpleaños. Hace poco le obsequiaron con un pequeño hospital rodante con un equipo de médicos y cirujanos que lo acompaña a todas partes. Cuando era más joven quería gozar de la vida. Ahora se conforma con prolongarla. En el edificio donde radica su despacho sucede lo mismo: tiene permanentemente a su exclusiva disposición un completísimo centro para cualquier clase de emergencia médica. Basta un acceso de hipo para que se disparen todas las alarmas. Ningún jefe de Gobierno en el planeta toma tantas precauciones. Ninguno ordena y manda sobre un ejército de 65.000 entristecidos esclavos de bata blanca.