Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 SÁBADO 10 9 2005 ABC Internacional La Administración Bush se ve forzada a relegar a su responsable de protección civil Colin Powell achaca la crisis a la pobreza en los estados afectados por el Katrina a despojar a Michael Brown de sus atribuciones como coordinador de ayuda federal y recurrir a un almirante de la Guardia Costera PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. La tormenta política generada en Estados Unidos por la desastrosa respuesta inicial al huracán Katrina ya empieza a tener nombre propio: FEMA- gate una combinación de las siglas en inglés de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias y el recurrente sufijo acuñado desde Watergate. Ante el cúmulo de evidencias sobre responsables no cualificados, credenciales exageradas, enchufismo político y fuga de especialistas desde el 11- S, la Casa Blanca se ha visto ayer obligada a relegar a un segundo plano al director de FEMA, Michael Brown, pese a las felicitaciones formuladas la semana pasada por el propio presidente Bush. Michael Brown- -con toda su anodina experiencia acumulada al frente de la ya famosa Asociación Internacional del Caballo Árabe antes de convertirse en responsable de protección civil de Estados Unidos- -ha sido llamado con urgencia a Washington y despojado de sus atribuciones como principal coordinador de toda la ayuda federal dispensada desde la base de operaciones establecida en Baton Rouge. Estas responsabilidades de Brownie según el afectuoso apelativo utilizado por Bush, serán asumidas por el vicealmirante Thad Allen, de la Guardia Costera de Estados Unidos. b El creciente escándalo obliga W. Bush. El ascenso de estos enchufados políticos en FEMA se habría visto acompañado por una fuga de cerebros desde el 11- S. Un significativo éxodo de especialistas y managers que rápidamente han encontrado trabajo como consultores o responsables estatales de protección civil. Esta rotación de plantilla habría llegado hasta tal punto que en la actualidad gran parte de la cúpula del organigrama de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias está ocupada de forma interina. Intervención de Cheney El vicepresidente Cheney ha terciado en esta polémica sobre negligente patronazgo político afirmando que la mayor parte del Gobierno de Estados Unidos funciona en base a una combinación de liderazgo civil electo y profesionales de carrera en posiciones subalternas. Y nosotros hemos intentado siempre establecer un balance adecuado. Creo que, generalmente, esa mezcla ha servido bien a nuestro Gobierno a lo largo de años. Uno debe tener gente en la cúpula que sean responsables políticos y seleccionados por el presidente, y uno tiene que elegir la mejor gente posible Para colmo, en la creciente saga de FEMA- gate la revista Time se ha encargado de investigar con lupa el currículo de Michael Brown, detectando una serie de cuestionables exageracio- Recuperación de un cadáver en Saint Bernard Parish, en Luisiana nes a su favor. En su biografía oficial se dice que tuvo responsabilidades sobre los servicios de emergencia de Edmond, un suburbio de Oklahoma City, entre 1975 y 1978. Las autoridades locales de Edmond se han apresurado a indicar que Brown fue más bien un becario universitario en la burocracia municipal, sin autoridad alguna sobre funcionarios policiales o de bomberos. El semanario Time también ha puesto en cuestión las credenciales académicas de Brown como profesor universitario. En toda esta polémica incontenible ha terciado Colin Powell, quien había mantenido un elegante silencio desde su salida del Departamento de Estado. El general y diplomático, que se ha dedicado estos días a visitar refugios con víctimas del Katrina ha declarado a la cadena ABC que en esta tragedia existen muchos fallos a muchos niveles: local, estatal y federal Según el líder afro- americano, hubo más que suficientes advertencias sobre los peligros para Nueva Orleáns y no se hizo suficiente A su juicio, no se aprovechó el tiempo disponible y no sé porqué Denuncias de la Prensa A falta de las exigidas dimisiones, este cambio de responsables sobre la marcha es producto del creciente escrutinio sobre la Agencia Federal de Gestión de Emergencias. Dentro del FEMA- gate medios como el Washington Post se han encargado de exponer entre otras cuestiones que cinco de los ocho principales altos cargos de esa agencia federal carecen de experiencia alguna en el manejo de desastres y ayuda humanitaria, empezando por Michael Brown. Una falta de preparación notoria, pero suplida con productivas conexiones con la maquinaria política del Partido Republicano y las campañas presidenciales de George El buque Galicia podría formar parte de la ayuda que enviará la OTAN a Estados Unidos ABC BRUSELAS. El Consejo Atlántico, máximo órgano político de la OTAN, acordó ayer movilizar los medios logísticos y de transporte naval y aéreo necesarios para hacer llegar a Estados Unidos la ayuda destinada a los damnificados por el huracán Katrina. Entre los buques que podría enviar la Alianza se cuenta el español Galicia que puede ser utilizado para el transporte de cargamento de ayuda humanitaria y como hospital. Los aliados de la OTAN han apro- bado una operación naval, con elementos aéreos, para llevar suministros de emergencia desde Europa a EE. UU. con el fin de ayudar a este país a recuperarse del huracán Katrina anunció a la prensa el secretario general de la organización, Jaap de Hoop Scheffer. Se trata, por un lado, de dos o tres barcos de transporte de vehículos pertenecientes al componente naval de la Fuerza de Respuesta de la OTAN (NRF) con una capacidad total de carga para 600 grandes camiones con remolque. Se trata de la primera vez que la NRF es utilizada para una operación de tipo humanitario. Por otra parte, la Alianza Atlántica ha ofrecido varios aviones, aunque el secretario general no especificó su número exacto. Fuentes aliadas dijeron que se trata de aparatos Boeing 707 que forman parte de la flota de aviones- radar AWACS de la organización, pero que son utilizados normalmente para entrenamiento y que pueden ser adaptados para el transporte de carga. Todos estos medios navales y aéreos serán puestos a disposición de los miembros de la OTAN, de sus 20 socios integrados en el llamado Consejo de Cooperación Euroatlántico (EAPC) así como de organizaciones no gubernamentales que tratan de hacer llegar ayuda a las víctimas.