Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10 9 2005 Internacional 25 ELECCIONES EN ALEMANIA El SPD promueve una gran coalición contra el mentor económico de Merkel Los socialistas explotan el miedo a las inéditas reformas fiscales que propone Kirchhof un tercio de los votantes alemanes anticipan que al final se formará un gran gobierno de coalición entre la CDU y el SPD RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL HAMBURGO. El SPD está ya a distancia de alcanzar a la CDU anunciaba ayer desde la Willy Brandt Haus su reponsable de organización, Karl Josef Wasserhövel. Por primera vez democristianos y liberales quedarían por debajo de la mayoría absoluta. A 8 días del voto, era urgente hallar un chivo expiatorio y puede ser Paul Kirchhof y sus revolucionaria reforma fiscal. Es miedo a lo anticonvencional dice en la jefatura de gobierno de la ciudad- estado de Hamburgo. De extenderse el miedo una semana más, la Unión Democristiana (CDU) puede verse forzada a una gran coalición con los socialdemócatas (SPD) cuyos 7 años de tardías reformas critica como fallidas. Hace una semana que el SPD convirtió al excéntrico gurú fiscal de Angela Merkel, Paul Kirchhof, en enemigo número uno. Hasta un centenar de artistas han acudido al ataque y a proteger al declinante SPD. Decenas salen diariamente en los medios anunciando: Yo voto a Schröder no ya un programa sino un líder. Las encuestas e incluso algunos de la CDU se han resentido. Democristianos como Bosbach o Böhr y liberales como Westerwelle intentan alejar de sí el miedo y al propio Paul Kirchhof. b Según las encuestas, do en explicar, Lo que reconoció ayer como error. El secretario de la CDU, Volker Kauder, califica a su vez a Schröder de indecente por operar sobre el miedo del elector con mentiras Merkel ha reiterado que cuenta siempre con Kirchhof, pero que sus reformas no son para ahora y ha acordado con éste explicarlas con ejemplos para contrarrestar los ataques del SPD. Ole von Beust, ministro- presidente del estado de Hamburgo, defiende en cambio aquí ante la prensa a alguien tan refrescante como Paul Kirchhof y se alegra de contar con un librepensador que aporte propuestas poco convencionales y abra un debate de futuro sobre impuestos y pensiones Maniobras preelectorales El líder democristiano es él mismo poco convencional y homosexual, además de estrecho colaborador de Merkel, pero a diferencia de su homólogo y homotendente en Berlín se niega a hacer de ello política La gente no me debe votar por mi orientación sexual sostiene. Ayer desmentía que políticos o regiones de la CDU fuesen a dejar en la estacada reformas, como la fiscal o de pensiones de Kirchhof, y asegura que Merkel es la líder adecuada para dialogar, escuchar, maniobrar y también imponerse al partido. Aunque la CDU precede en casi 8 puntos, las encuestas sugieren que un tercio de votantes anticipa una gran Schröder, en su helicóptero de camino a un mitin en Duisburg coalición CDU- SPD. Todos, especialmente Liberales y Verdes que desaparecerían en las cunetas parlamentarias, se dicen en contra, pero los analistas creen que la posibilidad beneficia a la parte del SPD que espera deshacerse de Schröder y entenderse con Mekel, REUTERS entre éstos los principales ministros. Von Beust sostenía ayer que, aunque una gran coalición puede sonar al elector a cierta harmonía, en la práctica tropezaría con demasiados bloqueos y cree que los electores por fin se han hecho al cambio Pocas explicaderas El SPD está a la ofensiva y la CDU a la defensiva editorializa el Hamburger Abendblatt, vista la actividad popular del SPD durante el reputado festival Alstervergnügen, la gestión del postdebate televisivo y la emergencia de la coalición de artistas comprometidos. En la ciudad hanseática el voto de SPD y Verdes alcanzaría ya el 50 El SPD acaba de elevar su presupuesto electoral en un 10 muestra veteranía en las armas y ha elegido para la batalla dos frentes fiscales: Kirchhof y el aumento del IVA en dos puntos que planea la CDU. Coincidentemente retorna el debate de gran coalición y con ello se conjura a Kirchhof, quien aseguraba ayer a empresarios en Jena que no sería ministro en tal formación. Los carteles del SPD en el popular barrio de Altona hacen la cuenta al elector de cada euro que perderán con unas reformas que sólo pueden columbrar, pues Kirchhof no se ha molesta- ANGIE ¡OH, ANGIE! JOSÉ MANUEL COSTA ngela Merkel, candidata de la CDU CSU a la cancillería alemana es Angie ¿Quien hubiera imaginado que esa canción de ruptura sentimental de los Stones acabaría en himno electoral democristiano? Pero así fue entonado por la marea naranja (color político de moda) del congreso de la CDU, para desagrado de los compositores y cierto asombro por parte de los columnistas que han reescuchado la canción y no acaban de estar seguros. Angie Merkel, cuya gran novedad mediática es que por fin la peinan y maquillan profesionalmente, está fallando en esta campaña por razones deleznables: no ser fotogénica ni lanzar el tipo de soflamas populistas que otros políticos utilizan A con la mayor desfachatez. Sus publicistas han debido pensar que asociarla con una canción de hace treinta y dos años igual la rejuvenece y a ello se han lanzado con un fervor quizás peligroso. Y es que la letra de Angie se las trae. En cierta forma parece dedicada a la señora Merkel pero desde una óptica algo diferente a la que pretenden los muñidores de la idea. Hasta el momento y en la literatura especializada Angie pasaba por ser una canción de separación trágica y forzada. Pero igual es que su sentido verdadero era otro. La canción comienza con una incógnita: Angie, Angie, ¿cuándo desaparecerán esas nubes? que se torna algo más preocupante en el segundo verso Angie, Angie, ¿a dónde vamos a ir desde aquí? Y es que la gente anda preocupada. Sin amor en nuestras almas y sin dinero en nuestros bolsillos, no se puede decir que estemos satisfechos Todo esto parece un símbolo claro: el pueblo alemán anda un poco desmoralizado y con algo menos de dinero (sigue teniendo bastante) y parece lógico que le pregunte a Angie cómo le va a sacar del atolladero. La cuestión reside en saber si Angie es el partenaire ideal. La gente igual le dice con la canción, odio esa tristeza en tu mirada e incluso reconociendo que aún te quiero, nena, allí donde miro veo tus ojos acabe meneando la cabeza con aire de conformidad: ¿No es suficiente estar vivos? Los electores deshojan esa margarita. Si por casualidad concluyen que Angie no es lo suyo, la despedida está cantada: Los sueños a los que tanto nos aferrábamos parece que se desvanecen como el humo Y si esto sucede lo más probable es que la CDU se decidiera a entonar el estribillo de tan triste canción: Angie, Angie, no pueden decir que no lo intentamos. Angie, eres bonita, pero ¿no sería el momento de decirnos adiós?